Kéfir: qué es, propiedades, beneficios y cómo tomar

Alimentación, Salud  / 

El kéfir es la nueva moda para una alimentación rica y nutritiva. Cada vez más comunes en los supermercados, estos granos (que no son granos) bebidos como leche (que no es leche) promueven la salud y refuerzan el sistema inmunitario para que las enfermedades se mantengan lejos y tu organismo sano.

Este probiótico puede prepararse en casa con leche, agua o zumo y el resultado es un smoothie similar al yogur que puedes consumir en cualquier momento del día para reforzar tu organismo. Rico en vitaminas y minerales, el kéfir tiene fuertes argumentos para justificar su fama.

Si nunca has escuchado hablar de este alimento, no te preocupes. Te contamos todo.

Qué es el kéfir

Es una bebida láctea fermentada que se prepara normalmente con leche y que se toma como un yogur líquido.

Esta bebida se obtiene mezclando los granos de kéfir con leche y esperando por lo menos 24h para que la transformación ocurra. En realidad, los granos no son más que culturas de bacterias de ácido láctico con levadura, con una apariencia similar a la coliflor.

Al mezclarlos con la leche, los microorganismos de los granos se multiplican y fermentan en el azúcar de la misma. Posteriormente retiramos los granos, que se pueden usar de nuevo, y el resultado final de este proceso es una bebida láctea. Sin embargo, como las bacterias de ácido lácteo convierten la lactosa de la leche en ácido láctico, esta bebida puede muchas veces ser consumida por intolerantes a la lactosa.

Propiedades del kéfir

Propiedades del kéfir

Los beneficios de este producto provienen de sus probióticos, bacterias “buenas” para el organismo y flora intestinal, y de su riqueza en vitaminas y minerales.

En media, una porción de 175ml de esta bebida láctea contiene 100 calorías, entre 7-8g de carbohidratos, entre 3-6g de grasas y 6g de proteína. En cuanto a vitaminas y minerales, una misma porción contiene un 20% de la dosis diaria recomendada (DDR) de calcio y fósforo, 19% de la de riboflavina (B2), 14% de la de vitamina B12 y 5% de la DDR de magnesio. Además, contiene también un amplio rango de compuestos bioactivos, incluyendo ácidos orgánicos y péptidos.

Hay que resaltar, sin embargo, que los valores nutricionales del kéfir pueden variar dependiendo del tipo de leche usado en su preparación. Además, al prepararlo con agua presenta valores nutricionales considerablemente más bajos que al prepararlo con leche.

Beneficios

Por ser preparado utilizando distintos tipos de leche, el kéfir no puede ser medido usando los tradicionales valores nutricionales, ya que su composición puede variar bastante.

Sin embargo, es posible asegurar que es rico en probióticos, magnesio, calcio, vitamina K2 y B12, enzimas y biotina. Las bacterias “buenas” contenidas en esta bebida láctea ayudan a reforzar las que están presentes en el sistema intestinal y digestivo. Su función es destruir las bacterias “malas”, promoviendo así un refuerzo del sistema inmunitario y manteniendo el organismo sano y con vitalidad.

kefir beneficios

Por su composición, es un alimento importante para aumentar las defensas del organismo. Pero hay más. Entre otros beneficios:

  • Ayuda a curar inflamaciones intestinales
  • Refuerza la densidad ósea, ayudando a combatir la osteoporosis
  • Ayuda a combatir las alergias
  • Mejora la digestión de la lactosa

Algunos estudios recientes en animales indican que el kéfir puede también reducir el crecimiento de las células cancerígenas en el caso del cáncer mamario. Aunque estos estudios aún estén esperando autorización para ser realizados en humanos, no deja de ser algo prometedor.

Actualmente, este alimento es usado en tratamientos contra la fatiga, herpes, SIDA y enfermedades intestinales. Por su efecto tranquilizante, se aconseja con frecuencia a personas con depresión e insomnio.

Sin embargo, el kéfir también presenta algunas contraindicaciones que debes conocer.

Cómo hacer kéfir

Es muy fácil preparar esta bebida en casa ya que los únicos ingredientes necesarios son los granos y la leche, preferiblemente entera. No utilices leche UHT ya que no contendrá las bacterias necesarias para la fermentación.

Si es la primera vez que preparas esta bebida, sugerimos que compres los granos ya activados. Los granos deshidratados son comunes, pero requieren más pasos para activarlos antes de mezclarlos con la leche.

Receta de kéfir con leche

Ingredientes:

  • 1 vaso de leche entera
  • 1 cucharada de granos de kéfir activados

Materiales:

  • Jarra de cristal
  • Estopilla, toalla de papel o servilleta limpia
  • Banda elástica
  • Colador pequeño, preferiblemente de plástico
  • Envase con tapa para almacenar

Preparación:

Mezcla los granos y la leche en la jarra de cristal y mezcla un poco usando una cuchara de madera o plástico (evita las de metal). La leche puede estar fría o a temperatura ambiente.

Cubre la jarra usando la estopilla o toalla de papel y sujétala bien usando la banda elástica. Guarda la mezcla en un lugar ameno o a temperatura ambiente, lejos de la luz solar directa. Los granos suelen tardar entre 24h a 48h para fermentarse y generar la leche de kéfir. No cierres la jarra con la tapa durante la fermentación. Usa siempre materiales respirables como la estopilla o incluso un filtro de café.

Después del período de fermentación, cuando la mezcla ya esté espesa, con una consistencia entre la de la leche y el yogur, solo necesitas colarla a un envase con tapa para almacenar y ¡listo!

Tip: traslada los granos de inmediato a otra jarra con leche para volver a empezar el proceso de fermentación desde el principio. Así cuando se acabe la leche, ya no tendrás que esperar por un nuevo lote.

Cómo conservarlo

La leche de kéfir puede conservarse hasta dos semanas en la nevera, aunque no se recomiende esperar tanto tiempo ya que puede perder algunas de sus propiedades nutricionales.

Para conservar los granos necesitas mantenerlos hidratados en la leche y refrigerados para reducir la velocidad de fermentación. Si no deseas preparar la leche de momento, pon los granos en una jarra de cristal con tapa (lavada con agua hirviendo para asegurar que no tiene otras bacterias). Cubre totalmente los granos con leche, cierra la tapa muy bien y guarda la jarra en la nevera regulada a un máximo de 4ºC. Mientras más leche agregues, más tiempo tardará el kéfir en fermentarse, así que es mejor que repartas los granos en más de una jarra en vez de llenar una totalmente con ellos, sin dejar espacio a la leche.

Cambia la leche cada dos semanas.

Cómo tomarlo

Puede ser consumido directamente. No obstante, por su sabor un poco agrio, puedes elegir tomarlo como si fuera un yogur, mezclando frutas y granola, por ejemplo, o preparar batidos de frutas.

Cómo tomar kéfir

Kéfir de agua vs Kéfir de leche

Nutricionalmente y a nivel de probióticos, el de leche es muy superior al de agua ya que cuenta con los nutrientes y bacterias de la propia leche. El segundo debe ser preparado con zumo, agua de coco o agua con azúcar para estimular la fermentación. Como el agua no tiene bacterias con las que el kéfir pueda reaccionar, necesitas agregar bacterias de “arranque” a la mezcla (puedes encontrarlas en kits para preparar kéfir en casa).

El agua de kéfir es inferior nutricionalmente a la leche, pero esto no significa que no valga la pena. Además de no contener lactosa, su contenido probiótico y de vitaminas y minerales sigue siendo importante para el organismo. Esta bebida es, por lo tanto, una excelente opción como sustituta de refrigerantes y zumos azucarados o para agregarla a smoothies para nutrientes extra.

Dónde comprarlo

Ya es posible encontrar este producto preparado en algunos supermercados como Mercadona, Lidl y Carrefour, junto a la leche. La leche ya preparada es una opción más cómoda y fácil de consumir y aporta igualmente todos sus beneficios. No obstante, comprueba y ten atención a la composición de la leche ya que puede contener aditivos u otros ingredientes menos naturales.

Si prefieres comprar los granos y preparar tu leche en casa, te sugerimos que busques en tiendas especializadas como herbolarios. Estos granos empiezan ya a ser bastante conocidos y consumidos por lo que no deberá ser difícil encontrarlos.

Compartir
Artículos Relacionados

El sujetador es una prenda de vestir muy importante para las mujeres. Su función es la de darle un...

La vida te pone ante situaciones dolorosas, complicadas y difíciles. Pero, dependiendo de cómo...

El suelo pélvico es muy importante para las mujeres. Sin embargo, muchas desconocen este dato tan...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan