Jengibre en el embarazo: beneficios y contraindicaciones

Mamá  / 

El jengibre tiene un montón de propiedades para la salud. Cuando una persona está sana, sus beneficios superan con creces a las posibles contraindicaciones. Por eso, en principio, tomar jengibre en el embarazo no debería suponer un riesgo para la mamá o el bebé.

No obstante, algunos expertos no recomiendan su consumo durante la gestación. Otros, simplemente, consideran que no pasa nada si se come o bebe con moderación. Para que puedas decidir por ti misma, mencionaremos tanto los beneficios como los efectos adversos de tomar jengibre en el embarazo.

Beneficios del jengibre

Una de las propiedades más extendidas de esta raíz es que ayuda a aliviar las náuseas de las primeras semanas de embarazo. Para ello puedes preparar una infusión siguiendo los siguientes pasos:

1. Lava, pela y corta unas rebanadas de jengibre fresco.
2. Pon a hervir a fuego lento en una olla, con tres tazas de agua, durante 20 minutos.
3. Retira, cuela, añade una cucharada de miel, el zumo de un limón y bebe. Si está muy fuerte, puedes echar más agua.

En cuanto a los beneficios genéricos de tomar jengibre, estos son algunos de los más destacados:

  • Es un digestivo que ayuda a estimular los jugos gástricos cuando se toma antes de las comidas. Del mismo modo controla el ardor de estómago. Además, al controlar los ácidos estomacales promueve la buena digestión y reduce la flatulencia y sensación de hinchazón.
  • Al igual que reduce las náuseas del embarazo, es bueno para que no te marees durante un viaje (prueba a beber una infusión de jengibre media hora antes de subirte al coche).
  • Calma los problemas gastrointestinales, como cólicos, diarrea, indigestión o gases.
  • Aporta fibra, así que evita el estreñimiento.
  • Previene enfermedades cardíacas y circulatorias, en parte porque estimula la circulación sanguínea. Como consecuencia, consumir jengibre en el embarazo mejora el suministro de sangre hacia el bebé.
  • Es eficaz para aliviar dolores en las articulaciones, dolor de garganta, jaquecas y migrañas.
  • Aporta energía y combate la fatiga.
  • Reduce los niveles de colesterol.
  • Tiene un efecto vasodilatador.
  • Es saciante y acelera el metabolismo.
  • Es un remedio natural contra la tos gracias a sus propiedades descongestionantes y antihistamínicas.
  • Aporta aminoácidos, vitaminas (B y C), antioxidantes y minerales (magnesio y potasio). Dado que durante el embarazo el sistema inmunológico puede debilitarse, el jengibre ayuda a combatir la gripe y el resfriado. Es importante comenzar a tomarlo en cuanto notes los primeros síntomas. También combate infecciones causadas por virus, hongos y bacterias.
  • Disminuye los niveles de glucosa en sangre, una propiedad especialmente importante para las mujeres con diabetes gestacional.
  • Mejora la absorción de nutrientes.
  • Relaja los músculos.
  • Es un afrodisiaco natural.

Contraindicaciones del jengibre en el embarazo

Pero como todo lo bueno, también tiene su parte mala. Entre los riesgos de exceder las dosis recomendadas están los siguientes:

  • La posibilidad de alterar los niveles hormonales del bebé.
  • Si se consume durante el tercer trimestre, podría provocar contracciones y, con ello, aumentar el riesgo de tener un parto prematuro.
  • Hay que recordar que el jengibre presenta propiedades anticoagulantes y vasodilatadoras. Dicha circunstancia hace que una ingesta excesiva pueda producir hemorragias e incluso abortos.
  • Puede estimular la vesícula, lo que puede causar cólicos en personas que tengan antecedentes biliares.
  • La raíz del jengibre puede hacer que aumenten los valores arteriales, es decir, provocar hipertensión.
  • Un consumo excesivo puede causar ardor de estómago, diarrea e irritación en la boca.
  • No se recomienda beber jengibre antes de acostarse porque puede provocar insomnio.
  • Durante el periodo de lactancia también se recomienda prescindir de esta raíz porque puede influir negativamente en la salud de la madre y del bebé. Un ejemplo es la acidez estomacal que puede provocar o la somnolencia.

Cómo consumir jengibre

Si estás embarazada y vas a consumir jengibre, lo mejor es que optes por jengibre fresco. Durante este período, evita las cápsulas y el jengibre eco en polvo. Tampoco excedas la dosis de 1,5 gramos diarios durante el embarazo y la lactancia.

Como hemos dicho, puedes preparar una infusión, la forma de consumo más habitual. Pero esta raíz también se utiliza en tratamientos estéticos o como condimentos para elaborar ricas recetas. Puedes rallar el jengibre muy fino y añadirlo a las sopas, cremas, vegetales asados, verduras al vapor, o como condimento para sazonar la carne y el pescado. Incluso puedes masticar un trocito pequeño de raíz al levantarte. También se venden caramelos y gominolas.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿No sabes qué hacer durante el fin de semana con los peques? ¿O por fin han llegado las tan...

¿Sabías que los niños que van al cole sin desayunar son los que tienen más papeletas para engrosar...

Lo ideal sería que los niños comiesen de forma sana y equilibrada, pero a veces es difícil...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.