Jabón de glicerina: beneficios y receta casera

Belleza, Piel  / 
Seguir leyendo

El jabón de glicerina es uno de esos productos de belleza que nos acompañan desde siempre. Solo hay que pensar en el número de veces que nuestras abuelas nos han contado sus beneficios para casos de pieles sensibles, la higiene íntima y para evitar o eliminar infecciones.

Si te preguntas si todo lo que has escuchado sobre el jabón de glicerina es verdad o solamente mito, te presentamos sus beneficios y cómo puedes hacer tu propia versión casera.

Qué es el jabón de glicerina

La glicerina es un componente natural del proceso para crear jabones. Algunas marcas de jabón remueven este ingrediente de la composición de sus productos para sustituirlos por otros hidratantes, pero en el caso del jabón de glicerina, este componente no solo se mantiene sino que, además, se enriquece muchas veces con más para potenciar sus beneficios.

Otras informaciones sobre el jabón de glicerina

1. El jabón de glicerina suele ser más caro que otros tipos de jabón ya que apuesta sobre todo en ingredientes naturales en vez de detergentes sintéticos.

2. La glicerina puede tener origen animal o vegetal. Aunque su origen no afecte la eficacia del jabón, este es un factor a considerar si eres vegana o vegetariana.

3. El jabón de glicerina está disponible tanto en barra como en versión líquida.

4. Por la forma como atrae el agua, sea del aire o por estar en contacto con esta, se disuelve muy fácilmente y no tiene la misma consistencia dura de un jabón tradicional. Debe, por eso, conservarse en un lugar seco.

Beneficios del jabón de glicerina

Beneficios del jabón de glicerina

Hidratante

El jabón de glicerina es un humectante, o sea, en vez de contener en su fórmula ingredientes directamente hidratantes para la piel, funciona creando una capa protectora sobre esta que atrae el agua y la encierra entre su capa y la piel para que esta última la pueda absorber e hidratarse naturalmente desde su interior.

Por esta razón, nunca deja una sensación de piel seca o estirada después de lavada.

Natural

Estos jabones son tradicionalmente confeccionados utilizando solamente ingredientes naturales. Por esta razón, está recomendada para lavar el rostro ya que no contienen químicos ni detergentes sintéticos que pueden irritar la piel.

Bueno para el acné y granos

Al ser un humectante y al no contener ingredientes abrasivos o agresivos para la piel, el jabón de glicerina se presenta como una de las mejores opciones para pieles sensibles y grasosas. Los jabones tradicionales suelen contener ingredientes que promueven una limpieza más profunda del rostro y de los aceites segregados por este, pero esta remoción total deja una sensación de piel seca al que el cuerpo contrapone aumentando la segregación de aceites en el rostro, aumentando la probabilidad y frecuencia de granos y acné.

Hipoalergénico

El jabón de glicerina se considera hipoalergénico, o sea, que tiene menos probabilidad de causar alergias tanto en pieles normales como sensibles. Sin embargo, es necesario tener en cuenta la lista de ingredientes de cada jabón ya que esta puede incluir componentes que sí pueden causar alergia, como fragancias, por ejemplo.

Relacionado: Beneficios de la glicerina para la piel y el pelo

Cómo hacer jabón de glicerina casero

Para disfrutar de todos los beneficios del jabón de glicerina y principalmente para asegurarte de que es hipoalergénico, el producto debe confeccionarse usando solamente ingredientes naturales. Aunque estén ampliamente disponibles para comprarlos en el mercado, la verdad es que algunas marcas han cedido a la presión de otros tipos de jabón más perfumados y con otros ingredientes hidratantes, empezando también ellas a agregar pequeñas cantidades de fragancias y químicos sintéticos a sus productos.

Si quieres asegurarte de la pureza de tu jabón de glicerina es importante que leas la lista de ingredientes para excluir aquellos con aditivos. O, como alternativa, puedes preparar tu propio jabón de glicerina casero.

Receta básica de jabón de glicerina

Hay varias recetas de cómo preparar este jabón pero la más sencilla y básica es comprar jabón base de glicerina ya preparado para la confección de jabones.

Corta el preparado en pequeños trozos y derrítelos en baño maría a una temperatura baja para que no hierva.

Revuelve a menudo para que todos los trocitos se derritan perfectamente y cuando esté líquido puedes añadir otros ingredientes a gusto como esencias aromáticas, aceites hidratantes (aceite de coco, manteca de karité, etc.) o colorantes, por ejemplo. Si es tu caso, revuelve todos los ingredientes con cuidado para mezclarlos sin crear burbujas. Vierte el líquido en un molde de jabón y espera hasta que esté totalmente solidificado antes de desmoldarlo.

Si no tienes un molde de jabón puedes darle alas a tu imaginación y utilizar, por ejemplo, un paquete de leche untado con vaselina. Cuando el jabón de glicerina esté totalmente solidificado solo tienes que cortar el paquete como si fueran rebanadas de pan para formar las barras tradicionales de jabón.

Compartir
Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general.

Artículos Relacionados

Es cada vez más fácil evitar las visitas a una manicura profesional y llevar unas uñas bonitas con...

La keratina es cada vez más usada en productos de cuidado capilar por su efecto regenerador y...

Se acerca el final de octubre y con él una de las fiestas temáticas más esperadas del año, el...