La guía definitiva para ir de compras tranquila

Moda  / 

¿A quién no le encanta tener nuevas ropas en su armario? Nos gusta a todas las mujeres, ¿verdad? Pero cuando hablamos de ir de compras, la cosa cambia. Gastar dinero es una de las principales razones que nos hace sentir culpables, pero hay muchas otras cosas que nos pueden agobiar en el proceso. Lo pesado que es probarnos la ropa, esperar en las colas para pagar, no encontrar nuestra talla o el drama de ver nuestros michelines destacados en los espejos de los probadores puede desilusionar hasta a las más adictas de las compras.

Sin embargo, puedes convertir esta experiencia en algo más agradable si estás preparada para la aventura que te espera en las tiendas. Lo comprobamos con esta guía definitiva para ir de compras.

Trucos y consejos prácticos para ir de compras

Planea tus compras y tus outfits

Tener una lista con lo que necesitas antes de ir de compras es fundamental para tener una mejor percepción de lo que buscas y para ahorrar dinero, pero eso no es todo.

Es importante planear tus compras también para saber qué llevar puesto. Por ejemplo, si vas a comprar zapatos, intenta llevar ropa práctica pero similar a la que vas a llevar con ese calzado. Así será más fácil entender si el modelo que te estás probando es el ideal o no. Asimismo, si vas a comprar un vestido más formal, por ejemplo, lleva un par de zapatos de tacón en el bolso para que te los puedas poner mientras te pruebas el vestido.

El truco para disfrutar de una tarde de compras es llevar ropa práctica y cómoda, pero intenta planear el outfit también de acuerdo con lo que buscas para reducir las dudas y el estrés a la hora de probarte una prenda o accesorio.

Relacionado: Look para ir de compras práctico y con estilo

Trucos y consejos prácticos para ir de compras

Evita las multitudes

Ir de compras cuando las tiendas están llenas de otros compradores es lo peor que puedes hacer. Además del agobio de no poder mirar la ropa tranquilamente, puedes perder tu talla o la prenda que buscas solo porque otras personas se la han probado y la han dejado tirada en los probadores.

Si tienes la oportunidad, prueba ir de compras durante la semana por la mañana, cuando las tiendas suelen estar vacías. Durante el fin de semana, evita las horas de la comida e inicio de tarde. Como alternativa puedes también ir de compras los viernes al final de la tarde o por la noche, ya que la mayoría de las personas suele preferir otras actividades en esos momentos.

En caso de duda, no lo compres

A todas nos ha pasado alguna vez pasar una eternidad delante del espejo del probador porque no estamos seguras de si algo nos queda bien o si nos gusta de verdad.

Si tienes dudas sobre comprarte o no una prenda, olvídala. Tu sentimiento no cambiará cuando llegues a casa y terminarás gastando dinero en algo que llevarás muy poco o casi nunca por no sentirte totalmente segura en el look.

Pruébatelo todo

Vamos, tampoco necesitas probarte todas las ropas de la tienda, pero no excluyas esa falda en el color que tanto buscas solo porque no te gusta el modelo.

Hay prendas que parecen estupendas en las perchas y nos sientan fatal, y hay otras que no nos gustan tanto los modelos, aunque nos encante el estampado o el color, y luego se ven geniales cuando nos la ponemos.

Si llevas ropa cómoda y adecuada, el probador no será el infierno al que estás acostumbrada y quizá podrás encontrar tu nueva prenda favorita para tener en el armario.

Ignora a la vendedora

Es verdad que algunas vendedoras son muy amables y si les decimos lo que buscamos nos pueden ayudar a encontrar la prenda ideal más rápidamente. Pero se llaman “vendedoras” por algo. Su objetivo es vender.

Si se acerca a preguntarte si necesitas ayuda, pídele unos minutos para poder ver la oferta de la tienda sin la presión de tener a alguien a tu lado comentando lo bonitas que son y cómo te quedarían bien todas las prendas que coges para echarle un vistazo. Al final, si no encuentras lo que buscas (o si lo encuentras), puedes preguntarle a la vendedora por otras prendas con esas características por si no las has visto.

 

Con estos trucos ya podrás ir de compras más tranquilamente, pero sabemos que hay otros factores que pueden dificultar que disfrutes de esta actividad. Para otros tips y consejos sobre cómo evitar gastarte más de la cuenta en tus visitas a las tiendas, échale un vistazo a nuestro artículo “15 consejos para comprar en rebajas sin perder la cabeza”.

Por cierto, nunca debes ir de compras si estás cansada o de malhumor porque todo se volverá agobiante, hasta lo que normalmente no lo es. Y, si es posible – sabemos que es difícil – intenta no esperar hasta necesitar algo para comprarlo. Cuando tienes que encontrar algo con urgencia es cuando nunca lo encuentras y la frustración toma lugar.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El calor pide ropas más claras y looks más frescos, o sea, es el momento ideal para lucir tus...

Una vez llega el calor, todas empezamos a buscar las prendas básicas de verano más cómodas y...

Un vestido rojo es un símbolo de sensualidad y feminidad. No hace falta que sea atrevido ni...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan