Insomnio: qué es y causas

Bienestar, Salud  / 

¿Eres de los que da vueltas y vueltas en la cama antes de poder dormir y luego te vuelves a despertar varias veces en la noche? Pues si te pasa regularmente seguramente estás padeciendo de la incapacidad de poder conciliar el sueño llamada insomnio.

Para estar un poco más segura de si tienes insomnio o no, debes conocer todos sus síntomas reales y también enterarte cómo combatirlo, pues más allá de ser un padecimiento, este es originado por algo y si sabes qué es, por allí estará la solución.

Qué es el insomnio y tipos

Es una enfermedad que se caracteriza por la imposibilidad de comenzar o mantener un sueño estable. Este problema presenta distintas aristas de acuerdo a su duración, desde agudo a crónico.

El insomnio puede ser originado por distintas razones, así como también pueden desarrollarse varios tipos de insomnio que te explicaremos a continuación:

  • Insomnio del ritmo circadiano: Cuando se alteran los horarios al visitar nuevas zonas geográficas, nuestro cuerpo intenta adaptarse y es común que aparezca el insomnio por las alteraciones del llamado ritmo circadiano.
  • Insomnio intrínseco: En contraposición, este se debe a cuestiones internas de nuestro organismo. Pueden ser dolores de otras enfermedades que no nos dejen concentrarnos para dormir.
  • Insomnio extrínseco: Este es causado por temas externos a nuestro cuerpo, como por ejemplo, los alimentos que consumimos, como el café, el alcohol o factores de estrés que no nos permiten conseguir dormir.

También existen otros tipos de insomnio determinados por su duración, como el transitorio (algunos días), de corta duración (3 a 4 semanas) y crónico (a partir de 3 meses).

Por otro lado, también se pueden diferenciar por su intensidad, que tienen consecuencias más o menos fuertes. Encontramos el leve o ligero, el moderado y el severo. Este último interrumpe nuestra vida cotidiana en gran medida.

Otros pueden ser: insomnio de inicio, de mantenimiento e insomnio precoz.

Síntomas

Para determinar si padeces o no de insomnio, debes reunir algunos de estos síntomas, bien sea que tardes mucho para conciliar el sueño (hasta más de una hora), tu sueño sea interrumpido más de dos veces en la noche sin explicación alguna, despertar muy temprano (antes de amanecer), no sientes que descansas, excitación mental, fatiga, somnolencia, dificultad para concentrarse e irritabilidad.

Causas del insomnio

Causas del insomnio

El insomnio puede ser causado por una serie de razones. Principalmente se trata de dolores extremos por diferentes enfermedades (migrañas, dolores abdominales, entre otros) que no nos dejan concentrarnos y “entrar en paz”, o también por estrés (pensamientos y preocupaciones).

Por otro lado, también puede originarse por la llegada de la llamada “sociedad de la comunicación y la información”, con acciones como por ejemplo revisar noticias hasta altas horas de la noche o mirar las redes sociales. Estos dos nuevos actores nos “espantan” el sueño cada noche y no terminamos reponiendo las energías necesarias para el siguiente día.

Otro aspecto a tener en cuenta es la edad. Con la llegada de la menopausia y los respectivos cambios hormonales, el sueño puede verse afectado, principalmente por los “sofocones”.

Del mismo modo, el insomnio puede ser causado por factores externos como la ingesta de ciertas bebidas que inhiben el sueño, también por factores medioambientales o condiciones climáticas como el calor o el frío intenso. También están los característicos ruidos de vecinos que simple y llanamente no nos dejan dormir.

Asimismo, cenar muy tarde, ver televisión, realizar actividades como jugar videojuegos antes de irnos a la cama, efectuar ejercicios físicos y recibir luz artificial en el rostro mientras intentas dormir es totalmente perjudicial y va a favor del insomnio.

Consecuencias del insomnio

Sufrir de insomnio puede tener consecuencias tan graves como la propia muerte. Un ejemplo de ello es el conducir un coche cuando no has podido dormir por días hasta el punto de colapsar. Sin embargo, más allá de esto, el insomnio conlleva una serie de consecuencias como la pérdida o disminución de la capacidad de atención, retraso de la capacidad de reacción, deterioro de respuesta motora, dificultad de toma de decisiones, problemas de memoria, ralentización del habla o baja efectividad de la vista, falta del control del humor y muchas más.

¿Cómo combatir el insomnio?

Ya hemos dicho claramente algunas de las razones por las cuales podrías estar sufriendo de insomnio, entonces, lo más común es evitar estas prácticas para combatir. Hagamos un repaso de las razones y reiteremos la forma de combatirlo.

En primera instancia, evita hacer ejercicio intenso antes de irte a la cama, ya que esto creará un estado de exaltación. También, si tu habitación permiten que ingrese luz artificial desde la calle, puedes taparla para que este no sea un problema.

Como ya mencionamos, las nuevas tecnologías nos mantienen atrapados y con efectos negativos en contra de nuestro sueño. Por ejemplo, las personas han empezado a sufrir la sensación de llamadas o vibraciones de teléfonos cuando esto no ha ocurrido y posiblemente esa alerta pueda distraernos. Ante esto, se recomienda apagar todos los dispositivos inteligentes que tengamos.

Crea rutinas positivas a favor del sueño, como siempre ir a la cama a la misma hora, encontrar métodos de relajación, practicar a la meditación y actividades como el yoga también suman para combatir el insomnio.

En cuanto a las comidas, hay algunas que debes evitar y otras que debes añadir a tu dieta. Por ejemplo, evita tomar café cerca de la noche, comer muy “pesado” y tomar alcohol. En contraposición: come plátanos, huevos y toma la famosa leche caliente de la abuela.

Existen una serie de medicamentos que pueden ayudarte pero debes consultar y que sea tu médico quien te las recete.

Lee también: Cómo dormir bien y profundo

¿Cómo superar el insomnio durante el embarazo?

La etapa de la gestación es tradicionalmente un blanco del insomnio. Ante este, debes dormir sobre el lado izquierdo con el fin de liberar la presión arterial y evita tomar muchos líquidos antes de acostarte.

Finalmente, es recomendable efectuar actividades de relajación para liberar el estrés que puedas tener. Debes hacer lo que mejor te haga sentir (leer o escuchar música).

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

La hinchazón de tobillos y pies es un problema que suelen sufrir muchas mujeres a lo largo de su...

La granada es una fruta que cuenta con una gran cantidad de beneficios para nuestro organismo,...

En la época del año en la que llega el buen tiempo son muchas las posibilidades que existen para...

Sobre el autor

Habla con nosotras en m.me/ellashablan