Hidratar la piel: por qué y cómo

Belleza, Piel  / 

Hidratar la piel es fundamental para una piel bonita y saludable ¿pero sabes por qué y cómo? Esta es una de las rutinas diarias que ya tenemos interiorizadas y conocemos sus consecuencias pero en la que raramente pensamos.

Saber la razón por la que es importante hidratar es fundamental para que podamos elegir los productos y cremas más adecuados y hacerlo bien por la salud de nuestra piel.

La importancia de hidratar la piel

Sobre 60% de nuestro cuerpo está compuesto de agua por lo que no es difícil imaginar su importancia para el organismo. El agua es la responsable por transportar nutrientes a las células ayudando en su regeneración y excreción de toxinas.

Una piel deshidratada es una piel en la que las células tienen dificultad en regenerarse por lo que esta se vuelve más seca y menos flexible lo que puede resultar en granos, arrugas y manchas. Recuerda que la piel es la primera barrera de defensa del cuerpo en contra el medio que lo rodea.

Hidratar la piel es lograr una piel más sana, más nutrida, más flexible y que se regenera más rápida y eficazmente. No hay forma de evitar la edad que llega para todas pero está comprobado que una piel sana envejece más lentamente haciendo con que las arrugas tarden más en llegar.

Cómo hidratar la piel

Beber mucha agua

Es fundamental que bebas mucha agua durante el día para hidratar el cuerpo y consecuentemente la piel. Para confirmar si estás bien hidratada echa un vistazo a tu orina cuando vayas al baño. Si la orina está transparente o de un amarillo claro significa que estás bien hidratada.

Usar cremas hidratantes

Tan importante como beber agua para hidratar la piel es aplicar una crema hidratante todos los días. Si el agua hidratará la piel desde el interior, la crema hidratante lo hará desde el exterior.

Las cremas hidratantes contienen ingredientes oclusivos que previenen la pérdida de agua, humectantes (glicerina y alfa hidroxiácidos, por ejemplo) que atraen agua del aire para las células de la piel y emolientes (vaselina, aceite mineral o lanolina, por ejemplo) que suavizan la piel áspera.

Exfoliar

Al exfoliar la piel estarás removiendo las células muertas. Esta células ya no pueden ser resucitadas por eso lo mejor es quitarlas totalmente para que no entren en los poros abiertos y puedan generar puntos negros.

Al remover las células muertas estarás también facilitando la actuación de la crema hidratante ya que podrá actuar directamente en las células que necesitan hidratación y ser mejor absorbida.

Los dermatólogos suelen aconsejar exfoliar una a dos veces a la semana pero teniendo siempre en cuenta tu tipo de piel y las condiciones atmosféricas. Nadie conoce mejor tu piel que tú.

Exfolia bien tu piel con movimientos suaves durante 60 segundos. No frotes demasiado, el objetivo es quitar la piel seca y muerta y esta se libera fácilmente. Al frotar con presión puedes dañar tu piel, principalmente si ya está deshidratada o si es sensible.

Después de exfoliar aplica una mascarilla hidratante y deja actuar durante 15 minutos o el tiempo indicado en el producto. Estas mascarillas no contienen aceite y darán una sensación de frescura y limpieza a la piel para un efecto calmante. Están formuladas para proveer una hidratación profunda a las células para una sensación de hidratación inmediata y sin riesgo de granos o reacciones adversas.

Nuestras sugerencias:

Consejos para una piel hidratada

  1. Evita beber café, refrigerantes y bebidas alcohólicas. Estas bebidas tienen un efecto diurético y promueven la deshidratación. Opta por beber agua. Lo ideal es que la bebas sencilla pero si no te gusta puedes añadir un poco de limón u otra fruta para darle sabor. Reduce la cantidad de limón que echas un poco a cada día hasta que te acostumbres al sabor del agua sencilla.
  2. Ten siempre una botella de agua contigo en un lugar visible. Beber agua no necesita convertirse en una tarea. Ten siempre una botella contigo y ponla junto a ti en un lugar donde la veas. La verdad es que bebemos más agua inconscientemente cuando estamos aburridas. La próxima vez en la que no te salga cómo escribir ese correo a tu jefe, seguro que acabarás con la botella en la mano hidratando tu cuerpo y dando un momento de descanso a tu cerebro para que pueda considerar diferentes opciones.
  3. Consume alimentos ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes. Espinacas, frutos secos, bayas y naranjas entre muchos otros, son ejemplo de alimentos ricos en vitaminas A, E, B3 y C, esenciales a una piel sana. Además de promover su hidratación, estas vitaminas proveen también una mayor protección para la piel y ayudan en su regeneración.
  4. Elige la crema hidratante que mejor se adecua a tu tipo de piel. Hidratar la piel es una necesidad, no importa el tipo de piel. Debes elegir una crema hidratante que tenga en consideración las necesidades de tu piel en lo que se refiere a sus aceites naturales pero también a las necesidades de la edad. La piel adolescente no necesita una crema con los mismos ingredientes que una de cuarenta años.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Los tatuajes en el hombro para mujeres son diseños que quedan muy bien. Además de darle un toque...

Cada pelo tiene su propia personalidad y condicionantes o factores que influyen en su belleza. Para...

Con sus multiusos en el campo de la belleza, la vaselina es más que nunca un producto muy popular...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan