15 hábitos saludables para tener una mejor calidad de vida

Bienestar, Salud  / 

Los hábitos saludables son pequeñas rutinas diarias o frecuentes que pueden ayudarte a preservar el estado de tu salud. ¿Te sientes fatigada, estresada o aletargada de todo? Es momento entonces de que pienses en hacer un cambio en tu vida. ¿Qué te parece seguir unos nuevos hábitos saludables? ¡Te vas a sentir como nunca! Te lo prometemos. Después de leer la siguiente lista y poner en práctica nuestras recomendaciones, dirás adiós a todo lo que puede hacerte mal o impide que te sientas de maravilla. Vamos, continúa leyendo para que aprendas más sobre el tema.

15 hábitos saludables de vida que debes seguir para sentirte como nunca

1. Bebe agua en ayunas

Y no solo en ayunas, sino beber mucha agua diariamente. Este es de esos hábitos saludables tan simples y por el cual no tienes que esforzarte demasiado, pero significa una abundante fuente de beneficios para tu cuerpo. En primer lugar, el agua en ayunas puede ayudarte a limpiar tus intestinos. Así que prepárate para ir al baño una vez despiertes.

Aparte, debes mantenerte hidratada constantemente durante el día y es por ello que debes tomar al menos 1 litro de agua. Esto va a permitir que tu organismo elimine todas las toxinas, que el aspecto de tu cabello y piel mejoren y que cada alimento sea procesado de mejor forma por tu sistema gástrico. ¿Te parece poco? No te olvides de tomar agua y estarás muy bien.

2. Duerme al menos 7 horas diarias

Duerme al menos 7 horas diarias

Muchos médicos y especialistas solo recomiendan una cosa en común para recuperarnos de cualquier enfermedad o condición: descansar. De ahí que sea necesario dormir al menos unas 7 horas diarias, ya que ese es el tiempo suficiente para que el cuerpo y la mente obtengan el descanso necesario de todo el trabajo constante.

Entendemos que a veces la ansiedad o el estrés pueden impedir que concilies el sueño, pero debes hacer énfasis en esto. Intenta practicar alguna técnica de relajación que te ayude a dormir mejor, como escuchar música relajante o simplemente cerrar los ojos y respirar profundamente. Ya verás como pronto te sientes con más energía y dispuesta a enfrontar cualquier situación.

3. Ejercítate con frecuencia

Otro de los hábitos saludables que debes poner en práctica es ejercitarte con frecuencia. Sobradas son las razones por las que debes hacerlo. Ten en cuenta que con tan solo 30 minutos de una rutina de ejercicios diaria, puedes mejorar no solo tu condición física, sino también mental.

No hay duda de que tu estrés va a disminuir, obtendrás una mejor oxigenación cerebral, incentivarás tu circulación sanguínea, tu musculatura se fortalecerá y un largo etcétera de beneficios. ¿No parece increíble? Con tan solo mover el cuerpo puedes mejorar tu salud. Empieza por caminar mucho y levantar algunas pesas antes de hacer ejercicios de alto impacto, no lo olvides.

Lee también: Rutina de gimnasio para mujeres de 8 semanas

4. Olvídate del cigarro y del alcohol

Olvídate del cigarro

Para algunas personas puede ser complicado de hacer, pero no todo es tan fácil en la vida. ¿Quieres nuevos hábitos saludables para sentirte bien? Entonces olvídate del cigarro y del alcohol. Tal vez hayas visto antes las secuelas de consumir constantemente este tipo de drogas: dientes amarillos, cirrosis, hepatitis, debilidad de los huesos, cáncer pulmonar y pare de contar.

Combinados, el alcohol y el cigarro pueden ser altamente nocivos para la salud. Además, ¡no los necesitas! Puedes encontrar otras alternativas más saludables para combatir tu ansiedad o disfrutar de las cosas. Empieza por beber zumos, correr, bailar y cuando alguien te ofrezca, solo di no. Todo tu cuerpo agradecerá esta decisión.

5. Dile adiós al café

Vamos, tal vez dejar el café sea un hábito dramático si eres apasionada a él, pero puedes reducir su consumo en gran medida. Naturalmente, la cafeína resulta ser un estimulante que puede mantenerte despierta todo el día, pero cuando dejas de beberlo tu cerebro responde de forma negativa.

Los neurotransmisores se aletargan, te sientes inactiva y puedes sufrir jaquecas. Aparte, el café puede manchar tus dientes, reducir la absorción de ciertos nutrientes y hasta evitar que respondas correctamente ante algunas situaciones. Comienza por reducir la cantidad diaria que tomas y poco a poco notarás la diferencia en tu organismo.

6. Ten sexo

Para algunas personas, el sexo aun sigue siendo tabú o solo lo ven como una forma placentera de satisfacer las necesidades fisiológicas, pero nada más lejos de la realidad. Tener sexo con frecuencia en considerado uno de los hábitos saludables más recomendados, ya que puede representar un impacto positivo para la salud a nivel general.

Estudios médicos han demostrado que el sexo como actividad puede estimular la circulación sanguínea, fortalecer algunos músculos y contrarrestar los efectos de la ansiedad o del estrés. ¿No son motivos suficientes para que te quedes en la cama todo el día teniendo sexo? Sin embargo, hay que resaltar que debes usar métodos anticonceptivos para evitar el contagio de ETS. Aunque si te encuentras en una relación monógama y hay confianza, entonces ¡disfruta!

7. Come saludablemente

come saludablemente

Sí, como parte de tus hábitos saludables debes empezar a comer de forma sana. ¿A qué nos referimos? Pues a que incluyas alimentos de los diferentes grupos nutricionales para que tu organismo reciba todas las vitaminas y minerales suficientes para mantenerse en óptimo estado.

Empieza por incluir la medida justa de proteínas, fibras y carbohidratos en cada uno de tus platos. Para ello, puedes valerte de la ayuda de algún profesional en nutrición, pero también sirve que consumas muchas frutas, huevos, zumos y fibras como la avena o el salvado durante el desayuno. Puedes probar con diferentes hortalizas, aves y carnes magras para el almuerzo. Y para la cena, ingiere frutas, lácteos o algún tipo de carne con muchas verduras verdes.

Comer bien puede traducirse en una mejor respuesta del cuerpo ante diferentes enfermedades y hasta puede evitarlas en todo sentido. De cualquier modo, verás como al cambiar tus hábitos alimenticios tu cuerpo y mente comienzan a funcionar de una manera favorable.

8. Ejercita tu mente

No solo puedes ejercitar tu cuerpo, sino también tu mente. Es fundamental que dentro de tus hábitos saludables incluyas algún tipo de actividad que pueda estimular la actividad mental y fortalezca las conexiones nerviosas de tu cerebro. Estudios científicos han demostrado que mientras el cerebro se mantenga activo, mayores son las posibilidades de evitar padecer Alzheimer o demencia senil.

¿Cómo puedes hacerlo? Realiza el sudoku que viene en la prensa diaria, lee constantemente, aprende un idioma nuevo o intenta recordar la mayor cantidad de objetos posibles en tu camino de regreso a casa. Cosas tan simples como esas estimulan a que tu actividad cerebral aumente considerablemente y crees nuevas neuronas que mantengan tu mente sana.

9. Disminuye tu nivel de estrés

Disminuye tu nivel de estrés

Para nadie es un secreto que el estrés es un mal que nos acecha a todos por igual. Y es que a veces estar expuesta a situaciones de mucha presión o a diferentes actividades puede traer consigo preocupaciones que generen este tipo de malestares. Debe ser uno más de tus hábitos saludables reducir tu nivel de estrés a como dé lugar.

Intenta hacer ejercicio físico, dormir lo suficiente, compartir más tiempo con tus seres queridos o hacer realmente lo que te gusta. De esta manera puedes disminuir considerablemente la presión a la que puedes estar sometida y por ende combatir el estrés. Además, a veces es mejor reconocer los aspectos o situaciones que no podemos cambiar y aceptar que no siempre podemos cumplir con todos nuestros objetivos.

10. Reduce el consumo de sal

Reducir el consumo de sal es uno de los hábitos saludables estrechamente ligados con comer saludablemente. Lo mejor que puedes hacer es disminuir o evitar el uso de sal en su totalidad. ¿Por qué? Está demostrado que la sal puede impedir drásticamente el desarrollo cognitivo y la actividad del cerebro. Incluso, puede obstruir las principales arterias del corazón y derivar en otros tipos de enfermedades.

Puedes sustituirla por otros ingredientes como la mostaza, la pimienta o el limón y obtienes un gusto parecido en tus preparaciones. Bien dejó por sentado la Organización Mundial de la Salud en un informe reciente, que la cantidad recomendada de sal por persona es de solo 5mg. Intenta no sobrepasar esta medida para cuidar de tu salud al máximo.

11. Evita el sobrepeso

Y qué decir del sobrepeso y sus consecuencias. Dolores en las articulaciones, enfermedades coronarias, ansiedad, etcétera. ¡Debes evitarlo! Trabaja por mantener tu peso ideal en la medida de tus posibilidades. Al cumplir algunos de los hábitos saludables que te hemos mencionado anteriormente, esta tarea será muy fácil.

Come bien, ejercítate y elimina otros hábitos para evitar engordar, sobre todo si tienes tendencias al sobrepeso. Otra recomendación importante, no caigas en dietas extremas o consumas productos adelgazantes. Solo van a empeorar tu situación al ralentizar tu metabolismo y te van a proporcionar resultados momentáneos.
Lo mejor será que bajes de peso paulatinamente si es tu caso o mantengas el peso ideal cumpliendo con una rutina integral completa que beneficie tu salud.

12. Lee un libro cada mes

lee un libro cada mes

La lectura es una forma de distracción que puede alejarte de problemas como la ansiedad o el estrés y resulta beneficiosa en todo sentido para tu salud. Puedes intentar leer al menos 1 libro cada mes y aumentar el ritmo hasta que te superes a ti misma. Pronto vas a entender que es de los hábitos saludables que no puedes dejar de lado.

Con cada libro estimulas tu imaginación, mejoras tu memoria, evitas el riesgo de padecer Alzheimer y hasta puedes conciliar el sueño de mejor forma. Con una buena dosis de Isabel Allende, Ernest Hemingway o el escritor que prefieras, estás garantizando óptimas condiciones a tu mente y cuerpo. Aléjate del ruido y sumérgete en una nueva aventura sobre papel.

Lee también: Libros recomendados para mujeres

13. Medita

No puede falta la meditación entre los hábitos saludables, ya que implica muchas ventajas tanto para la mente como para el cuerpo. Debes saber que las personas que logran un equilibrio en su vida diaria, meditan con frecuencia para restablecer los valores fundamentales de su ser. ¿No crees en esta práctica? Con solo conocer algunos de sus beneficios terminas de convencerte.

La meditación va a facilitar que tu musculatura se relaje por completo en cada sesión, que adquieras una mayor consciencia de ti mismo, disminuyas la presión arterial y encuentres el equilibrio emocional. Y esos son apenas algunos rasgos positivos de la meditación, pues la verdad puede ofrecerte mucho más.

Para comenzar a meditar, puedes apoyarte en un gurú como guía espiritual o conocer algunos de los métodos de meditación más populares. Ciertas técnicas se relacionan con ejercicios de respiración, concentración y calma. Pero todo va a depender de tus necesidades y delo que seas capaz de alcanzar, solo elige la forma de meditación más cómoda para ti.

14. Visualízate a futuro

Muchas personas ven en visualizarse a ellos mismos a futuro la clave del éxito de cada uno de sus proyectos y metas. Tú puedes intentar hacer lo mismo y aprovechar las ventajas de esta sencilla práctica. ¿Y por qué es uno de los hábitos saludables?, te puedes preguntar. Una vez que visualizas lo que realmente quieres alcanzar, aprovechas los recursos a tu alcance en beneficio propio.

Esto de seguro va a implicar que solo estés sometida a estrés positivo, que trabajes constantemente hasta lograr lo que deseas y omitas cualquier pensamiento negativo que pueda obstruir tu camino hacia el crecimiento personal. Todo ello va a significar un estado mental de plenitud que se reproduzca a nivel físico. ¡Hazlo ahora!

15. Mantén una vida social activa

Mantén una vida social activa

Por último, debes integrar como parte de tus hábitos saludables el mantener una vida social activa. El compartir tiempo con amigos, amistades y conocidos puede servir para que disminuyas el estrés, despejes la mente, te diviertas más y hasta prolongues tu período de vida. Sin mencionar que puedes compartir diferentes perspectivas que te hagan crecer como persona. Sal con tus amigos y te sentirás más saludable, de eso puedes estar segura.

Estos hábitos saludables que aquí te mencionamos pueden ayudarte a mantener y mejorar el equilibrio de la mente, cuerpo y espíritu. De ti depende hacer lo mejor por ti misma, recuérdalo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente....

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.