7 frutas de invierno y sus benefícios

Alimentación, Salud  / 

Con la llegada del frío, los catarros y gripes están a la orden del día. Una de las maneras de pasar un invierno saludable es incluyendo en tu dieta determinados alimentos. Uno de estos son las frutas de invierno. Estas permiten reforzar el sistema inmunitario, lo que fortalece las defensas.

¿Cuáles son las mejores frutas de invierno?

Con la globalización y la proliferación de invernaderos, ciertas frutas que son estacionales, como las fresas, se pueden comer durante todo el año. No obstante, hay que tener en cuenta que se recomienda ingerir algunos alimentos específicos dependiendo de la época del año, ya que aportan diversas ventajas al organismo para combatir enfermedades. Un claro ejemplo son las frutas de invierno. A continuación, te presentamos 7 de las que no pueden faltar durante los meses de frío en tu frutero.

1. Naranja

Naranjas

Este cítrico es una gran fuente de vitamina C y flavonoides. Estas sustancias son beneficiosas para el incremento de las defensas en el cuerpo durante los meses cálidos. Igualmente, permiten que el organismo absorba mejor el hierro de la comida.

Asimismo, las naranjas son buenas para prevenir y luchar contra el estreñimiento, así como enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, este alimento también es aconsejable para evitar padecer enfermedades degenerativas como las cataratas. Otra de las características de la naranja es que es buena para incrementar la libido.

2. Caqui

caqui

En el caqui se halla fósforo, yodo, potasio, selenio, calcio, magnesio, hierro y sodio, además de vitamina A, B y C. Eso, unido a la proteína vegetal y los carbohidratos que tiene, hace que sea un alimento muy recomendable para el invierno al prevenir resfriados. Debido a que el 80% de su composición es agua, el caqui es ventajoso para evitar la retención de líquidos.

Lee también: Recomendaciones para pasar un invierno saludable

3. Pera

peras

Con el fin de tener las defensas a tope para la temporada de frío, una buena opción es que comas peras. Esta le otorgará al organismo vitaminas, taninos, ácido fólico y caféico. Además, permite regular el colesterol, aporta energía al cuerpo, tiene propiedades antiinflamatorias, reduce la presión arterial y previene la osteoporosis.

4. Manzana

manzanas

A pesar de ser un alimento que se puede consumir durante todo el año, se aconseja incrementar su ingesta en los meses de frío. Por tanto, se puede considerar una de las frutas de invierno.

La manzana permite disminuir el colesterol en sangre, además de evitar que se almacene en los vasos sanguíneos gracias a la pectina que incluye. Otra de las propiedades de este alimento es que protege las neuronas del cerebro por medio de la quercetina que posee.

Por otro lado, puede menguar los problemas asmáticos por medio de los ácidos fenólicos y los flavonoides. Estos permiten aliviar la hinchazón en las vías respiratorias. Los flavoides, asimismo, son ideales para proteger los huesos.

La retención de líquidos, la diarrea, el estreñimiento y las caries son otros de los problemas que se pueden aliviar con la ingesta de manzanas.

5. Kiwi

kiwi

Los kiwis son una de las frutas laxantes que más fibra poseen. De igual manera, contienen vitaminas C y E. Dichos componentes son ideales para facilitar el tránsito intestinal. Dado que en los meses cálidos se ingieren comidas pesadas para aplacar el frío, el sistema digestivo se puede resentir y, por ello, es bueno consumirlos.

Otra de las ventajas de este ingrediente es que contiene calcio, potasio, magnesio, cobre y fósforo.

Hay que señalar que la ingesta de kiwis permite aumentar las defensas, fabricar más glóbulos rojos y blancos, y anticuerpos. Al mismo tiempo, previenen los catarros y actúan como muro ante los virus.

Por otro lado, esta fruta reduce los tiempos de recuperación de la anemia, ya que incrementa la absorción del hierro.

6. Piña

piña

La piña es una de las frutas tropicales más extendidas en todo el mundo. Su consumo en invierno es muy recomendable porque fortifica el sistema inmunológico por medio de las vitaminas y el ácido fólico que en ella se encuentran.

La fibra que contiene, por su parte, permite combatir la astricción y reducir la digestión pesada. Además, al no contener casi calorías, ayuda a perder peso, sobre todo porque sacia.

Por otra parte, al igual que la manzana, la piña es buena para la salud bucal. Al ser antiinflamatoria, disminuye la posibilidad de padecer gingivitis, por ejemplo. Esta propiedad también hace que esta fruta sea consumida por deportistas para luchar contra los dolores musculares.

Mejorar la circulación del organismo y posibilitar la expulsión de la piel de naranja son otras de las propiedades que se le atribuyen a esta fruta.

7. Plátano

plátano

Una de las frutas más recomendadas por el potasio que contiene, también es óptima para el invierno. El calcio, la fibra y las vitaminas A, B, C y E ayudan a evitar los calambres musculares y a estabilizar la tensión arterial, además de incrementar la energía en cuerpo.

Otro de los beneficios de las bananas es que impiden que la serotonina baje, es decir, la hormona que está conectada con el estado de ánimo. Cabe destacar que, por lo general, el mal tiempo hace que esta disminuya, por lo que aumenta la posibilidad de sufrir depresiones.

Cítricos como las mandarinas, los limones o los pomelos son otras frutas de invierno que puedes incluir en tu alimentación. De esta manera, reducirás las posibilidades de padecer diversas enfermedades durante la época del año de las bufandas y los guantes.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Hacer deporte es una parte fundamental para que la persona se mantenga saludable. Evidentemente, la...

La menstruación, el periodo o la regla es un sangrado vaginal que tenemos las mujeres una vez cada...

Los alimentos ricos en magnesio son una excelente forma de mantener nuestro cuerpo sano....

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.