¿Qué puedo hacer para fomentar el ahorro en los niños?

Dinero y Carrera  / 

La educación financiera no es algo que pueda aprenderse en el colegio. Fomentar el ahorro en los niños es responsabilidad de los padres. Ellos son quienes tienen la responsabilidad de enseñar a sus hijos los importante que es saber administrar su dinero. ¿Cómo pueden lograrlo? Inculcándoles desde pequeños el hábito de no gastar todo lo que tienen. Y haciendo lo posible para que valoren el esfuerzo que conlleva ganar unos euros.

Con una sociedad tan consumista como la nuestra no es fácil. Pero es la primera piedra para que el día de mañana se conviertan en adultos responsables financieramente.

Consejos para fomentar el ahorro en los niños

Los expertos recomiendan empezar a fomentar el ahorro en los niños cuanto antes. No se trata de hacer nada fuera de lo común, con unas pequeñas pautas es suficiente para empezar.

1. Compra una hucha que puedan manipular

Los psicólogos infantiles defienden la necesidad de conservar la tradicional hucha para que los niños puedan tocar y contar el dinero físicamente. Meter las monedas en su interior y ver cómo el montón cada vez es más grande, les animará a seguir ahorrando.

2. Contrata cuentas remuneradas

Cuando ya tengan una cantidad importante de dinero acumulada, puedes abrirles una cuenta de ahorro infantil y hacérselo saber. Si les vas enseñando cómo aumenta el saldo, les estarás ayudando a tomar conciencia de la importancia del ahorro. En este caso, busca una cuenta que te ofrezca algo de rentabilidad. Actualmente no es que den muchos intereses, pero por lo menos la remuneración será mayor que la que les dará una caja metida en el armario. Además, como lo normal es que ese dinero vaya a estar ahí metido durante muchos años, al final habrá generado algunos eurillos extra.

3. Déjales que paguen la compra

Lo de ir al supermercado con niños pequeños puede convertirse en todo un desafío, pero así van viendo que lo que compramos hay que pagarlo. Puede que no entiendan cuánto cuesta cada cosa, pero sabrán que no es gratis. Cuando los niños sean más mayores, puedes encargarles que paguen ellos para que vayan sabiendo cómo utilizar el dinero.

4. Si quieren algo, que lo paguen ellos

A partir de una edad, puede ser beneficioso darles una paga semanal para que se paguen con ella sus caprichos. En cuanto vean que su cartera se va vaciando, empezarán a valorar lo que es gastar su propio dinero. Con suerte, llegará un momento en el que consigan gastar menos de lo que tienen. Eso, en definitiva, es uno de los principios básicos de un presupuesto familiar bien planteado.

A partir de los 7 u 8 años, puedes comenzar a inculcarles que el esfuerzo tiene su recompensa. Pequeños incentivos económicos a cambio de encomendarles tareas (aparte de las que tienen encomendadas para ayudar en el hogar) les hará entender que para tener dinero hay que ganárselo.

5. Anímales a que se marquen un objetivo

A la hora de potenciar el ahorro en las personas adultas, los expertos recomiendan marcarse pequeñas metas que sirvan de aliciente para continuar guardando algo de dinero mensualmente. Pues bien, puedes aplicar esto mismo con tus hijos, aunque a una escala más pequeña (un libro, un juguete, los cromos de fútbol…). Así, el pequeño verá que su esfuerzo tiene una recompensa.

6. Enséñales el valor de comprar solo lo necesario

Muy importante también es que los niños aprendan a comprar solamente lo necesario. Puedes empezar por dejarles que hagan contigo la lista de la compra y que aporten sus opiniones sobre lo que creen que hace falta en ese momento.

Poco a poco, debes enseñarles a diferenciar entre deseo y necesidad. Cuanto antes entiendan que la alimentación o la vivienda son gastos necesarios, pero que comprar un juguete no lo es, mejor para todos.

7. Pídeles que te devuelvan el dinero que les prestas

Vas por la calle, tu hijo quiere comprar un paquete de chuches y se da cuenta de que se ha dejado el dinero de la paga en casa. Entonces, te pide que se lo compres tú. No pasa nada porque le des el dinero, pero déjale claro que es un préstamo y que te lo tiene que devolver al llegar a casa.

8. Predica con el ejemplo

Los niños imitan todo lo que ven, así que si quieres fomentar el ahorro en los niños, tienes que demostrarles que tú también apartas parte de tu sueldo para posibles imprevistos, para ir de vacaciones o para comprar ropa.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Hay que ahorrar, hay que ahorrar, hay que ahorrar… Ese mantra resuena en nuestras cabezas desde que...

¿Te estás planteando trabajar desde casa? Ya sea porque has decidido ponerte por tu cuenta o porque...

Estudiar ya es de por sí un trabajo a jornada completa. Entre las clases, los exámenes y las...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.