Estoy estresada. ¿Qué hago?

Bienestar, Salud  / 

El estrés es la respuesta a un estado de ánimo que genera una cierta tensión o carga sobre una actividad en específico. Si estás estresada, esto puede representar un problema y como toda respuesta trae consecuencias. El estrés se divide en 3 fases: la primera es la alarma, que constituye el aviso claro de un agente desestabilizador en el que el cuerpo lo reconoce y se prepara para la acción; la segunda es la resistencia, cuando el cuerpo repara los daños causados por el estrés. Sin embargo, si éste continua el cuerpo sigue en alerta y no puede reparar los daños y la tercera fase es el agotamientocaracterizado por la fatiga, ansiedad y depresión.

A su vez, se encuentran dos tipos de estrés que son: el estrés (estrés positivo), que hace referencia al intervalo corto de tiempo que puede representar una actividad que para el individuo genere cierto desafío y ésta tensión es eliminada una vez finiquitada la actividad; y el distrés (estrés negativo), que es cuando el individuo mantiene permanentemente este estado de tensión en el organismo generándole un desequilibrio y trayendo consecuencias emocionales y físicas.

¿Cómo saber si estoy estresada?

Ahora bien, como toda respuesta a un estado de ánimo, esto tiene repercusiones emocionales tales como: tristeza, irritabilidad, angustia, frustración, ansiedad y depresión que generan inestabilidad emocional.

Al mismo tiempo, tiene repercusiones conductuales que generan factores desencadenantes como los estímulos ambientales, aislamiento, bloqueos en los intereses personales, bloqueo grupal; y repercusiones cognitivas, como el planteo de todas estas situaciones que obligan al cerebro a sobre-trabajar y que obtiene no solo un cansancio cognitivo, sino físico donde se ve afectado el individuo.

Es importante tomar en consideración todos los puntos tocados en el párrafo anterior, ya que si éstos persisten en un tiempo prolongado y tienes estas respuestas emocionales, cognitivas y conductuales ¡pues si! estás estresada. Quizás tus familiares, amigos o tu propia pareja se habrán dado cuenta de ciertos cambios en ti y es momento de tomar cartas en el asunto.

Lee también: 40 síntomas del estrés que no debemos ignorar

¿Qué hacer cuando estás estresada?

¿Qué hacer cuando estás estresada?

1. Enfrenta el estrés. Lo primordial es fortalecerte psicológica y físicamente como individuo, de modo a que puedas resistir los inevitables embates de la vida, y que aprendas a disminuir el peso de sus problemas personales.

2. Sé más asertiva con lo que quieres comenzar a pensar a la hora de realizar una actividad, llénate de motivación para desarrollar al máximo toda tu potencialidad, recuerda las repercusiones físicas y mentales que se generan en el organismo al estar alojando pensamientos negativos y poco acertados.

3. Identifica estos comportamientos y evita los bloqueos, piensa en todas aquellas vertientes que te puedan llevar al éxito de la realización de cualquier actividad planteada.

4. Practica yoga o meditación guiada, esto te ayudará a liberar tensiones en tu mente y a mantener quieto todo el ruido mental. También puedes practicar cualquier deporte en el que sientas que puedes liberar algo de energía física acumulada.

¿Cómo prevenir el estrés?

Una vez identificado el estrés es hora de cambiar el método y la forma en la que has venido haciendo las cosas y tener un estilo de vida más sano, una alimentación balanceada y hábitos de sueño estables.

Otro gran paso es el acudir a terapia psicológica. La mayor parte del tiempo la persona “estresada” sufre cambios en la atención, trayendo consecuencias mentales y fisiológicas. Por ello, es importante repasar técnicas que le permitan al individuo disminuir estas conductas y así poder librarse del estrés.

Mejora tu autoestima, hazte consciente de lo que eres capaz de hacer y lo que no, acepta la carga de cosas que realmente crees que puedes realizar y motívate a realizar las cosas cada día más. Prioriza las actividades y el tiempo en el que las ejecutas.

Recuerda que el estrés es silencioso y el cúmulo de tensiones por tiempos prolongados pueden generar incidencias de enfermedades, ya que el mantener en tu organismo emociones negativas es nocivo para la salud. La etiología de las enfermedades no es solo biológica, existen factores emocionales que trabajan en su aparición. Algunas de estas enfermedades pueden ser incluso el Alzheimer.

Estudios demuestran que mantener estrés hace que ciertas áreas del cerebro se vean envejecidas con mayor rapidez. Además puede ocasionar:

  • problemas respiratorios o asma
  • dolores de cabeza y migrañas
  • trastornos gastrointestinales ya que aumentan las secreciones de los jugos gástricos
  • acné
  • trastornos de la ansiedad
  • depresión
  • trastornos del sueño y de la conducta alimentaria.

Depende de ti cuidar de tu bienestar personal como ser humano y concientizar los beneficios que tienes al mantener un balance en la vida cotidiana. Tu salud mental y física es más importante. Cuídala, evalúa si tiene más peso analizar demasiado las cosas. Sé más objetiva, trázate metas cortas para realizar cualquier actividad y, sobre todas las cosas, mantente en un estado de ánimo alegre y estable para que puedas con todo lo que se te presente en la vida.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente....

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.