Estrés laboral: síntomas y consecuencias

Bienestar, Salud  / 

Cuando hablamos de estrés laboral, nos referimos a un tipo de estrés que se produce en un trabajador a causa del desempeño de su actividad laboral, donde soporta mucha presión mental o física. Este tipo de estrés es muy común en las sociedades industrializadas, en la que las exigencias de trabajo sobrepasan los límites del trabajador, ocasionándole un alto grado de agotamiento que puede llegar a afectar diversas áreas de su vida.

En la mayoría de los casos, cuando un trabajador presenta estrés laboral esto se encuentra estrechamente relacionado con las condiciones en las que desempeña su labor. La sobrecarga de trabajo, el exceso de responsabilidad o las malas relaciones con los jefes y los compañeros de trabajo son algunos de los factores que pueden influir en la aparición de este tipo de estrés.

Síntomas del estrés laboral

Un trabajador sometido a elevados niveles de estrés donde se está sobrepasando de sus límites comienza a desarrollar una serie de síntomas que son propios del estrés laboral.

Los síntomas de este tipo de estrés se perciben tanto a nivel emocional como físico, y son los siguientes:

Nivel emocional:

  • Irritabilidad
  • Dificultad para concentrarse
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Inseguridad en la toma de decisiones
  • Estado de ánimo bajo
  • Cambios en el estado de humor
  • Temor o miedo sin causas precisas
  • Dificultad para comunicarse con su entorno
  • Tendencia a discutir y a tener reacciones irritables con el grupo familiar
  • Poca afectividad emocional

Nivel físico:

  • Dolores de cabeza continuos
  • Tensión muscular
  • Problemas intestinales (diarrea o estreñimiento)
  • Exceso de sudoración
  • Leve taquicardia
  • Fatiga o cansancio
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Pérdida de peso

Algunas personas suelen confundir estos síntomas con otras enfermedades, no obstante, cuando se realiza un estudio profundo de sus causas se evidencia que su origen es el estrés en el trabajo.

Relacionado: Principales síntomas del estrés

Causas del estrés laboral

Causas del estrés laboral

Las causas que ocasionan el estrés laboral son diversas y muchas de ellas están relacionadas con la manera como la persona afronta el estrés del día a día, así como las condiciones en las que se desempeña el trabajo.

No todas las personas tienen la misma capacidad para tolerar altos grados de estrés y, por ello, cuando se presentan situaciones que ponen a prueba la tolerancia a situaciones difíciles, la persona no tiene las herramientas necesarias para enfrentarlo sin que se vea afectada su salud.

Las causas más comunes del estrés laboral son:

  • Sobrecarga y ritmo de trabajo acelerado
  • Jornadas de trabajo demasiado largas
  • Sueldo insuficiente
  • Alto nivel de responsabilidad dentro de la compañía
  • Acoso laboral
  • Mala gestión de los jefes
  • Poco reconocimiento de los logros obtenidos
  • Condiciones de trabajo deficientes
  • Falta de motivación por parte de la corporación
  • Deficiencia en las relaciones de trabajo
  • Explosión a riesgos constantes

Consecuencias

Las consecuencias del estrés laboral se manifiestan tanto en los trabajadores como en la empresa, en donde pueden verse afectadas ambas partes. Este tipo de estrés trae consigo una serie de consecuencias que se pueden ver reflejadas en el trabajador a corto, medo o largo plazo, si no se trata de manera correcta.

La mayoría de las personas suelen desarrollar con el tiempo enfermedades a nivel cardiovascular, como síndromes coronarios, hipertensión arterial, arritmias cardíacas, entre otros.

Otras personas pueden ser más propensas a presentar patologías psíquicas como deterioro cognitivo, trastorno obsesivo compulsivo y en casos más fuertes, esquizofrenia.

En cuanto a las consecuencias que trae el estrés laboral a las empresas, se encuentran:

  • el aumento del ausentismo laboral
  • bajo rendimiento en el trabajo
  • bajos niveles de productividad
  • relaciones negativas entre el personal
  • aumento de renuncias por enfermedad
  • accidentes laborales

Diferencias entre el estrés laboral y el burnout

Una de las principales diferencias entre el estrés laboral y el síndrome de burnout es la intensidad de los síntomas que se presentan. En el estrés laboral se puede presentar una serie de síntomas que afectan la vida diaria de la persona, pero sin interferir significativamente en ella. En cambio, en el síndrome de burnout sus síntomas se relacionan directamente con la depresión lo cual se puede clasificar como una patología.

Se puede decir que uno de los principales desencadenantes del síndrome de burnout es el estrés ocasionado por el ejercicio de un trabajo que expone a la persona a una gran carga de ansiedad, pues muchas veces estos síntomas no son tomados en cuenta y por ende con el tiempo van aumentando de forma crónica, hasta convertirse en este tipo de síndrome.

En el estrés laboral los síntomas que se presentan tienen la característica de implicar a las personas de forma completa, creando una gran ansiedad y preocupación por los acontecimientos de su vida, haciendo que la persona sienta que debe hacer algo para cambiar su situación actual y como en muchos casos no logran hacerlo, tienden a crearse comportamientos agresivos y de ausencia de motivación.

Cuando esta falta de motivación se mantiene en el tiempo y la persona no logra conseguir las herramientas para lidiar con los síntomas que le afectan debido a el estrés laboral, puede comenzar a sufrir del síndrome de burnout, en el cual existe una perdida completa del interés, dificultad para implicarse emocionalmente con las personas, falta de energía psíquica y perdida de sus ideas de vida y de sus metas.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

La falta de relaciones íntimas en la pareja puede traer varias consecuencias negativas e incluso...

La menstruación no es algo agradable, aunque su ausencia también puede ser preocupante por varias...

El modelo de mujer que está a disposición del hombre, en parte por falta de autosuficiencia...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.