Síntomas y consecuencias del estrés emocional

Bienestar, Salud  / 

Todas las personas pasamos por momentos de alta tensión y carga emocional. Poco importa la edad, puesto que tanto adultos como adolescentes y niños están en la posibilidad de sufrir de estrés emocional. Éste es nada más que una de las formas en las que el cuerpo lidia con un reto y se prepara para actuar frente al mismo.

El estrés emocional puede ser creado por diversas situaciones, como por ejemplo, no haber estudiado para un examen, realizar los preparativos para una boda o verse en la necesidad de pedir prestado dinero. Si no se duerme bien a causa de estas circunstancias o no se puede dejar de pensar en ellas angustiosamente, el estrés estará más que presente. Pero la buena noticia es que se puede combatir de forma natural.

¿Qué es el estrés emocional?

Cuando se habla de estrés emocional, nos referimos a una reacción típica del organismo a situaciones que se consideran de riesgo o peligro, en específico, a aquellas situaciones que son inmanejables o difíciles de atravesar. Cada persona reacciona de forma diferente frente a éste, puesto que no hay reglas establecidas sobre las emociones humanas.

Si se está estresado emocionalmente, las razones pueden ir desde la muerte de un familiar o una ruptura amorosa, hasta pasar al ámbito laboral, donde las malas relaciones con algún compañero de trabajo o el desagrado por el trabajo mismo realizado pueden provocarlo.

Y aunque el estrés puede presentarse a cualquier edad, se conoce que los niños y adolescentes son los más sensibles al estrés emocional. El colegio puede generarle estrés a los más jóvenes, sobre todo si se tiene un mal rendimiento académico o si se tiene una mala relación con sus compañeros de clases. También es importante destacar que el estrés se clasifica en base a su duración.

Síntomas

Los síntomas del estrés emocional pueden presentarse en forma de emociones y pensamientos, así como en conductas y, por supuesto, cambios físicos que afectan de manera negativa a la rutina del día a día.

Se tiene estrés emocional si se presentan los siguientes síntomas:

  • Irritabilidad y otras fluctuaciones del estado de ánimo: Cuando una persona está estresada la irritabilidad es muy común y hasta las pequeñas cosas le molestarán, lo que se deriva en un estado de mal humor. También aparece el nerviosismo, el miedo y la confusión.
  • Pensamientos pesimistas y llenos de temor: La forma en la que se piensa es fuertemente influenciada por igual. Por ello, se tienen con frecuencia pensamientos repetitivos sobre el fracaso en cualquier situación, o la excesiva autocrítica. La falta de concentración en las actividades diarias es otro síntoma.
  • Conducta nerviosa: Cuando se está estresado se suele estar al mismo tiempo nervioso, lo que deriva en risas nerviosas o actitudes torpes y compulsivas como apretar las mandíbulas mucho. También se puede perder el apetito.
  • Problemas físicos: En el cuerpo se pueden apreciar muchos síntomas, como la tensión muscular o los problemas de espalda. La lista sigue con la sudoración excesiva, dolores de estómago, sarpullidos, perturbaciones del sueño y hasta disfunción sexual.

Lee también: 40 síntomas del estrés que no debemos ignorar

Causas

El estrés pude presentarse con gran facilidad en cualquier suceso, no necesariamente tiene que ser uno de gran intensidad para provocarlo como tal. Es por ello que al final todo depende de la forma de reaccionar de la persona ante los conflictos.

Estos son los factores físicos estresantes y los factores emocionales:

  • Factores emocionales: Existen millones de situaciones que pueden detonar al estrés, desde un simple atasco en el tráfico hasta los problemas de pareja. Y la lista continúa con otras causas como los exámenes, mudanzas, despidos, y enfermedades de seres queridos.
  • Factores físicos estresantes: Es más fácil estresarse cuando se está sometido a situaciones que tienen como fondo un ruido intenso o temperaturas extremas. También cuando se tiene hambre o no se ha descansado bien la noche anterior se es propenso.

 Consecuencias

Al sufrir de estrés emocional las consecuencias son más que notorias, tanto para la propia persona como para quienes la rodean. Por una parte, la vida de la persona se ve influenciada por los síntomas del estrés.

Esto significa que se tiene una vida en donde todas las acciones están guiadas por el mal humor y la poca capacidad de concentración. No se puede trabajar ni estudiar correctamente, y tampoco se puede disfrutar de relaciones sanas.

El cuerpo también se ve afectado por el cansancio y la constante tensión muscular. Si se le suma otros problemas como los problemas digestivos o afecciones a la piel, es necesario encontrar una solución al estrés con rapidez.

Tratamiento

Para superar al estrés emocional hay que estar al tanto de que sí existe una solución a éste y que la misma puede ser por completo natural y estando plenamente consciente del proceso. Estos son algunos de los tratamientos más empleados:

  • Técnicas de meditación y relajación: Parte de superar el estrés es conocer de dónde surge y que no puede manipular mi vida. Para ello las técnicas de meditación y relajación son esenciales. El Yoga es una excelente idea.
  • Ejercicio físico: La distracción es otra buena idea para sobrellevar los efectos del estrés. Estando en constante movimiento se pueden lograr maravillas.
  • Terapia psicológica: Hablar con un terapeuta es un paso indispensable para la sanación puesto que éste ayudará a la persona a entender por qué se encuentra en esta situación al igual que le facilitará herramientas para la superación.

Relacionado: ¿Qué hacer cuando estás estresada?

Cómo combatir

Si bien no existe una formula fija para combatir al estrés emocional, hay ciertos consejos que se pueden tomar en cuenta para su superación:

  • Comienza a creer que los cambios son algo positivo y no algo negativo. Sonríe más a menudo.
  • Aprende a decir “no” y empieza a delegar responsabilidades en todos los ámbitos donde te desarrolles.
  • Haz una lista de tus prioridades, preocúpate por lo que puedes controlar, no por lo que no puedes.
  • Conoce cómo relajarte, haz actividades que sean tranquilas y despejan tu mente de los problemas.
  • Empieza a dormir mejor. Al dormir plácidamente durante la noche puedes esperar un día bueno y sin tensiones innecesarias.
Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Con la llegada del frío, los catarros y gripes están a la orden del día. Una de las maneras de...

La temporada de frío es una realidad. Para que puedas pasar un invierno saludable y más llevadero,...

En la actualidad, existen diversas campañas para concienciar a la sociedad de la violencia de...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.