Esmalte permanente o semipermanente: cuál elegir

Belleza, Uñas  / 

Elegir entre esmalte permanente o semipermanente para las uñas no es una tarea fácil por la proximidad de estos dos productos. Su objetivo es el mismo, conseguir una manicura perfecta y con una apariencia natural que sea lo más duradera posible.

A pesar de su nombre, las uñas no paran nunca de crecer por lo que no debes tomar el adjetivo “permanente” literalmente. Esta calificación se debe a su larga durabilidad y calidad cuando se comparan con los esmaltes tradicionales.

Las fórmulas y aplicaciones de estos esmaltes son similares pero las pequeñas diferencias entre ellos pueden ser suficientes para hacerte preferir uno en vez del otro.

Diferencias entre esmalte permanente y semipermanente

Esmalte permanente

esmalte permanente

El esmalte permanente combina lo mejor de los dos mundos de un esmalte tradicional y del acrílico de las uñas falsas. Su viscosidad y textura es muy similar a los primeros, lo que hace que su aplicación sea familiar y sencilla pero su secado requiera la utilización de una luz ultravioleta, tal como con el acrílico, para lograr más durabilidad.

Al exponerse bajo esta luz UV, el acrílico presente en la fórmula de estos esmaltes se funde con la uña natural, garantizando que el esmalte no se suelte de la uña y reduciendo el riesgo de romperse o chisparse.

Dada esta fusión con la uña, es necesario mucho cuidado en su aplicación para evitar lesiones y evitar un efecto grueso y desnivelado del esmalte. Cuando se aplica correctamente, la manicura puede durar hasta 14 días perfecta, dependiendo de la velocidad de crecimiento natural de la uña.

Relacionado: Cómo funcionan las uñas permanentes

Esmalte semipermanente

esmalte semipermanente

Igual que el esmalte permanente, también los semipermanentes necesitan una luz UV para lograr un secado duradero. La principal diferencia entre los dos, además del precio, está en el hecho de que en los esmaltes semipermanentes no hay la fusión entre el producto y la uña natural.

Las fórmulas de estos esmaltes contienen un tipo diferente de acrílico cuyo objetivo es solamente aportar durabilidad y una apariencia más natural a la manicura, sin que reaccione directamente a la luz UV. Esta durabilidad del esmalte se refuerza recurriendo a capas protectoras que cierran el producto en la uña para que no se rompa ni se suelte fácilmente.

Su durabilidad está también directamente relacionada con la calidad del esmalte elegido. Una buena marca como O.P.I. puede llegar a durar tanto como un esmalte permanente pero es usual el aparecimiento de pequeñas grietas al final de algunos días, aunque el esmalte no se rompa totalmente.

Lee también: Cómo hacerse la manicura semipermanente

Esmalte permanente o semipermanente: cuál elegir

Escoger entre un esmalte permanente o semipermanente depende solamente de tu objetivo y preferencia.

Los primeros son la opción más segura para lograr una manicura perfecta durante más tiempo, pero su fusión con la uña natural también tiene sus desventajas. Aunque las fórmulas estén cada vez más desarrolladas, la uña se queda sellada por el esmalte lo que siempre le aportará alguna debilidad.

Una remoción incorrecta de la manicura puede incluso resultar en lesiones graves en la uña natural. En suma, aunque la durabilidad de su perfección sea más larga, este tipo de esmalte requiere también más atención a la salud de las uñas.

Las que temen estos efectos negativos pueden siempre optar por el esmalte semipermanente, una especie de medio camino entre los esmaltes permanentes y los tradicionales. Su forma de actuación no es tan agresiva para la uña natural, a pesar del uso de lámparas UV para su secado, y el efecto es muy natural y más brillante que los de los esmaltes tradicionales.

Lamentablemente su durabilidad no es tan previsible como la de los esmaltes permanentes, estando directamente dependiente de la calidad de las fórmulas y de las marcas. Algunas pueden revelar pequeñas grietas en la manicura al final de solamente algunos días que, aunque no rompan el esmalte, comprometen la perfección pretendida.

 

Como ves, la elección entre un esmalte permanente o semipermanente depende solamente de tus gustos y objetivos. Cada opción presenta ventajas y desventajas por lo que debes pesar todos los pros y contras muy bien y elegir la que hará que tus manos brillen más fuerte.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

En la actualidad, es raro conocer a una persona que no tenga un tatuaje. Ya sea de manera...

Cada vez surgen más tratamientos de belleza para que tanto hombres como mujeres nos sintamos bien....

¿Te preocupas mucho por tu belleza y te gusta estar siempre informada de las últimas tendencias? Si...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan