Los 13 errores más comunes al lavar la ropa

Cuidado de la ropa, Hogar  / 

Como sabemos encender la lavadora y darle al botón para que se ponga en marcha, creemos que ya sabemos utilizar este electrodoméstico. Nada más lejos de la realidad, pues todas acabamos cayendo en alguno de los muchos errores más comunes al lavar la ropa. La cantidad de jabón, el programa adecuado, el peso de las prendas… Poner la lavadora de forma correcta para alargar su vida útil y cuidar tu ropa tiene más ciencia de la que parece. ¿Quieres comprobar si tú también cometes algún error al lavar tu ropa? Recopilamos los más frecuentes.

¿Cuáles son los errores más comunes al lavar la ropa?

1. Frotar las manchas en exceso

Te cae comida o bebida y dejas secar la mancha. Cuando te pones a quitarla, compruebas que no sale y la frotas como si no hubiera un mañana. Pues bien, con eso solo consigues desgastar la tela y sacar bolas. Lo ideal es que hubieras tratado de quitar la mancha en el mismo momento en que te la hiciste, frotando con suavidad y por la parte de fuera, que es donde está.

2. Sobrecargar el tambor

Estamos tan acostumbradas a escuchar que, para ahorrar energía, hay que poner la lavadora a carga completa, que lo tomamos al pie de la letra. Al final, metemos ropa hasta que la puerta queda cerrada a presión. ¡Error! Si las prendas quedan demasiado apretujadas, al final no se lavarán correctamente.

3. No prestar atención a cremalleras y botones

Otro de los errores más comunes al lavar la ropa es no prestar atención a la forma en que la metemos en la lavadora. Las prendas que lleven cremallera deben ir cerradas para que esta no se enganche con otras. En cambio, las que tienen botones, es mejor lavarlas desabrochadas.

Acuérdate también de dar la vuelta a los vaqueros para que se laven por el revés y de vaciar todos los bolsillos.

4. Echar más detergente del necesario

¿Sabes cuánto detergente echas en la lavadora? ¿Siempre llenas el cajetín con la misma cantidad? Normalmente, tendemos a echar más jabón del que realmente necesitamos. Como consecuencia, puede producirse un exceso de espuma que no solo es difícil de aclarar, sino que además podría acumular bacterias.

Todos los fabricantes incluyen una leyenda en el envase indicando la medida adecuada en función de lo sucia que esté la ropa y de la dureza del agua. ¿Por qué no les hacemos caso?

5. Utilizar demasiada lejía

También solemos caer en el error de echar demasiada lejía o blanqueador porque pensamos que la ropa blanca quedará mejor y se irán todas las manchas.

6. No leer las etiquetas

Compramos una prenda y le quitamos las etiquetas porque nos molestan, sin fijarnos en las recomendaciones de lavado. Al final, acabamos metiendo en la lavadora prendas que solo se pueden limpiar en seco o poniendo un programa que no es el adecuado. Y este es precisamente otro de los grandes errores que cometemos.

7. Lavar siempre en frío

Ya sea por miedo a estropear la ropa o por no cambiar el programa, tendemos a realizar la mayoría de los lavados en frío. Pero para desinfectar mejor ciertas prendas, como las sábanas o las toallas (estas es mejor lavarlas por separado), lo ideal es poner la temperatura más alta que indique el fabricante.

Lee también: Consejos para cuidar tu ropa para que esté siempre como nueva

8. No nivelar la lavadora

¿Tu lavadora hace más ruido de lo normal o se mueve demasiado? A lo mejor es que no está correctamente nivelada. Con el tiempo, acabará estropeándose y, de paso, rompiendo el suelo sobre el que está asentada.

9. Descuidar la limpieza de la lavadora

Como este electrodoméstico limpia, pensamos que su interior también se lava. Pero no, hay zonas a las que conviene darles un repaso de vez en cuando. ¿Cuánto hace que no limpias la goma de la puerta? ¿Y el filtro? El cajón del detergente también necesita un repaso periódico. En este artículo te explicamos cómo limpiar la lavadora.

10. Mezclar los colores

Aunque pueda parecer un error de principiantes, muchas veces las prisas nos llevan a meter una prenda oscura que acaba destiñendo y manchando el resto de la colada. Para evitar la transferencia de colores, puedes utilizar las toallitas que se venden específicamente para eso.

Del mismo modo, no conviene mezclar los tejidos. Sobre todo, cuando son tan diferentes como el algodón y la seda, por ejemplo.

11. Meter la ropa pequeña en el último momento

Cuando vamos a poner la lavadora, queremos aprovechar para lavar lo máximo posible y acabamos introduciendo la ropa interior y los calcetines en el último momento. Al final, termina metiéndose entre las prendas más grandes y tardamos días en encontrarlos. O no los llegamos a encontrar nunca. Prueba a colocarlos primero, en el fondo del tambor, y verás cómo no pierdes más calcetines.

12. Dejar la ropa mojada dentro del tambor

Otro de los errores más comunes al lavar la ropa es utilizar la lavadora como almacenaje. O bien la usamos como cesto de la ropa sucia, o dejamos la ropa mojada dentro hasta que nos acordamos de tenderla. Con ello solo conseguimos generar malos olores.

13. Dejar siempre cerrada la puerta de la lavadora

¿Tienes la manía de cerrar la puerta después de cada lavado? Deberías dejarla abierta para que seque y ventile. Comprueba también que no haya quedado ningún calcetín metido entre la goma.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿A quién no se le ha caído alguna vez la copa de vino sobre el mantel, la alfombra o la ropa?...

Las Converse son las más populares, pero en realidad el calzado de lona siempre ha estado ahí....

Si ya sigues nuestro contenido sobre el cuidado de la ropa, es posible que ya hayas visto un...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.