5 aspectos a tener en cuenta para elegir tarjeta de crédito

Dinero y Carrera  / 

Actualmente hay en nuestro país más de 36 millones de tarjetas de crédito en circulación, según las cifras que maneja el Banco de España. Este producto está tan extendido que en ocasiones nos olvidamos de la gran responsabilidad que requiere el simple hecho de contratarlas. Una mala elección puede suponer la ruina. Por eso, a la hora de elegir una tarjeta de crédito hay que tener en cuenta una serie de factores.

En qué fijarse al elegir tarjeta de crédito

1. Piensa bien para qué la vas a utilizar

Hay tarjetas de crédito de todo tipo, pero siempre es mejor elegir aquellas con las que puedas obtener beneficios asociados. Te pondremos algunas ejemplo:

  • Tarjetas para echar gasolina: hay entidades que ofrecen tarjetas de crédito con las que te puedes ahorrar un porcentaje de la compra al repostar en ciertas gasolineras.
  • Tarjetas para hacer la compra: muchos hipermercados y grandes superficies ofrecen promociones especiales y puntos canjeables por descuentos cuando realizas compras con ellas. Son conocidas como tarjetas de fidelización y lo primero que debes hacer es preguntar cuál es el coste de mantenimiento. No vaya a ser que este supere a los descuentos que obtienes al utilizarla. Piensa también en la frecuencia con la que vas a usarlas, pues en algunos casos los puntos caducan si no se redimen en un periodo determinado.
  • Tarjetas revolving: no cobran cuota anual y por lo general cobran intereses más bajos que las tarjetas de crédito tradicionales. ¿Dónde está el pero? Al elegir una tarjeta de crédito de este tipo debes tener muchísimo cuidado con la letra pequeña, pues la mayoría obligan a realizar compras periódicas. Además, suelen ofrecer solamente la opción de pago aplazado. Esto no tendría mayor problema si no fuera porque la financiación conlleva unas comisiones. Utilízalas solo si vas a comprar algo muy caro que necesitas pagar a plazos.
  • Tarjetas sin cambiar de banco: son muy atractivas porque se pueden contratar sin necesidad de tener dinero en un banco concreto. Además ofrecen descuentos y programas de puntos. La parte mala es que, como contrapartida, cobran unos intereses más altos que los que seguramente te aplicaría tu banco. Asimismo, muchas obligan a contratar un seguro de protección de pagos, un producto que tiene un elevado coste.

2. Intereses

Una vez que has elegido el tipo de tarjeta de crédito que necesitas, debes calcular los costes asociados que conlleva la contratación de este producto. Estudia con detenimiento conceptos como la TAE (Tasa Anual Efectiva). Cuanto más bajo sea el %, más barata te saldrá. A la hora de comparar dos tarjetas, ten en cuenta que el periodo de tiempo (anual, mensual, etc.) y el tipo de interés (fijo/variable) sea el mismo para ambas.

Relacionado: Trucos para usar tarjetas de crédito sin endeudarte

3. Comisiones por pago aplazado

La mayoría de las tarjetas de crédito suelen venir por defecto bajo la modalidad de pago aplazado. ¿Qué ganan con eso los bancos? Cobrarte por financiar las compras. Con esta modalidad, cada vez que pases la tarjeta el importe se va fraccionando en varios pagos. Al final, te das cuenta de que vas a estar un montón de meses pagando intereses por el saldo dispuesto cuando probablemente podías haber liquidado el importe sin problemas.

Por tanto, pide siempre que te pongan la modalidad de pago total o pago a fin de mes, que apenas te costará dinero.

4. Intereses de demora

Lo más inteligente al elegir tarjeta de crédito es pedirla con un límite bajo. De esa forma, te asegurarás de que vas a poder devolver el dinero que gastes. De lo contrario, tendrás que pagar unos altísimos intereses de demora. Recuerda que lo ideal es que el gasto efectuado con tarjetas de crédito no supere el 20% del total de tus ingresos mensuales.

5. Aplicación móvil optimizada

Hoy en día, la mayoría de las personas utilizamos los servicios online de nuestro banco. Si eres de las que hace todas las gestiones por Internet, comprueba que la web y la aplicación móvil de la entidad son intuitivas, funcionan correctamente y están bien optimizadas. Así podrás ir controlando tus gastos día a día.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Siempre estás a la caza del mejor chollo? Las páginas web de descuentos son unas grandes aliadas...

Ahorrar para comprar una casa parece misión casi imposible hoy en día. Sobre todo porque ningún...

¿No te fías de utilizar tu tarjeta de crédito en las compras online porque temes ser víctima de una...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.