Claves para llevar la economía del hogar como un experto en finanzas

Economía doméstica, Hogar  / 

La economía doméstica de muchas familias españolas no puede permitirse imprevistos. A veces, el problema no es tanto la escasez de ingresos como una gestión equivocada de las finanzas familiares. Por eso es muy importante saber llevar la economía del hogar.

No hace falta ser un experto en finanzas. Solo hay que tener un poco de constancia y tratar de organizarse. A continuación te listaremos los principios básicos para manejar la economía doméstica como un experto.

7 consejos para organizar la economía del hogar

1. Haz un balance

Para ello, lo mejor es empezar por el principio. Es decir, por hacer una balance contable de la situación financiera. Como haría cualquier empresa, tienes que saber cuáles son tus activos (ahorro, propiedades, etc.) y tus pasivos (deudas, hipoteca, cargos pendientes de las tarjetas de crédito, etc.). Ahora, proyecta ese balance en el futuro para hacerte una idea de la evolución.

2. Elabora un presupuesto

El siguiente paso es elaborar un presupuesto familiar. Así podrás controlar los ingresos y los gastos. Es tan fácil como dividir una hoja en dos columnas: en la de la izquierda anotas todos los ingresos y en la de la derecha, todos los gastos. A su vez, estos los dividirás en cuatro apartados:

Obligatorios (fijos). Aquellos que no puedes dejar de pagar o cuyo importe no puedes variar. Por ejemplo, la hipoteca.
Necesarios (variables no discrecionales). Son los que se pueden reducir, pero no eliminar. Es el caso de las facturas de los suministros o la comida.
Ocasionales (variables discrecionales). Los puedes eliminar si te cuesta llegar a fin de mes. Los cafés a media mañana o las salidas a cenar los sábados por la noche entrarían aquí.
Ahorro. Sería estupendo que todos los meses incluyeras una pequeña cantidad y que la contabilizaras como gasto. Pero a la hora de ingresar ese dinero, hazlo en una cuenta aparte de la que no tengas tarjetas para que te sea más difícil sacar dinero de ella.

Ahora mira los números. Lo ideal es que tus deudas no sobrepasen el 28% de los ingresos sin contar la hipoteca. Si al añadir este gasto no sobrepasas el 36%, vas bien.

3. Elimina los gastos innecesarios

Si todos los meses acabas en números rojos, da igual los ingresos que tengas, tienes que estudiar la columna de gastos y averiguar qué es lo que está desestabilizando tu presupuesto. Una vez localizado el problema, atájalo. Puede que tengas que reducir o eliminar los gastos innecesarios, sacar la tarjeta de crédito de la cartera o centrarte en pagar ese préstamo que tiene unos intereses tan altos.

4. Reduce los gastos necesarios

Otros gastos que debes controlar son los necesarios. ¿Cuánto hace que no revisas las nuevas tarifas de móvil o las ofertas para nuevas altas de Internet? Seguro que si comparas precios y te cambias de compañía, ahorrarás dinero. Con la luz puede ser más difícil encontrar tarifas baratas, por lo que el ahorro está en tu mano. No hace falta que te digamos qué tienes que hacer para reducir la factura de la luz. Lo mismo con el agua o la calefacción.

La comida es otra de las partidas cuyo presupuesto puedes controlar si te pones a ello. Con una costumbre tan sencilla como marcarte un presupuesto y hacer la lista de la compra, ya estarás implicándote en llevar la economía del hogar.

5. Descárgate aplicaciones de contabilidad y lee libros

¿Los métodos tradicionales no te convencen? Prueba a descargarte alguna aplicación de contabilidad y finanzas, como puede ser Fintonic o Control de Gastos.

También hay libros que pueden ayudarte. ¿Has leído “Ahorradoras: 101 trucos para ahorrar ¡Y vivir mejor que nunca”, “ El código del dinero” o “Ten Peor Coche Que Tu Vecino”? El autor de este último, Luis Pita, imparte un curso gratuito que ha conseguido un premio nacional al mejor curso de finanzas personales y ahorro.

6. Apúntate al método Kakeibo

Se trata de un método japonés para ahorrar dinero. Es una especie de libro de cuentas en el que tienes que apuntar al principio de cada mes todos los ingresos y los gastos que tienes. Después, debes marcarte una meta realista de ahorro y llegar a ella. Es perfecto para que tengas una economía del hogar organizada.

7. Piensa en el futuro

Una vez hayas hecho un análisis de tu situación económica, elabora un plan financiero a largo plazo en el que reflejes las inversiones que tengas pensado realizar, la evolución de tus activos y los productos de ahorro contratados.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Eres de las que se pone un pantalón un día y lo mete en la lavadora? Si haces lo mismo con tus...

Lo de mudarse, comprar los muebles básicos y tirarse meses y meses buscando el momento adecuado...

La calidad de los productos de marca blanca está mas que demostrada. Estos cuentan con el respaldo...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.