Aprende a disfrutar de tu hogar con unas sencillas pautas

Hogar  / 

Como en casa, en ningún sitio. ¿Cuántas veces habremos dicho esta manida frase? Pero es que es verdad. Aunque normalmente practiques el nesting, todavía puedes estar más a gusto y disfrutar de tu hogar mucho más. Te proponemos algunos consejos que harán que no quieras salir de casa en una temporada. Verás qué bien le viene a tu descanso y a tu economía.

7 consejos que te ayudarán a disfrutar de tu hogar

1. Lo que no es necesario, sobra

Si estar en casa es beneficioso para descansar y desestresarse, cuando aprovechamos para ordenar y deshacernos de todo aquello que no necesitamos, nos calmaremos más. Algunos estudios incluso concluyen que cuando organizamos nuestra casa, podemos pensar con más claridad.

Si es necesario, hazte con cajas o cestas para guardar esas cosas que siempre están por ahí tiradas. Las cartas sin abrir, las llaves, las revistas, los folletos del súper, etc., no tienen por qué estar a la vista.

Procura ordenar un poco todos los días y así, cuando llegue el fin de semana, tendrás más tiempo para descansar y disfrutar haciendo lo que realmente te gusta.

Elimina, sobre todo, aquellos objetos que te traigan malos recuerdos o que te provocan tristeza. En cambio, pon en un lugar visible las fotos que te saquen una sonrisa o ese recuerdo que compraste en aquél viaje tan especial.

2. Orden para reducir el estrés

También es bien sabido que el desorden causa estrés, así que trata de no dejar nada por el medio. Puedes empezar por quitar esa silla del dormitorio a la que va a parar la ropa todas las noches. Así, cuando te la quites solo tendrás dos opciones: la vuelves a meter en el armario (colgada o doblada, no echa una bola) o la echas a lavar.

3. Cocina sin prisa

Nos pasamos la semana corriendo y comiendo las sobras que nos llevamos en el túper. ¿Por qué no aprovechar el fin de semana para preparar una comida rica y saludable? Y dicen los estudios que, si estás deprimida, una buena terapia es preparar algún postre.

4. Redecora

¿Hay alguna zona de tu casa con la que no acabes de estar a gusto? Siempre puedes redecorar. No hace falta que gastes mucho dinero. A veces, con cambiar los muebles de sitio, pintar alguna pieza, comprar algún complemento o cambiar el color de la pintura es suficiente. Las texturas naturales aportan calidez y hacen una casa más acogedora.

También puedes aprovechar para poner un mueble en la entrada en el que puedas dejar el bolso, el abrigo y los zapatos, hacerte con un sofá cómodo en el que disfrutar de tu serie de Netflix favorita o comprar alguna planta, ya que cuidarlas ofrece beneficios.

5. ¿Qué te hace feliz?

Nunca podrás disfrutar de tu hogar si te pasas el rato poniendo lavadoras, planchando y limpiando. Por eso debes aprovechar los fines de semana y las vacaciones para no hacer nada, solo aquello que te gusta y te hace feliz. Leer un libro, tomar una copa de vino, escribir, hacer punto, ver una película…

Relacionado: Claves para tener un hogar en armonía

6. Dormir sin interrupciones

Lo mejor de quedarnos en casa es que puedes descansar, y eso incluye dormir las horas necesarias para levantarnos como nuevas. Ponte un pijama cómodo, baja bien la persiana y apaga el móvil. Por cierto, ¿cuánto hace que no cambias el colchón?

7. Invierte en seguridad

¿En ocasiones te sorprendes pensando en si estás segura en tu casa? En ese caso estarás más tranquila y podrás disfrutar de tu hogar poniendo una alarma o contratando el servicio de alguna empresa reconocida. De esta forma, los intrusos se lo pensarán dos veces antes de entrar. Comprueba también que tu cerradura sea segura y que nadie puede acceder a tu casa a través de las ventanas.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿A quién no se le ha caído alguna vez la copa de vino sobre el mantel, la alfombra o la ropa?...

Las Converse son las más populares, pero en realidad el calzado de lona siempre ha estado ahí....

Si ya sigues nuestro contenido sobre el cuidado de la ropa, es posible que ya hayas visto un...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.