Elegir dietas para adelgazar: ¿Me quiere o no me quiere?

Dietas, Salud  / 

Con tantos tipos de dietas para adelgazar que prometen resultados rápidos y eficaces es difícil elegir cuál la que traerá los beneficios que buscas.

El metabolismo y hábitos cotidianos de cada una son distintos y lo que puede parecer fácil para unas puede ser una tortura para otras.

5 dietas para adelgazar con resultados comprobados

Adelgazar rápidamente. Este es el sueño de muchas mujeres, el de alcanzar por fin el cuerpo que tanto desean y rápido. No importa la razón: salud, belleza o porque tus pantalones favoritos de cuando tenías 20 años se han puesto de moda otra vez. Más importante que hacerlo rápidamente es hacerlo bien y de una forma sana pero con tantos tipos de dieta es difícil elegir.

Para  ayudarte en esta tarea, te presentamos 5 tipos de dietas para adelgazar con resultados comprobados para que puedas elegir la que mejor se adecua a ti

1. Dieta de la sopa

En su libro Soup can make you thin, Fiona Kirk expone los beneficios de esta dieta para adelgazar en tan solo 10 días. Esta es la dieta de corta duración y con resultados rápidos, ideal para cuando tienes que estilizar tu figura en poco tiempo para que puedas llevar ese vestido fantástico que seguro arrasará en esa primera cita.

En esta dieta, la sopa deberá sustituir el plato principal en las comidas y puedes comer sopa siempre que te apetezca, no hay porque volverse hambrienta. Evita las sopas en lata, instantáneas o en restaurantes, ya que te será más fácil controlar los nutrientes, grasas y sal que le hechas a una sopa se la preparas tú. Además, así estarás 100% segura de que será fresca.

  • Puntos positivos: rápida, eficaz y de corta duración. Con solo 10 días puedes ver los resultados. Limpia todas las toxinas y residuos acumulados, reduce los niveles de colesterol, ácido úrico y facilita el tránsito intestinal.
  • Puntos negativos: por ser una dieta diurética, gran parte del peso que vas a perder será en líquidos por lo que es muy fácil recuperarlos una vez que vuelvas a tu alimentación normal.

2. Dieta Dukan

Esta dieta para adelgazar alcanzó la fama en los años 2000 después de que varias celebridades reconocieran que era su tipo de dieta preferido. Creada por el nutricionista francés Pierre Dukan está basada en 4 fases: ataque y crucero (fases de adelgazamiento), consolidación y estabilización (fases de mantenimiento).

El secreto de la dieta Dukan está en la combinación de alimentos entre cada una de las fases para bajar de peso de una manera pensada y saludable. En cada fase puedes comer la cantidad que quieras de cada alimento permitido y se recomienda que lo hagas para que no tengas hambre.

  • Puntos positivos: adelgaza rápidamente – puedes llegar a perder entre 1 a 5kg solo en la primera semana. Tiene en atención los nutrientes necesarios al organismo en cada fase. Incluye una reeducación alimenticia para que no sufras un rebote y mantengas tu organismo saludable.
  • Puntos negativos: la prohibición de carbohidratos y verduras con almidón en las primeras dos fases de esta dieta puede conllevar algunos problemas intestinales, por la falta de fibra, ansiedad y mal humor.

3. Dieta Paleo

Si nuestros antepasados no tenían problemas gastrointestinales, cardiovasculares y de sobre peso, entonces el secreto para una alimentación saludable es volver al pasado. Esta es la base de la Dieta Paleo creada por Loren Cordain y presentada en su libro La dieta paleolítica. Su teoría es que el metabolismo humano no ha evolucionado suficientemente rápido para poder acomodar los cambios alimenticios de hoy y que sigue adaptada a nuestra alimentación en el período paleolítico.

En este tipo de dieta entran solamente los alimentos naturales que no han sufrido ningún tipo de transformación industrial. Fuera con los aceites, edulcorantes, leche y derivados, cereales, patatas, entre otros. La alimentación deberá ser rica en proteína, fibra, grasas monosaturadas (omega-3, por ejemplo), potasio y vitaminas y minerales; y pobre en carbohidratos y sodio.

  • Puntos positivos: adelgazamiento progresivo y mejoramiento de la salud del organismo. El elevado consumo de vitaminas, minerales y fibras mejoran el funcionamiento del intestino y previenen enfermedades como la anemia, mientras que las sustancias antioxidantes ayudan a prevenir enfermedades como la diabetes o cáncer.
  • Puntos negativos: el bajo contenido de carbohidratos puede resultar en falta de energía, cansancio general y mal humor. La exclusión total de lacticinios de la dieta puede conllevar una disminución de los niveles de calcio, mineral esencial a la salud ósea y contracción muscular.

4. Dieta Atkins

Creada por Robert Atkins esta dieta se basa en la reducción de la ingesta de carbohidratos por oposición al aumento del consumo de proteína. Esta reducción de los carbohidratos hará con que el organismo sea obligado a utilizar la grasa como fuente de energía, potenciando su quema. Están prohibidos los alimentos que contengan azúcar en su composición: dulces, zumos, bacón, jamón york, entre otros.

Igual que en otros tipos de dietas para adelgazar, también la dieta Atkins está dividida en 4 fases cuya duración depende de las necesidades de cada una. El principio será el mismo que para la dieta Dukan: las fases de inducción y baja de peso de manera continúa para adelgazamiento y de mantenimiento previo y mantenimiento para mantenimiento del peso perdido.

  • Puntos positivos: adelgaza rápidamente – puedes perder entre 2 a 5kg en la primera semana. Reducción efectiva de la masa grasa corporal, previniendo enfermedades cardiovasculares.
  • Puntos negativos: el bajo contenido de carbohidratos puede resultar en falta de energía, cansancio general, mal humor y falta de concentración.

5. Dieta volumétrica

Para Barbara Rolls, creadora de la dieta volumétrica, el problema principal con las dietas para adelgazar es la sensación de frustración con la disminución de la cantidad de comida en los platos. Como alternativa, la dieta volumétrica propone una reeducación alimenticia, canjeando los alimentos grasos y calóricos por alimentos ricos en agua.

Este cambio significa que puedes comer más que antes, porque estos alimentos no aportan tantas calorías como los demás, y que, aunque puedas comer más, coma menos, porque los alimentos ricos en agua resultan en una sensación de saciedad extendida. Además el hecho de que un plato esté lleno indica visualmente al cerebro que ya has consumido una gran cantidad, proporcionando una sensación de saciedad con menos cantidad real de comida.

  • Puntos positivos: adelgazamiento progresivo. Como está basada en la equivalencia de densidad energética, no hay alimentos prohibidos e incluso se incentiva a que comas un postre al día.
  • Puntos negativos: hay que gustar de variedad y tener mucha disciplina. Si no varias los alimentos volumétricos que eliges puedes acabar en la monotonía y sufrir un rebote.

Otras dietas para adelgazar

 

Hacer una dieta para adelgazar es siempre algo difícil porque implica cambios en tus costumbres diarias y en el funcionamiento de tu cuerpo al que estás acostumbrada. Elige una dieta no solo por sus resultados a nivel de adelgazamiento pero también por los beneficios que puede aportar a la salud de tu organismo.

Y recuerda: una dieta no es fácil para nadie, solo es una cuestión de elegir la que más se adecua a ti. Porque todas somos únicas, ¡pero estamos juntas en esta batalla!

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El deporte o la actividad física te aportan muchos más beneficios de los que te puedes imaginar....

Para ser una mujer feliz tienes que poner de tu parte y luchar por ello. Las acciones que te tocará...

La cena es una de las comidas que más nos solemos saltar. También se puede dar el caso de que la...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan