6 ideas de desayunos saludables para niños

Mamá  / 

¿Sabías que los niños que van al cole sin desayunar son los que tienen más papeletas para engrosar las cifras de sobrepeso y obesidad infantil? Los datos del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) así lo demuestran. Una razón más que refuerza la importancia de preparar desayunos saludables para niños. Tampoco tienes que complicarte demasiado. Solo asegurarte de que el desayuno incluya lácteos, proteínas, hidratos (pan integral, cereales sin azúcares o frutos secos) y fruta fresca. Los huevos tampoco deberían faltar algún día a la semana.

En cuanto a las calorías, el desayuno debería representar el 30% del aporte energético total diario. Las calorías diarias puedes calcularlas cogiendo una base de 1.000 calorías y añadiendo 100 más por cada año. Es decir, que un niño de 10 años necesita ingerir 2.000 calorías al día, más o menos.

Recetas de desayunos saludables para niños

Conseguir que los niños desayunen bien por las mañanas es un triunfo, pero hay que intentarlo. Para ello, lo mejor es preparar recetas variadas que les entren por los ojos. Lo saludable no tiene por qué ser aburrido. ¿Necesitas inspiración? Te damos algunas ideas para complementar al vaso de leche (o yogur, o queso fresco).

1. Tostada integral de crema de cacahuete y plátano

crema de cacahuete

Cuando hablamos de tostadas, siempre es mejor que sean de pan de calidad e integrales. En este caso vamos a sustituir la mantequilla por una opción algo más saludable: la crema de cacahuete. Este alimento aporta carbohidratos, proteínas y grasas saludables. Justo lo que tus hijos necesitan para afrontar el día con energía.

Lo único que tienes que hacer es tostar un par de rebanadas, untarlas con la crema y cubrirlas con un plátano cortado en rodajas.

2. Gofre con fruta

Los dulces y la bollería industrial no son recomendables si quieres hacer desayunos saludables para niños. En estos casos siempre puedes preparar tú misma la bollería. Un bizcocho, unas tortitas o un gofre casero de vez en cuando harán el desayuno más atractivo. Eso sí, trata de acompañarlos con un poco de fruta.

Puedes preparar la masa (lleva harina, de preferencia integral, leche, levadura, huevo, mantequilla y azúcar, de preferencia poco) el día anterior y guardarla en la nevera.

3. Sándwich de huevo

El huevo es ideal para los desayunos saludables para niños, así que siempre puedes hacer una tortilla francesa o prepararlos revueltos. Otra opción más completa es preparar un sándwich. Coges dos tostadas de pan integral, le metes una loncha de jamón cocido, otra de queso, un huevo a la plancha y listo.

Si a tus hijos les gusta, puedes sustituir el jamón y el queso por un tomate en rodajas y algo verde (lechuga, espinacas, etc.).

Lee también: Ideas de snacks saludables para niños

4. Batido de frutas, con o sin avena

batido de frutas

A estas alturas todas somos conscientes de lo importante que es comer fruta. Pero también sabemos los difícil que es que algunos niños la prueben. ¿Es tu caso? Siempre puedes recurrir a los batidos o smoothies. Te proponemos 5 diferentes:

  • Una taza de leche semidesnatada, plátano, manzana y media taza de avena. La avena es un cereal bajo en calorías, pero rico en macronutrientes esenciales para el organismo como proteína, fibra y antioxidantes.
  • Un yogur natural, fresas y media taza de avena.
  • 1 mango pelado y troceado, 1 plátano, un vaso de zumo de naranja natural y un yogur natural.
  • Batido de plátano y chocolate: una taza de leche, un plátano y 2 cucharadas de cacao en polvo. Para el verano, puedes añadir cuatro cubitos de hielo.
  • Batidos de fresas con vainilla: 8 fresas (puedes comprarlas congeladas si no es temporada), 100 ml de leche, un yogur natural y unas gotas de extracto de vainilla.

5. Tostadas con patés vegetales

¿Has probado a preparar hummus o guacamole? Si los untas en unas tostadas, son un magnífico desayuno.

6. Crepes de jamón y queso

Las crepes son muy fáciles de hacer y tienen una textura muy suave y agradable para los más pequeños. Normalmente las comemos con algo dulce, pero en esta ocasión vamos a prescindir del azúcar para la masa y vamos a optar por un relleno salado.

¿Nunca las has preparado? Solo llevan harina, leche, huevo, mantequilla y una pizca de sal (las cantidades dependerán de las que vayas a preparar). Cuando tengas los ingredientes mezclados, echa un poco de aceite en una sartén y vete añadiendo unas cucharadas de masa, hasta que esta cubra el fondo de la sartén. Cuando haya cuajado, dale la vuelta y espera a que se haga por el otro lado.

Saca el plato y añade queso rallado y jamón cocido. Enrolla y vuelve a pasar por la sartén para que el queso se derrita.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Separarse nunca es fácil, pero menos aún cuando hay hijos de por medio. Ponerse de acuerdo con la...

Las temperaturas comienzan a bajar. Entonces, sacas la ropa de invierno, se la pruebas y a tus...

Antes, cuando un matrimonio se divorciaba, lo más habitual era que uno de los progenitores se...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.