Depresión mayor: ¿Qué es y síntomas?

Bienestar, Salud  / 

Estar triste a causa de una situación difícil, es algo que ocurre a menudo. El sufrimiento no es ajeno a nadie, y mucho menos el ser susceptible a éste. En menor o mayor grado, a cada quien una situación mala le afectará. Son reacciones humanas. ¿Pero cómo saber si se trata de una depresión mayor?

Se trata de algo diferente cuando lo que es una simple tristeza pasa a ser un estado constante del cual no se puede salir. Si es así, se podría estar enfrentando un proceso depresivo, siendo uno de estos el de la depresión mayor, uno de los más graves.

¿Qué es la depresión mayor?

La depresión mayor es un trastorno del estado de ánimo en donde aparecen uno o varios episodios depresivos. Su duración es de unas dos semanas como mínimo, y entre sus síntomas se encuentran algunos como decaimiento, desesperanza, apatía e irritabilidad.

Al sufrir de depresión mayor no se está “simplemente triste”. En cambio, la persona es incapaz de mostrar iniciativa ante cualquier tipo de actividad cotidiana. No importa que esta actividad sea una algo agradable como un pasatiempo, de igual forma, no se tendrá voluntad de realizarla.

Tampoco se está en la capacidad de pensar o razonar de una manera sana o común, puesto que cada pensamiento está influenciado por la depresión. No se puede desarrollar una vida común así, y debido a la actitud de las personas depresivas sus relaciones personales se ven seriamente afectadas para mal.

Por lo general, suele presentarse en un inicio en la adolescencia o en la adultez joven y, a lo largo de los años, se pueden presentar por igual fases de ánimo normal entre las fases depresivas. Por ello, se tiende a creer erróneamente que se ha superado la depresión. Es también importante destacar que su cuadro se puede dividir en leve, moderado y grave.

Síntomas

síntomas de la depresión mayor

Los síntomas de la depresión mayor son muchos y bastante notables, hasta el punto incluso de interrumpir el desarrollo normal de la vida de la persona, tanto de una forma emocional como física.

Para que alguien sea diagnosticado con depresión mayor debería presentar los siguientes síntomas:

  • Pérdida del interés en actividades que con anterioridad representaban una satisfacción para la persona: Por ejemplo, si se disfrutaba de cantar y esto ya no representa nada especial.
  • Insomnio o hipersomnia: Las dificultades para dormir son muy comunes en la depresión mayor.
  • Aumento o pérdida de peso: Cuando se está depresivo, se puede disminuir  o aumentar de peso dramáticamente con una gran facilidad, .
  • Baja autoestima: Cuando se está deprimido, no se posee una valoración correcta de sí mismo.
  • Problemas de concentración: Representa una gran dificultad el concentrarse, incluso en cosas sencillas. Tampoco se es apto para tomar decisiones, puesto que la persona está muy influenciada por la situación.
  • Culpabilidad: La culpa es también muy común en las personas con depresión mayor. Se tiene culpa acerca de los daños que se están teniendo por la situación y el cambio notable que sienten las otras personas a su alrededor.
  • Pensamientos suicidas: En algunos casos los pensamientos suicidas pueden presentarse, por lo que buscar un tratamiento efectivo se convierte en algo de extrema vitalidad.

Lee también: Diferencias entre ansiedad y depresión

Causas

La depresión mayor tiene múltiples factores. Influyen tanto los factores genéticos y las vivencias del pasado, como las adversidades psicosociales, es decir, aquellas dificultades presentes en los aspectos de personalidad y el contexto social.

Otra de las causas se encuentran en las dificultades en las relaciones sociales e incluso el estatus socio-económico de la persona influye. Sin embargo, todos estos factores también puede coexistir y mientras más de ellos estén presentes, mayor será el riesgo de sufrir de depresión mayor.

Cabe destacar que la depresión mayor ha sido vinculada a la falta de dopamina en el sistema de recompensa del cerebro. Todas estas causas se desencadenan en una vida sedentaria.

Consecuencias de la depresión mayor

Al hablar sobre la depresión mayor, se está tratando un tema en extremo delicado, cuyas consecuencias pueden disminuir la calidad de vida de quien padezca de ella. Las consecuencias pueden ser observables físicamente y psicológicamente.

Por la parte física, al presentarse el insomnio, la falta de sueño repercutirá en la condición física de la persona. Cuando alguien está depresivo es muy común el aumentar o disminuir de peso. También se tendrá una rutina con pocos ánimos, así como probablemente dolores de cabeza y otros malestares como irritabilidad y frustración.

El llanto frecuente y la falta de memoria y concentración afectan la vida diaria, y si se le suma la tensión constante a la que se está sometido, no es de extrañar que esto provoque que las personas terminen alejando a sus seres queridos de su alrededor de manera involuntaria.

Tratamiento

Aunque se trate de una patología bastante seria, la depresión mayor tiene modos de tratarse. Sin embargo, todo depende de la gravedad del asunto, puesto que los casos más leves pueden ser tratados únicamente por medio de la psicoterapia. En cambio, aquellos que poseen más gravedad están en la posibilidad de requerir de la ayuda de fármacos.

Cuando se trata de la alternativa que surge con la terapia psicológica, este método es uno de los más eficaces para una superación completa. La más destacable es la terapia cognitivo-conductual, en donde la persona evalúa y da un significado al estímulo por medido de sus actitudes, autovaloraciones y creencias.

La meta será siempre la de tener una autoestima alta, donde el pesimismo no tenga cabida y se reemplace por pensamientos más positivos. Algunas de las técnicas cognitivo-conductuales son la reestructuración cognitiva, la autoobservación y el desarrollo de habilidades de resolución de problemas.

Si se trata de una depresión más grave donde no se han logrado resultados satisfactorios con la terapia psicológica, se debe asistir al tratamiento farmacológico. Entre los psicofármacos más empleados para lidiar con esta, se consiguen los antidepresivos tricíclicos, los inhibidores de la monoaminooxidasa y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

Sin embargo, los fármacos antidepresivos son un paso serio en el tratamiento contra la depresión mayor, por lo que se debe estar consiente de todos sus efectos secundarios, así como plantearse si no hay otra solución a la depresión.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Afortunadamente, las dietas locas están cada vez menos de moda. Las personas han tomado conciencia...

El gluten consiste en un grupo de proteínas designadas como glutelinas y prolaminas en su mayoría,...

¿Últimamente has pensado en tener un desafío a la hora de hacer ejercicios? Unas de las modalidades...

Sobre el autor

Habla con nosotras en m.me/ellashablan