Depilación brasileña: qué es y cómo hacerla en casa

Belleza, Piel  / 

Hay varios tipos y métodos de depilación, pero seguramente que ya has notado que cada vez más se habla de la depilación brasileña. Parece ser la nueva moda de las clínicas de estética e incluso en Hollywood son muchas las celebridades que se declaran aficionadas de este tipo de depilación. ¿Sabes qué es y lo que conlleva? Te lo explicamos.

Qué es la depilación brasileña

La depilación brasileña es similar a la que se hace en línea del bikini, pero más… amplia. Además de las ingles, el vello a lo largo de los labios vaginales y en la zona del ano también se remueve con cera para dejar toda la zona uniforme.

Para la parte superior, el pubis, puedes optar por un diseño en triangulo, en rectángulo o al estilo de Hollywood, sin nada.

Tipos de depilación brasileña

Ingles brasileñas

En esta variante de la depilación brasileña, solo las ingles y los labios vaginales se depilan completamente.

Queda el vello del pubis, normalmente con una forma cuadrada, aunque puedes elegir otras formas, y el vello en la zona del ano.

Depilación brasileña completa

Esta es la versión tradicional en la que se remueve el vello de la zona perianal y vaginal por completo. El pelo del pubis puede tomar la forma que quieras. Los diseños más populares son, sin embargo, el de la pista de aterrizaje o bigote (un rectángulo) y el triangulo.

¿Duele?

Sí. Cada persona encara el dolor de forma diferente, pero en este caso todas las mujeres parecen estar de acuerdo que sí, duele.

Pero no dejes que el dolor te pare. Normalmente, dura el momento de una rápida inhalación (cuando tu cerebro se entera de lo que va a pasar en seguida) y ya está. Las primeras aplicaciones de cera serán más dolorosas pero luego se vuelve más fácil a medida que la zona se queda como que anestesiada.

Cómo hacerlo en casa

Cómo hacer la depilación brasileña en casa

Materiales necesarios

Antes de empezar, debes asegurarte de que tienes todos los materiales necesarios.

Debes tener:

  • Cera
  • Una espátula para aplicar la cera
  • Tiritas cortadas en rectángulos estrechos
  • Un pequeño espejo para que puedas ver entre las piernas
  • Pinzas
  • Talco (opcional)

La cera debe ser caliente. Para la primera vez puedes usar una para microondas, por ejemplo. Si luego sigues haciendo esta depilación en casa ya te compensará comprar un calentador de cera para mantener la temperatura constante.

Corta el vello

Antes de aplicar la cera es fundamental que te cortes un poco el vello. Intenta que queden con más o menos 0,6 cm de largo.

Más que eso y podrás perder el control del que se queda atrapado en la cera y tirar de zonas que no esperabas. Menos que ese largo y la cera no será capaz de atraparlos correctamente para tirarlos desde la raíz.

Prepara la piel

Lava y seca muy bien la piel para remover fluidos o aceites que puedan condicionar el agarre de la cera. El vello deben estar bien seco también.

Antes de empezar con la cera puedes aplicar un poco de talco para proteger la piel si la tienes muy sensible, pero es opcional.

Verifica la temperatura de la cera

La piel en la zona vaginal es muy sensible y puede irritarse o quemarse muy fácilmente. Cuando creas que la cera ya tiene la temperatura ideal, prueba aplicar un poco sobre el interior de la muñeca, donde la piel también es muy sensible.

Si sientes que te quema, espera un ratito más y vuelve a probar las veces necesarias.

Por dónde empezar

Ahora que lo tienes todo listo (no olvides poner el espejo antes de empezar), llega la hora de saber por dónde empezar.

Aquí tienes dos opciones.

Las esteticistas suelen aconsejar empezar desde la pubis e ir bajando poco a poco hasta alcanzar la zona perianal. Con este método es más fácil acompañar tu progresión.

Las esteticistas brasileñas, sin embargo, prefieren empezar desde la parte interior del muslo o desde las ingles hacia la zona vaginal. La razón está en el tipo de piel. Como esta no es tan sensible en estas zonas, te acostumbras al dolor poco a poco antes de llegar a la parte central, más dolorosa.

Cómo aplicar la cera

En cuanto a las cantidades, debes usar más o menos lo que utilizas en la depilación de otras partes del cuerpo. Ni mucho, para que la tirita agarre el vello y no solo cera, ni una cantidad muy reducida que no sujete el pelo en la cera.

Más importante que las cantidades es la forma como la aplicas. Usa la espátula para aplicar la cera siempre en la dirección en la que el vello crece. Por ejemplo, si en la zona vaginal el vello crece en dirección a los labios, debes aplicar la cera desde el exterior hacia los labios también.

Si notas que en algunas zonas el vello crece en direcciones contrarias será mejor que apliques la cera poco a poco para seguir este crecimiento. Esto es muy importante para evitar dañar los folículos y prevenir vellos encarnados.

Arregla con las pinzas

Cuando tiras de la cera es normal que queden siempre algunos pelos más testarudos. Si no son muchos, es mejor que sigas con otra zona en vez de aplicar y tirar de la cera muchas veces en la misma zona.

Luego, cuando termines, podrás arreglar las cosas con unas pinzas. Si ya estás satisfecha con los resultados, aplica una crema para tranquilizar la piel, como una que contenga aloe vera por ejemplo.

Lee también: Ventajas y desventajas de usar cremas depilatorias

Cuidados

En las 24h después de la depilación debes ponerte braguitas de algodón para dejar la piel respirar y pantalones sueltos o falda para no frotar o apretar la zona.

También se recomienda que no hagas ejercicio físico para que el sudor no inflame la piel. Tampoco debes tener relaciones sexuales en este período ya que la piel va a estar sensible y los fluidos pueden resultar dolorosos en los folículos.

Tras las 24h solo tienes que ir exfoliando la piel con un guante o esponja apropiada para evitar los vellos encarnados.

 

Si ya estás acostumbrada a hacerte depilación con cera, sabes que puede costar, pero cada tirada dura el tiempo de una respiración. La depilación brasileña es dolorosa, pero no dejes de probarla por eso.

La sensación de frescura y ligereza que se siente después es algo que toda la mujer debería probar por lo menos una vez. Y luego, si no te gusta o no crees que valga la pena el dolor, solo tienes que esperar a que el vello crezca y la vida sigue normal.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Teñirse el pelo no es una decisión tomada de sopetón. Hay que tener en consideración los colores...

Al igual que utilizamos el tipo de loción, la crema y el resto de cosméticos más adecuados a...

La microdermoabrasión es un procedimiento dermatológico cada vez más buscado para devolverle al...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan