10 ideas básicas para la decoración de terrazas

Decoración, Hogar  / 

Contar con un espacio exterior en una vivienda es todo un lujo. Ya sean grandes o pequeñas, estos rincones nos ayudan a relajarnos y a tomar aire fresco sin salir de casa. Sin embargo, muchas veces no aprovechamos su potencial como deberíamos y acaban convirtiéndose en una zona casi olvidada. Por ello, te traemos varias ideas de decoración de terrazas que te ayudarán.

¿Quieres convertir tu terraza en una extensión de tu casa? Sigue leyendo. Si en tu casa también tienes este espacio y sientes que no lo aprovechas como deberías, prueba estas ideas que te ayudarán a darle un aire acogedor.

Consejos para la decoración de terrazas

1. Adapta el mobiliario al espacio

Adapta el mobiliario al espacio

Aunque tu terraza sea más bien un balcón, no tienes por qué renunciar a colocar una mesa y unas sillas. Opta por un mobiliario ligero y plegable que te permita guardarlos cuando no los utilices o, incluso, colgarlos de unos soportes que instales en la pared. Para dar una sensación más acogedora, coloca cojines mullidos en las sillas.

En cuanto a la decoración de terrazas un poco mayores, pero todavía con unas dimensiones reducidas, puedes colocar un sofá en forma de L pegado a la barandilla y uno de los laterales. De esa forma, dejarás libre la zona de paso y te quedará hueco para una pequeña mesita auxiliar en la que colocar un libro o una taza de café. Una alfombra con rayas verticales alargará visualmente el espacio.

Si tienes la suerte de tener una terraza grande, puedes colocar en un lado la zona de estar y en otro una mesa con sillas.

2. Los textiles, de exterior y que no sean oscuros

Una terraza siempre es más acogedora si le añades textiles. Una alfombra para exterior, unos cojines bonitos e incluso unas cortinas para protegerte del sol y de las miradas indiscretas. Aquí hay pocas reglas, pero hay tres que conviene seguir:

  • Escoge colores claros para que no se calienten demasiado en verano.
  • Asegúrate de que las telas escogidas sean específicas para el exterior. Así te durarán más tiempo.
  • El material tiene que ser transpirable.

3. No te olvides de las plantas

plantas terraza

Es frecuente que llenemos las terrazas con plantas colocadas sin ton ni son. Al final, lo que se consigue es crear un efecto caótico y quitar superficie útil. Así que lo mejor es planificar dónde se van a colocar las plantas. En una terraza pequeña, lo mejor es crear un jardín vertical. Con unos paneles con rejillas colocados a lo largo de la pared de donde colgar las plantas será suficiente. Para dar mayor profundidad, puedes poner en el fondo las plantas que tengan las hojas más claras y dejar las de hojas oscuras para el frente.

En terrazas grandes puedes colocar plantas de buen tamaño, pero es recomendable que optes por especies autóctonas o que no requieran mucho mantenimiento. Palmeras, boj, cactus o ficus son ideales para este espacio.

También son bastante resistentes plantas como la verbena, la lavanda, la hiedra, el rosal, la enredadera de batata, el clavel, la hortensia, el geranio, la euphorbia, la calibrachoa, el coleo, la cala o la begonia.

Dependiendo del aire que le quieras dar a tu terraza, puedes jugar con las macetas. Para un toque rústico las puedes poner de madera, si te va lo vintage el hierro es perfecto y si eres más minimalistas puedes optar por el color blanco y las líneas rectas.

4. Crea una prolongación de tu vivienda

Una solución para que tu terraza parezca una prolongación de tu vivienda es decorarla como si fuera parte del salón. Coordina las decoraciones, con muebles del mismo estilo, textiles en tonos dentro de la misma gama de color y suelos que unifiquen los espacios. Lo ideal sería colocar una cristalera corredera que pudieras dejar abierta, pero eso ya implica obras.

5. Aporta frescor

aporta frescor

En los meses más calurosos del año, sentarse en el exterior puede ser complicado. Por eso es imprescindible contar con un poco de sombra. Lo bueno es que tienes un montón de opciones. Puedes instalar una pérgola, una sombrilla articulada o unos toldos en forma de velas.

Si eso lo complementas con una fuente de agua, conseguirás crear una sensación térmica de varios grados a la baja.

6. Escoge el suelo correcto

Te sorprendería saber cómo cambia una terraza con solo poner un suelo diferente. Si no tienes mucho presupuesto, puedes probar a pintarlo. No obstante, lo ideal es que adaptes el tipo de pavimento al uso que vayas a darle a ese espacio.

Por ejemplo, si vas a poner una zona de comedor, lo mejor son los pavimentos poco porosos, pues son fáciles de limpiar. En cambio, si hay niños que van a estar descalzos todo el rato, puedes optar por un césped artificial.

7. Diseña una zona de almacenaje

zona de almacenaje

Se acabó el convertir la terraza en un trastero. Puedes aprovechar esa zona para guardar cosas que no utilices en el día a día, pero sin renunciar a la estética. En terrazas muy pequeñas, lo mejor es colgar armarios o estanterías verticales en la pared.

Otra opción es hacerse con un banco o baúl que haga juego con el mobiliario exterior pero que tenga espacio de almacenaje en su interior. Si le colocas un cojín a medida, puedes usarlo como asiento extra.

8. Decora con luz

A la hora de meterse con la decoración de terrazas, la luz también es un aspecto importante a tener en cuenta. Para poder disfrutar de ella por la noche, te vendrá bien instalar diferentes puntos de luz indirecta, al igual que has hecho en tu salón. Unos farolillos, unas velas o unas guirnaldas de luz completarán el conjunto.

9. Deja el color para los accesorios

color accesorios terrazas

Las reglas en la decoración de terrazas no son muy diferentes a las de la decoración de interiores. Si quieres que el diseño sea atemporal, debes seleccionar tonos neutros para los muebles y las superficies grandes.

La nota de color déjala para los accesorios que puedas cambiar fácilmente, como macetas, manteles, cojines o vajillas.

10. Ideas de decoración de terrazas para lograr intimidad

En caso de que quieras separar tu terraza de la del vecino lo mejor es optar por plantas de exterior altas, como la planta de serpiente (también conocida como sanseviera), la palmera excelsa, el castaño de Guinea (lo malo de esta es que no aguanta bien el frío) o el tronco de Brasil. Si las plantas en macetas altas ganarás más altura e intimidad.

También puedes colocar listones horizontales de madera, unas cortinas o mamparas de exterior. Pero en estos casos a lo mejor necesitas el visto bueno de la comunidad.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las albóndigas no son simplemente uno de los platos más atractivos para los niños, por su formato...

Al igual que haces con las fundas, las sábanas, el edredón y el colchón, también es necesario lavar...

Las chimeneas no solo sirven para dar calor. Son el punto focal de las estancias en las que están...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.