Cómo lograr un cuerpo fitness de mujer

Fitness, Salud  / 

Un cuerpo fitness de mujer no es el equivalente a un cuerpo delgado y flaco. El objetivo de quienes buscan alcanzar este estado es tener un cuerpo fuerte, en forma y mejor preparado para todas las situaciones. Se trata de conseguir el equilibrio entre un organismo sano, fruto de una alimentación variada y cuidada, y una musculatura tonificada y desarrollada (pero no necesariamente grande), promoviendo así un bienestar físico que se ve y se siente.

3 consejos para conseguir un cuerpo fitness de mujer

1. Come sano y ligero

Lo primero que se suele pensar cuando se habla de un cuerpo fitness de mujer es en el ejercicio físico. Sin embargo, este solo será eficaz si tienes una alimentación variada y sana, que aporte al organismo todos los nutrientes necesarios para que el cuerpo pueda funcionar perfectamente y reaccionar de la forma esperada ante el esfuerzo físico.

Apuesta en frutas y verduras

Apuesta en frutas y verduras: estos alimentos son bajos en calorías pero ricos en nutrientes esenciales al organismo. Además, la dulzura natural de las frutas ayudará a elevar tus índices de energía de una forma progresiva y natural, dispensando así la utilización de otros alimentos y bebidas azucaradas para lograr el mismo efecto.

Aumenta el consumo de proteína y fibra: el ejercicio físico y esfuerzo sobre los músculos aumentará su necesidad de proteína para promover su recuperación y crecimiento. Aumentar el consumo de este macronutriente te ayudará a obtener un cuerpo fitness de mujer más rápidamente, ya que promoverá la tonificación muscular y a que no te sientas tan cansada y dolorida después de cada entrenamiento. Además, en combinación con la fibra, promueve el bienestar del sistema digestivo e intestinal, reduciendo la sensación de hinchazón y, sobre todo, aumentando la eficacia de estos órganos en la absorción de nutrientes.

Come varias veces al día: evitar comer para no ingerir calorías es un error frecuente de quienes quieren un cuerpo fitness de mujer. Sin embargo, comer es una de las mejores formas para aportar energía al cuerpo y estimular el metabolismo para que este queme más grasa. El truco está en evitar alimentos calóricos, grasosos y azucarados y apostar en snacks saludables como trocitos de fruta, por ejemplo.

2. Muévete

Una alimentación cuidada es esencial para crear las condiciones ideales para lograr un cuerpo fitness de mujer. Sin embargo, el último paso se consigue con el ejercicio físico. Debes apostar en entrenamientos con un amplio rango de interacción muscular para trabajar todo el cuerpo por igual. Prueba combinar ejercicios de cardio con otros de fuerza y con pesas, para así trabajar tu resistencia cardíaca mientras estimulas los músculos y su crecimiento.

Muévete

No hace falta que hagas un tipo de entrenamiento específico para lograr un cuerpo fitness, solo que sepas crear la combinación más adecuada. Para aumentar la eficacia de tus esfuerzos, prueba también darlo todo en pequeñas tareas, ya sea limpiando la casa o paseando al perro.

Lee también: Ejercicios de gimnasio para adelgazar y tonificar

3. Descansa

Recuerda que lograr un cuerpo fitness de mujer es también lograr un cuerpo más sano, siendo el descanso esencial para alcanzar este objetivo.

Además de darle tiempo a los músculos para que se recuperen y crezcan naturalmente, descansar y dormir evita también que el cuerpo empiece a segregar la hormona del estrés, el cortisol, responsable por el aumento del apetito y por la acumulación de reservas de grasa.

¿Cuánto tiempo puede tardarse en conseguir un cuerpo fitness?

De la misma forma que no hay un entrenamiento físico específico para este objetivo o una dieta diseñada con el mismo propósito, tampoco hay una fecha final para obtener el cuerpo que tanto anhelas.

En media, los expertos en fitness sugieren un período de 14 semanas hasta que puedas decir que tienes un cuerpo fitness, aunque este todavía se puede mejorar. Sin embargo, este es un período solamente indicativo, ya que factores como el índice de grasa corporal de la persona, su alimentación y el tipo de ejercicios físicos practicados así como su intensidad y regularidad influyen en la velocidad de todo el proceso.

Dietas recomendadas

No existe una dieta especial diseñada para tener un cuerpo fitness de mujer. En general, la mayoría de las dietas tiene como objetivo adelgazar, eliminando o restringiendo en la alimentación alimentos importantes para el mantenimiento de un organismo sano y que estimulen el desarrollo muscular.

La dieta Paleo es la que más se acerca a un plan alimenticio adecuado a la combinación de pérdida de peso y tonificación muscular, siendo incluso recomendada para practicantes de CrossFit por apostar en verduras, frutas y proteína en sus menús, pero tampoco puede ser considerada como la única que debes seguir para lograr tus objetivos.

Incluso si decides seguir otra dieta como la de Atkins o de Puntos para adelgazar, debes estar preparada para hacer pequeños cambios en estas para incluir alimentos que promuevan la eficacia de tus entrenamientos físicos.

Para tener más energía, prueba consumir carbohidratos saludables, como frutos secos, miel, cereales integrales y legumbres, y grasas buenas, como nueces, almendras, semillas y aceite de oliva.

Si quieres agregarle más proteína a tu dieta, apuesta en las carnes magras, como pollo, pavo y carne roja sin grasa, pescado, huevos, y leguminosas como las alubias, lentejas y soja, por ejemplo.

Tip Final: registra tu evolución

Registrar tu evolución es una forma sencilla de mantenerte motivada para lograr tu objetivo de tener un cuerpo fitness de mujer. Puedes definir uno o más días de la semana para hacer tu registro u optar por hacerlo todos los días. El hecho de que puedas ver a través de los números cuanto has adelgazado, crecido muscularmente o mejorado tu desempeño en los entrenamientos físico te ayudará a ver efectivamente que todo el esfuerzo no ha sido en vano y a darte ganas para seguir con tu proyecto.

¡Ojo! No debes tomar el peso como un medidor de tu adelgazamiento. A medida que pierdes grasa, los músculos tomarán su lugar y, además de la figura elegante que aportan, son también más pesados que la grasa, por lo que puedes estar adelgazando, pero aumentando de peso en simultaneo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente....

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan