12 claves para criar niños seguros de sí mismos

Mamá  / 

Tener la autoestima alta es fundamental para superar los obstáculos y alcanzar las metas que nos vamos marcando a lo largo de nuestra vida. Esa confianza en uno mismo se forja desde el momento en el que nacemos. Por eso es tan importante hacer lo posible por criar niños seguros.

¿Cómo se consigue? Te damos algunos consejos.

Cómo criar niños seguros

1. Los padres, el mejor ejemplo

Los padres, el mejor ejemplo

Para enseñar a un niño a confiar en sí mismo debemos empezar por transmitirle esa autoconfianza. Aunque creas que una situación te sobrepasa, debes tratar de abordarla con el mayor entusiasmo posible. Los niños imitan lo que ven en casa, así que si siempre han visto cómo su mamá afrontaba los retos con una sonrisa en la boca y sin perder los nervios, ellos lo verán como algo normal.

2. Deja que se equivoquen

De los errores se aprende, así que cuando tus hijos cometan alguno, no los machaques. Lo que sí puedes hacer es darles algunas sugerencias para ayudarles a mejorar.

3. Si se caen, anímales a que se levanten

Tampoco dejes que el miedo al fracaso les frene para volver a intentarlo. Enséñales a ser perseverantes y a no dejarse vencer por un pequeño contratiempo. Durante ese proceso, es importante que les digas lo orgullosa que estás de ellos.

4. Sin presión

Está bien que apoyes a tus hijos para que saquen partido de las cosas que se les da bien, pero no les presiones demasiado. De lo contrario, conseguirás que acaben por perder el interés.

Lee también: Claves para educar niños felices

5. Invítales a que prueben nuevas habilidades

También es importante que les animes a probar cosas nuevas. De esta forma, irán adquiriendo nuevas experiencias y habilidades que les serán útiles para saber que pueden conseguir lo que se propongan. Halaga su valentía por atreverse a afrontar nuevos retos.

6. Márcales algunas metas

Para criar niños seguros de sí mismos, los expertos también recomiendan ir marcándoles pequeños objetivos. Estos deben ser alcanzables para que no desanimen, pero no demasiado fáciles.

Así, cuando los alcancen, los niños sentirán que pueden convertir sus deseos en realidad. Más adelante, serán ellos quienes elaboren una lista de logros y trabajen para alcanzar las metas.

7. El esfuerzo tiene su recompensa

Lo normal es elogiar a los niños cuando obtienen algún logro. Es lo correcto, pero es igual de importante felicitarlos por el esfuerzo que han puesto, aunque el resultado no haya sido el más satisfactorio. Al mismo tiempo, hazles ver que los resultados ante un esfuerzo no siempre son inmediatos. La mayoría de la veces se necesita perseverancia y trabajo para recoger los frutos.

8. Involúcralos en las tareas del hogar

Involúcralos en las tareas del hogar

Si quieres que tus hijos sientan que se les tiene en cuenta, hay que empezar desde casa. Asignarles una tarea proporcional a su edad les hará ver que confías en ellos.

9. La perfección no existe…

Y cuanto antes lo sepan tus hijos, mejor. Se sentirán menos frustrados si desde pequeños ya son conscientes de que lo que muestran las redes sociales, las revistas y las series de televisión no es el mundo real. Del mismo modo, no hay que comparar a los niños con nadie. Cada uno es como es, con sus virtudes y sus defectos.

10. Autoridad, pero flexibilidad

Los padres tienen el deber de educar a sus hijos, aunque eso signifique ser autoritario. Pero no te pases de exigente o tus hijos creerán que nunca podrán estar a la altura de tus expectativas y minarás su autoconfianza.

11. Ayúdales, pero no lo hagas por ellos

Cuando tus hijos no sepan hacer algo está bien que los ayudes, pero no caigas en el error de hacer las cosas por ellos. De esa forma, nunca aprenderán. Y lo peor de todo es que pueden pensar que tú lo haces porque ellos no son capaces.

12. La sobreprotección no es buena

Por último, es importante recordar algo que todos los padres sabemos pero que no siempre aplicamos: no es bueno ser demasiado protectores. Si quieres criar niños seguros, debes soltar un poco la cuerda. Deja que se equivoquen y no te pases el día diciéndoles lo preocupada que estás por si les pasa algo.

Encontrar el equilibrio perfecto entre protección y libertad no es fácil, pero es fundamental para que los niños crezcan siendo autónomos y estando seguros de sí mismos. Este punto, precisamente, es en el que más incide el método Montessori del que hemos hablado en artículos anteriores.

Compartir
deja tu comentario
Taboola
Artículos Relacionados

Hoy a inglés, mañana a fútbol, pasado a música. Las actividades extraescolares son una asignatura...

El verano va pasando y antes de que nos demos cuenta habrá que ir pensando en la vuelta a la...

Cada año lo mismo. Llegan los días previos al inicio del curso escolar y parece que nunca vamos a...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.