Correr en ayunas: mitos y verdades

Fitness, Salud  / 

Correr en ayunas es siempre un tema que genera discusión. Son muchos los que defienden que no debes hacer entrenamientos cardio hasta que hayas desayunado algo. Que no solo no estarás quemando más grasa como puedes dañar tu organismo.

Otros hay que creen que esto es solamente un mito y que puedes alcanzar más y mejores resultados al correr en ayunas.

No hay una respuesta correcta para esta cuestión. Correr en ayunas o desayunada tienen ambos sus beneficios y contraindicaciones.

Correr en ayunas: 4 mitos y verdades

1. Correr en ayunas provoca pérdida de músculo

Verdad. El cuerpo necesita energía para entrenar. Cuando no desayunas, no provees al cuerpo el glicógeno y carbohidratos necesarios para convertirlos en energía. En este caso el organismo usará la proteína en los músculos como combustible. Los músculos necesitan proteína para crecer y recuperarse y al removerla es muy probable que acabes perdiendo músculo.

Sin embargo, los músculos también acumulan glicógeno. En una primera fase el cuerpo usará el glicógeno y no la proteína como fuente de energía. Esto significa que la pérdida de músculo irá depender del nivel de esfuerzo y de la largura de los entrenamientos hasta que terminen las reservas de glicógeno muscular.

2. Correr en ayunas adelgaza más que desayunado

Mito. Lógicamente pensando, se esperaría que al no desayunar no estarás consumiendo más calorías y el cuerpo estaría quemando solamente las que tienes por demás. Sin embargo, estudios han comprobado que la diferencia en peso y masa muscular de personas que corren en ayunas o desayunadas es prácticamente inexistente.

Correr en ayunas quema más grasa durante el ejercicio, principalmente si tienes una buena condición física. No obstante, este aumento de la quema ocurre solamente durante el entrenamiento.

Por su turno, desayunar sano por la mañana irá promover el funcionamiento del metabolismo temprano, para que empieces a quemar calorías desde el inicio del día hasta que te acuestes.

3. Correr en ayunas aumenta la resistencia

Verdad. Correr en ayunas no es la solución más rápida y sencilla cuando toca a adelgazar pero puede funcionar a largo plazo. Un estudio científico en 2012 comprobó que entrenar usualmente en ayunas promueve un cambio en el funcionamiento del organismo.

En estos entrenamientos de resistencia, el cuerpo entrena también su capacidad de procesamiento de glicógeno. Como resultado, usará durante más tiempo las reservas adiposas como fuente energética, quemándola, y tardará más en necesitar procesar la proteína de los músculos para seguir con energía.

4. Si no desayuno no necesito esperar para entrenar

Verdad. Correr en ayunas tiene sus beneficios y contraindicaciones pero desayunar justo antes del entrenamiento también no es una buena opción.

El cuerpo necesita por lo menos media hora (dependiendo de la persona puede ser más) para que el sistema digestivo empiece a funcionar totalmente. Forzar el cuerpo antes que este proceso ocurra podrá resultar en dolor de estómago durante la corrida, malestar y vómitos.

Cuidados

Igual que hay personas que prefieren correr por la mañana y otras por la noche, o que prefieren correr en una cinta a un parque, la escoja es tuya. Desayunar o no es solamente un detalle, lo importante para adelgazar y estar sano es que hagas ejercicio físico.

Sin embargo, como hemos visto, correr en ayunas requiere que tengas ya una masa muscular consistente para que el cuerpo pueda utilizar la proteína en ella contenida en el caso de que lo necesite. Por eso, si eres un principiante debes desayunar o comer algún snack antes de los entrenamientos. Deja que el cuerpo se desarrolle bien antes de elegir correr en ayunas.

Asimismo, si sufres de la diabetes o de otra enfermedad, consulta con tu médico antes de optar por esta opción.

Si eres principiante, prueba correr en ayunas durante la tarde al inicio para testar tu cuerpo. Salta una comida para que estés en ayunas por lo menos 5h. Así podrás medir mejor como reacciona tu cuerpo antes de empezar en serio por la mañana.

No olvides beber mucha agua para mantenerte hidratada ya que no habrás consumido alimentos que te puedan ayudan con la hidratación.

Lleva siempre un snack contigo en el caso de que te sientas un poco mareada o muy fatigada. Tu salud debe estar siempre en primer lugar.

Por último, ¡escucha tu cuerpo! Hacer ejercicio físico debe tener como objetivo la salud y bienestar de tu organismo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente....

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan