Copa menstrual: ¿qué es y para qué sirve?

Salud  / 

La copa menstrual, copa vaginal o copa para la regla, es un dispositivo de higiene femenina destinado para los días del periodo. Este recipiente se introduce por la vagina y luego en él se queda la sangre. La gran disimilitud con los tampones es que la copa no absorbe el flujo.

Dado que es un producto que presenta muchas ventajas, entre ellas ser una opción más ecológica y barata que los tradicionales tampones y compresas, la copa menstrual va ganando adeptas a pasos agigantados para los días de la regla. A esto hay que sumarle que lo puede usar cualquier mujer, independientemente de su edad.

Cómo funciona la copa para la regla

Cómo funciona la copa menstrual para la regla

Antes de ponértela, es imprescindible que la esterilices. Una manera de hacerlo es hirviendo agua por 5 minutos en una olla. Otra opción es adquirir un esterilizador para microondas o con métodos químicos.

La copa menstrual es un dispositivo fácil de usar. En primer lugar, moja la copa para que entre con mayor facilidad y relájate. ¡No duele! Dobla la copa e insértala por la vagina. Ayúdate con una mano abriendo los labios mientras la vas metiendo. Una vez dentro, la copa recobra su estado inicial. Si ves que la notas o te incomoda, sácala y vuélvela a insertar de nuevo.

Una vez dentro, la copa retiene el líquido menstrual en él hasta que la extraigas. Para sacarla, pellizca el final del dispositivo y menéalo de derecha a izquierda y de atrás hacia adelante. Usa los dedos para sujetarla de arriba y ayudar a que salga. Cuando la copa ya esté fuera de la vagina, desecha la sangre en el wáter y enjuágala con agua para limpiarla. Otra forma de higienizarla es usando una toallita húmeda.

Un dato importante de esta copa es que está fabricada con silicona médica o con TPE, es decir, elastómero termoplástico. Asimismo, el material no contiene ningún aditivo químico.

Ventajas y desventajas de la copa menstrual

Como es lógico, siempre que surge un nuevo producto hay mucho escepticismo ante él. Para que seas conscientes de lo que es y de los pros y los contras que presenta, te vamos a explicar cuáles son las ventajas y desventajas de la copa menstrual, a continuación.

Ventajas

Uno de los puntos favorables de la copa menstrual es que es muy segura. Esta la puedes llevar tanto de día como de noche sin el miedo de que se salga y/o se produzca una fuga del flujo.

A diferencia de los tampones o las compresas, es reutilizable. Una vez que se vacía el contenido, se puede usar de nuevo.

Por otro lado, tiene una duración que puede llegar a los 10 años de uso, independientemente de si tus periodos son abundantes y se extienden muchos días. Gracias a su durabilidad, te permite ahorrar bastante en utensilios para la higiene personal durante el ciclo.

Otra de las ventajas que se deben destacar de la copa es que es ecológica. Al emplear este método, ayudamos al medio ambiente dejando de tirar toneladas de desechos al año como ocurre con las toallas higiénicas o los tampones. El resultado es que reducimos las cantidades de productos contaminantes que tanto daño están haciendo al planeta.

El hecho de que la copa es bastante higiénica también es bueno resaltarlo. Por un lado, no desprende ningún resto de material en las paredes vaginales como puede ocurrir con los tampones. Por otro lado, como las paredes son lisas, no se almacenan bacterias en ella. Asimismo, se debe tener en cuenta que es un utensilio que no provoca ni alergias ni picores al estar fabricado con materiales hipoalergénicos.

También relacionado con la higiene y las enfermedades, se debe tener en cuenta que las copas para la regla previenen la aparición de enfermedades como candidiasis o la cistitis. Ambas dolencias pueden ocurrir cuando las compresas transmiten bacterias fecales a la vagina o a la uretra o cuando se crea un ambiente húmedo que propicia la aparición de bacterias.

Inconvenientes

Por muy pocas que sean, las copas también presentan algunas desventajas.

Las primeras veces, puede costar introducirlas, sobre todo por el desconcierto de utilizar un producto nuevo. No ponerlas bien causará incomodidad e inseguridad.

Como cada vez que se extrae hay que lavarla, si no estás en casa puede llegar a ser muy difícil higienizarlas, por ejemplo en un baño público.

Tanto cuando te la vayas a poner, extraer y después de limpiarlas, debes enjuagarte muy bien las manos para evitar posibles infecciones.

El hecho de que sea un utensilio relativamente nuevo ha hecho que algunas empresas se hayan comercializado sus productos sin tener aún la aprobación del registro sanitario del país donde se vende. Por lo tanto, verifica bien que la que compres esté homologada y fabricada con los materiales adecuados para no tener ninguna complicación de salud.

Qué talla elegir

Dado que cada mujer es un mundo y no todas tenemos el mismo cuerpo, existen distintas tallas de copas para que cada una adquiramos la que más se adapta a nosotras.

El tamaño S es el más pequeño. Este está recomendado para las chicas menores de 18 años y/o las que no han tenido relaciones íntimas. También para las mujeres con periodos en los que expulsan poco flujo.

La talla M o mediana se aconseja para aquellas mujeres entre 18 y 30 años que, a pesar de no haber parido, hayan tenido un alumbramiento que no es vaginal.  Las adolescentes menores de 18 años que tengan relaciones sexuales con regularidad también la pueden usar.

La copa L debe ser empleada por mujeres con más de 30 años o las que hayan tenido un parto vaginal, sin tener en cuenta su edad.

Teniendo en cuenta estos criterios, puedes escoger la copa menstrual que sea más conveniente para ti.

¿Cuánto tiempo se puede llevar la copa menstrual?

A diferencia de los tampones o las toallas higiénicas, las copas vaginales se pueden llevar hasta 12 horas sin tener que vaciarlas. Esto se debe a que tienen una capacidad de 30 ml. Dicha cantidad equivale a la tercera parte de todo el flujo que solemos expulsar durante todo el ciclo menstrual.

Marcas

Al igual que ocurre con los tampones y las compresas, hay varias marcas donde elegir. Para que tengas una idea de las posibilidades que hay en el mercado, no te pierdas la siguiente lista con las mejores.

Sileu

Es una compañía que ya está presente en varios países de Europa. Además de los varios tamaños, ofrece copas con diferentes formas y colores, además de un estuche de viaje para transportarlas. Los materiales de Sileu son hipoalergénicos y de gran calidad.

NaturCup

Es una marca que ofrece 6 meses de garantía, además de asesoramiento. Sus copas están hechas con silicona médica 100 % hipoalergénica. Asimismo, en su página web cuentan con un blog donde se habla del producto y más cuestiones íntimas de las mujeres.

Intinima

Tiene una de las mejores copas vaginales para principiantes. Lily Cup One está fabricada con silicona de grado médico de Ziggy. Esta tiene la ventaja que ha sido aprobada por la FDA.

MeLuna

Es otra marca de copa vaginal que se recomienda para principiantes. Aunque también ofrecen varios tamaños. Una de las diferencias de este producto con otras marcas es que está fabricada con elastómero termoplástico en vez de silicona de grado médico.

Enna

Una copa que destacar por encima de las demás es la de Enna cycle. Esta, además de presentar una capacidad mayor que otras, viene con un aplicador. Un dato destacable es que se puede usar sin problemas si llevas el DIU.

Ahora que sabes qué es la copa menstrual, cómo se usa y las ventajas e inconvenientes que tiene, ¿la comprarás? Si aún tienes dudas sobre la copa menstrual, habla con tu ginecóloga. Ella te podrá orientar si en tu caso es una buena opción.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Pedir ayuda puede resultar muy complicado para ciertas personas. Quizás sea por vergüenza, por...

Hablar de contraindicaciones del colágeno puede parecer raro, ya que esta proteína es ampliamente...

La vitamina C es fundamental para un organismo sano. Además de ser un antioxidante que bloquea los...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.