Cómo conservar la leche materna

Mamá  / 

No siempre es posible darle de mamar al bebé cuando le toque la toma. Para eso se inventaron los sacaleches y los recipientes para conservar la leche materna. ¿No sabes muy bien cómo hacerlo correctamente? En este artículo te daremos algunas pautas.

7 consejos para conservar la leche materna extraída

1. Ante todo, higiene

Cuando vayas a extraerte la leche debes extremar la higiene. Además de lavarte bien las manos, tienes que asegurarte de que la copa del sacaleches está esterilizada y de que los envases están desinfectados.

2. Congelar a -19 ºC

Aunque hay expertos que indican que el bebé debe tomar la leche extraída durante la hora siguiente a la extracción, otros dan un margen de 24 horas. Si no estás segura de que tu hijo la va a consumir enseguida, siempre puedes congelarla. Pero hazlo inmediatamente después de la extracción.

En un congelador independiente, con una temperatura mínima de -19 ºC, muchas de sus propiedades se mantienen durante unos 3 meses. Hablamos de las vitaminas A, B y E, además de la grasa, la lactosa, las encimas, el cinc, las proteínas totales, las inmunoglobulinas, la lisocima y la lactoferrina. En cambio, la vitamina C se va perdiendo a partir del mes.

Colócala lejos de las paredes del congelador y lo más atrás que puedas para que la temperatura sea constante.

3. En la nevera, 3 días

En el caso de conservar la leche materna en la nevera a 4 ºC, debes saber que puede aguantar 3 días. Con esta medida pierde menos propiedades bioactivas que si la congelas. A la hora de almacenarla, debes escoger la parte que esté más fría. Normalmente es la parte de atrás de la primera estantería empezando por abajo. No dejes los envases en la puerta.

4. De poco en poco

No te pases llenando los recipientes para almacenar y conservar la leche materna. Llénalos solo con la cantidad que tu bebé acostumbre a tomar. De esta forma, no tendrás que tirar lo que no quiera. Acuérdate de no llenar los biberones, botes o bolsas a más de tres cuartos de su capacidad, pues la leche materna se expande al congelarse.

5. Fecha

Siempre que guardes un envase, pon la fecha o la hora. Así sabrás cuál tienes que sacar primero de la nevera o del congelador.

6. Descongelar en frío

Cuando vayas a descongelar la leche no lo hagas en el microondas, ni al baño maría, y menos aún a temperatura ambiente. Lo ideal es que se descongele poco a poco en la nevera, un proceso en el que tardará unas 12 horas.

Si necesitas usarla con urgencia, la alternativa es que pongas el envase bajo el grifo de agua caliente ( a una temperatura máxima de 37 °C).

Una vez descongelada, aguanta un máximo de 4 horas a temperatura ambiente o de 24 horas en la nevera. Pasado ese tiempo, debes tirarla. No vuelvas a congelarla.

7. Leche a la misma temperatura

Puedes mezclar la leche de dos extracciones, siempre que ambas estén a la misma temperatura. Es decir, si tienes un envase en la nevera pero necesitas añadir más cantidad, debes refrigerar el resto de la leche por separado antes de mezclarlas.

8. Remover

Si alguna vez has descongelado leche materna, verás que queda como separada en capas, porque la grasa sube. Lo que debes hacer es mezclar la leche suavemente antes de calentarla.

¿En qué envase conservar la leche materna?

Para garantizar la conservación de la leche materna, debes utilizar los botes o bolsas que se venden específicamente para esta finalidad. Los materiales están libres de sustancias perjudiciales para los bebés, como el bisfenol A.

Cada vez que llenes un recipiente, debes poner la fecha.

Cuánto dura la leche materna una vez calentada

Da igual que la leche haya estado congelada o no, una vez que la calientas debes dársela a tu bebé inmediatamente. Si tras la toma sobra algo, debes desecharla pasada una hora.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Cuando llega un recién nacido a casa hay que tener preparadas un montón de cosas. Y uno de esos...

El olor de los bebés es siempre tan especial… Ellos de por sí ya huelen bien, pero las colonias...

Ya ha pasado el primer trimestre. Estás en la semana 13 de embarazo y tienes ganas de gritar en...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.