Cómo vestir bien en invierno

Looks, Moda  / 

El frío no es demasiado buen amigo del glamour. Las bajas temperaturas nos obligan a llenarnos de capas de ropa al mejor estilo cebolla para no pasarlo mal cuando salimos a la intemperie, y con eso a veces parece que ganemos un par de tallas. Pero, aunque cueste de creer, no es imposible vestir bien en invierno. El frío hace que en algunos casos nos tiente el aparcar el ‘antes muerta que sencilla’ para los meses más cálidos. Nos hace pensar que no hay espacio para la moda, pero como dice el refrán, al mal tiempo buena cara (y mejor ropa).

Las claves para vestir bien en invierno

Ir calentita pero vestir bien en invierno no es tan complicado, solo es necesario recordar algunas claves básicas. Lo mejor es elegir piezas de ropa cálidas y, a la vez, favorecedoras. Además, el frío es ideal para aprovechar a usar todas aquellas cosas que en verano nos molestan por los sofocos derivados del calor.

Saca partido a las capas

|

Pensamos que para vestir bien las capas no nos ayudan, pero en realidad pueden ser nuestra mejor arma. Un suéter bien grueso nos da la posibilidad de llevar algo más fino debajo para lucirlo cuando se va a un lugar cerrado.

Por otro lado, las camisetas y leggins térmicos son otro gran secreto. Normalmente los solemos usar cuando vamos de vacaciones a un lugar frío para resguardarnos de las bajas temperaturas mientras hacemos turismo. Pero ese truco se puede aplicar también en la cotidianidad. Son piezas de ropa que se ajustan al cuerpo y ayudan a conservar el calor, pero sin que se note siquiera que están ahí.

Otra ventaja de ir en capas como una cebolla es que nos permite tener más opciones de combinación. En un mismo día y sin cambiarnos tenemos varios looks diferentes. Esto hace que estemos preparadas a los cambios de clima bruscos.

Equilibra los volúmenes de tu look

Cuando nos abrigamos y jugamos con las capas a veces puede ser que nos veamos más anchas. Para eso está el equilibrio de volúmenes. Si llevamos una prenda muy holgada en la parte de arriba es mejor combinarla con una parte de abajo ajustada. Lo mismo a la inversa.

No renuncies a las faldas y los vestidos

|

Las faldas y los vestidos son las piezas de ropa estrella del verano. Nos permiten estar fresquitas, lucir el bronceado y estilizar nuestra figura.

Es lógico que en invierno el vestir bien no lo relacionemos con los vestidos o las faldas porque son prendas que, por lo general, arropan y abrigan menos. Pero algunas piezas permiten llevar cosas debajo que protegen de las bajas temperaturas. Además, se pueden usar medias de materiales bien gruesos y combinarlo con una botas que conserven el calor.

De hecho, las medias pueden ser una manera diferente de darle un estilo más moderno o fashion al look. Vienen en estampados delicados o colores más claros que dan luminosidad a la ropa.

Juega con los cuellos

En verano buscamos que la ropa sea lo más fresca y ligera posible, por lo que a veces descartamos prendas que nos molestan ante el bochorno y la humedad. Para el invierno lo bueno es que eso no es una preocupación. Podemos experimentar con cualquier tipo de cuello, desde los que son un poco más desbocados (para las que no soportan la calefacción muy alta en la oficina) hasta los hermosos y elegantes cuellos cisne.

Jerséis, vestidos o camisetas nos brindan un sinfín de posibilidades para que el cuello tome protagonismo. Para las friolentas las mejores alternativas son los voluminosos que resguardan bien la zona o los cisne. Estos últimos se pueden llevar como prenda principal o debajo de otras, como pichis o vestidos más escotados.

Para las que se agobian más con los tejidos en el cuello o con la calefacción una buena opción son los cuellos barco.

Relacionado: Looks de invierno para inspirarte

Aprovecha las telas

|

Algunos tejidos nos hacen vestir bien a la vez que nos arropan. Por eso es importante cuando vayamos a comprar fijarnos no únicamente en el modelo sino también en qué está fabricado.

Es el caso de la seda, una tela que es cálida y que la podemos llevar debajo de cualquier otra cosa porque no tiene volumen. Lo mismo sucede con el algodón, que es otro tejido que además cuida la piel porque no causa alergias o irritaciones.

La lana, en cambio, es más controvertida. Es aislante, mantiene el calor y deja transpirar la piel. Pero dependiendo del tipo puede generar picor y molestias. Si sucede lo último, es mejor usarlo solo en jerséis o vestidos en los que debajo se lleve otra prenda.

Varía el abrigo

Vestir bien en invierno incluye elegir un abrigo bien fashion. Para no resultar monótona apuesta a lucir diferentes tipos y cambiar de look en cada ocasión que se te presente. Eso sí, que sean cómodos para ti.

Algunas prefieren los abrigos más largos para cubrir bien la zona de la espada, mientras que otras se sienten más a gusto con los ponchos o algo más estilo cazadora. Lo primordial es que cumplan la función de resguardarte de las bajas temperaturas. Por eso, en el caso de que seas de las segundas tienes la opción de usar forros que abriguen, como el borreguito que aíslan sin aumentar visualmente el volumen.

Más allá del estilo que elijas, el abrigo es una opción ideal para que apuestes por colores menos serios. Solemos tirar más a los negros, grises y oscuros en invierno pero la chaqueta es una prenda para la que puedes elegir una tonalidad más viva, como rojo, rosa, amarillo o azul celeste.

No te olvides de los complementos

Esta es la época en la que guantes, bufandas, gorros y sombreros viven sus momentos de mayor esplendor del año. El invierno nos permite jugar mucho más con los accesorios, porque como ya dijimos no nos molestan, sino al contrario, nos ayudan a combatir el frío.

Los complementos son un comodín ideal para dar color a tu look. Si no te atreves con colores llamativos por la época en la ropa, una buena opción es apostar por tonalidades más vivas en los accesorios. No te verás tan recargada, pero con un toque fashion. Incluso puedes elegir el mismo tono para todo ellos para dar una sensación de mayor uniformidad, aunque la tendencia actual es llevarlos discordantes e incluso de tejidos diferentes.

La época invernal permite además gozar de un amplio abanico de sombreros y gorros para lucir. Desde la boina francesa o los de lana más ajustados. En verano los accesorios de la cabeza pueden resultar molestos porque provocan un aumento del sudor, pero con el frío esto no será jamás un impedimento para “vestir” tu cabeza.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las alfombras rojas ya marcaron hace años que la nueva moda es la ecología y por eso vemos...

Esta temporada le pertenece a la ropa extra grande. Se podría decir que la comodidad se apoderó de...

Seguro que los has visto mil veces por la calle e incluso hay más de un par en tu armario de...

Sobre el autor