¿Cómo ser una mujer feliz?

Bienestar, Salud  / 

Para ser una mujer feliz tienes que poner de tu parte y luchar por ello. Las acciones que te tocará llevar a cabo podrán ser fáciles o difíciles, dependiendo de tu personalidad y objetivo. No obstante, el esfuerzo valdrá la pena por lograr ese sentimiento que nos ayudará a tener paz con nosotras mismas. Y es que nada se compara a la sensación de tranquilidad y satisfacción que podemos experimentar cuando somos lo que esperamos, hacemos lo que queremos y tenemos lo que deseamos. Por eso, para alcanzar este objetivo, además de poner en práctica ciertas prácticas, debemos tomar las acciones ciertas para llegar a ese grado de plenitud.

25 hábitos que te hacen una mujer feliz y segura

Como mujeres que somos debemos valorarnos. Esto incluye saber que, a pesar de las adversidades, somos bellas y perfectas a nuestra manera. Por eso, no hay nada mejor que vestirnos como nos apetece sin pensar en el qué dirán, besar a quien queremos y expresar abiertamente nuestros sentimientos. En definitiva, vivir como nos gusta.

Para lograr nuestra meta y ser una mujer feliz, en muchas ocasiones, esa dicha radica en la sencillez, en los detalles mínimos y en las cosas que no se pueden pagar con dinero. Por tanto, en contra de lo que piensan muchas personas, no hace falta endeudarse para ser feliz. Sobra con disfrutar de las situaciones cotidianas y de los pequeños gestos.

1. Pierde la vergüenza

No hay una única persona en el mundo que no haya sentido pudor en algún momento de su vida por algo. Sin embargo, para ser una mujer feliz debes dejar atrás la timidez y desinhibirte. Saca a pasear tu lado más salvaje y sexy y verás que el hecho de sentirte poderosa hace aflorar tu verdadero yo.

Reírte a carcajadas en público, coquetear con un chico o bailar en medio de la calle tu canción favorita te ayudarán a soltar toda la adrenalina que llevas dentro y a que te sientas mucho mejor. Ya verás como luego le coges el gusto a soltarte la melena y ya no habrá quien te pare.

2. Expresa tus sentimientos

Expresar nuestros sentimientos sin temor ni vergüenza

Debes saber que a todas nos han dado calabazas alguna vez. Pero el hecho de haber sufrido un amor no correspondido no es excusa para que te rindas y no lo vuelvas a intentar. Si crees que el amor ha vuelto a tu vida, díselo a la persona. Solo se vive una vez y no estamos aquí para estar perdiendo el tiempo.

Eso sí, en el caso de sufrir una desilusión, tampoco te prives de expresar en cada momento lo que sientes por miedo a lo que los otros puedan pensar de ti. Guardarte las cosas no hará más que empeorar la situación y crearte inseguridades futuras. Si te apetece llorar, ¡hazlo! Grita, sal a correr o desahógate con con tus amigas para sentirte mejor. 

3. Dile a tus allegados cuánto los quieres

A todos nos gusta que nos recuerden con gestos y con palabras cuánto nos aprecian. Debes saber que una mujer feliz es aquella que no tiene cargas internas. Una mujer que es verdaderamente plena es la que valora y es consciente de lo que tiene. A la misma no le importa decirle a sus amigos incondicionales, a su familia y a su pareja que los quiere.

4. Haz ejercicio para estar en forma

Cada una es diferente y no tenemos que hacer las cosas para parecernos a nadie. Mucho menos para cumplir los cánones de belleza que la sociedad ‘establece’. Sin embargo, sí que es cierto que el hecho de estar en forma y saludables hace que nos sintamos mucho mejor anímicamente al mirarnos al espejo.

La unión de un cuerpo y una mente sana puede alentarlos a dar lo mejor de nosotras cada día y a trabajar por mantenernos bien.

Para lograr este hábito, busca actividades que te apasionen. Si no te gusta ir al gimnasio, pero sí bailar, apúntate a esas clases. Otra opción es salir a correr. Verás que poco a poco te vas sintiendo mejor y que el hecho de hacer ejercicio deja de ser una obligación y se convierte en un pasatiempo.

Lee también: Las razones por las que debes de hacer ejercicio

5. Utiliza tu dinero en las cosas que te gustan y te hacen sentir mejor

Utiliza tu dinero en las cosas que te gustan

Comprarnos un par de zapatos, una falda, una blusa o un libro, por ejemplo, es una excelente inversión y no tiene nada de malo.

Debemos utilizar los frutos de nuestro esfuerzo en el trabajo para darnos ciertos lujos y/o caprichos que exploten nuestra feminidad y atraigamos todas las miradas hacia nosotras. Eso sí, recuerda que lo que más te viste es la actitud positiva. Por tanto, todos los días cuando te levantes no te olvides de ponértela y salir a comerte el mundo para lograr tus metas enfrentando los retos que la vida te va poniendo.

6. Sonreírle a la vida

Pase lo que pase, no permitas que nada ni nadie te quiten tu sonrisa. Esta te hará brillar y te permitirá atraer las miradas irresistibles de todo aquel que se cruce en tu camino. A pesar de los problemas, nuestro mejor accesorio siempre será una sonrisa fresca y natural que alumbre hasta en la oscuridad. Para que no se borre en la adversidad, debes aprender a ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío.

Lee también: Ikigai, la filosofía japonesa para una vida larga y feliz

7. Descansa lo suficiente

Dormir entre seis y ocho horas por día ayudará a que luzcas bella. El descanso evitará que las ojeras vayan a más y, además, estarás más activa y receptiva. También serás más productiva, cosa que hará que te sientas mejor.

8. Ten momentos de soledad para meditar

Uno de los mejores hábitos para ser una mujer feliz es el de tener momentos de soledad. El pasar tiempo contigo misma te permitirá conocerte mejor y ayudarte a tomar las decisiones importantes de tu vida sin la influencia de nadie.

Por otro lado, poner en práctica la meditación traerá muchos beneficios para tu salud y te permitirá  pensar con claridad.

9. Viaja, como mínimo, una vez al año

mujer feliz de viajar

Viajar hace que te mantengas joven. Conocer mundo es la mejor manera que existe de aprender de los demás y convertirte en una persona con empatía. Explorar nuevos sitios también te hará más abierta de mente, mientras dejas atrás la rutina y el estrés.

Si la economía no te permite salir de tu país, viaja dentro de él. Seguro que hay infinitos lugares que no has visitado y que son preciosos. A pesar de que irse de vacaciones con alguien es una experiencia maravillosa porque te permite compartir momentos, aunque sea solo una vez en la vida, hazlo sola.

10. Come buenas porciones de alimentos

Mantener una dieta balanceada permitirá que podamos tener más energía para emprender cualquier proyecto. A su vez, el comer mal puede implicar el sufrimiento de alguna enfermedad no deseada.

Comer bien ayuda a tener más ánimo y combustible para enfrentar cualquier reto que decidamos emprender o que se nos presente en el día y, al estar de bueno humor, todo será más llevadero.

11. Duerme durante el día, al menos, 10 minutos

Está comprobado que descansar bien es importantísimo tanto para las mujeres y hombres. Por ello, cuando el cansancio se apodere de ti, es recomendable tomar una siesta de diez minutos para recuperar energía y renovar los ánimos.

12. Organiza las cosas

Siempre es bueno dejar que la vida te sorprenda. No obstante, tener una organización de las cosas que debes hacer te evitará problemas y agobios de última hora. Por tanto, sé organizada y saca tiempo para las obligaciones y las devociones y mantén tu calendario al día.

13. Lucha por tus metas

La suerte no se encuentra, la suerte se busca. Para ser una mujer exitosa debes ir a por las oportunidades y estar en el momento cierto a la hora indicada. Si trazas tu camino y aprovechas las circunstancias a tu favor, la felicidad está asegurada.

14. Haz lo que tú quieras y no lo que deseen los otros

Tu vida es tuya y de nadie más. Nunca debes hacer las cosas para contentar a los demás, sino para sentirte tú bien contigo misma. De lo contrario, además de sentirte frustrada al ver que no avanzas, podrás entrar en un círculo vicioso que te lleve a un depresión y esto no te hará ser una mujer feliz.

15. Sé humilde

Para conseguir ser feliz, la humildad debe residir en tu persona. Una cosa es valorizarse y darse su lugar y otra, bien diferente, creerse superior a los demás. Si no eres modesta, no podrás mejorar cuando tengas un error ya que nunca lo reconocerás. Ser cabezota y mirar por encima del hombro hará que estés sola y que la gente que se acerque a ti sea por interés y no porque te quieran de verdad.

16. No dejes de soñar

No dejes de soñar

Nunca escuches a esas voces que quieren cortarte las alas y que no desean que progreses por envidia. Si tienes un sueño y deseas ser una mujer feliz, ve a por él. Muchos te dirán que es una locura y un imposible, pero tú no les hagas caso. Céntrate en tus metas, lucha por ellas y no te desanimes ante situaciones adversas. Las cosas de palacio van despacio y el día que las logres te sentirás muy orgullosa de ti por haber sido valiente y no haberte rendido a medio camino.

17. Pasa tiempo con tu familia

La vida es como un rompecabezas. Si al puzzle le falta una pieza, no podrás estar satisfecha. Para ser una mujer feliz necesitas pasar tiempo con tu familia y amigos. Nadie como ellos para darte el amor que necesitas, sacarte las mejores sonrisas y apoyarte en los malos momentos.

18. Aléjate de las personas tóxicas

Aléjate lo máximo posible de las personas tóxicas. Estas no te ayudan. Su mala onda te entristecerá y dificultará que brilles. Debes saber que, en la mayoría de los casos, este tipo de gente quiere el mal para ti porque te tienen envidia. Seguro que te preguntarás por qué. Pues es muy simple, porque te ven como competencia y saben que tienes mejores cualidades que ellas y no desean que las desarrolles.

19. Escucha música

La música te puede reportar muchos más beneficios de los que te puedes imaginar. Esta ayuda a que afloren tus sentimientos, a que te reencuentres contigo misma y a que te alegres cuando estás de bajón. Por tanto, ten siempre una playlist para motivarte en esos días en los que las cosas no salen como queremos.

20. Invierte en tu educación

Ser una persona culta y con conocimientos en diferentes áreas hará que te sientas más útil y feliz contigo misma. Así que, no lo dudes ni un segundo y ponte a estudiar esa carrera que era tu segunda opción o haz un curso que te llene.

21. Agradece las cosas buenas que te pasan

En ocasiones nos quejamos por cosas que son insignificantes y no nos damos cuenta de lo afortunadas que somos. Para ser una mujer feliz es imprescindible que seas agradecida con todo lo bueno que te va pasando y que reconozcas tus triunfos. Por mínimo que sea el paso, ¡alégrate! Puede que haya personas que te tilden de narcisista, pero tú no les hagas caso.

Dar las gracias por tus éxitos y ponerte contenta por lo ocurrido te dará más fuerzas para seguir adelante y demostrarte a ti misma que con perseverancia e ilusión todo se consigue.

22. Ponte metas reales

De un día para otro es imposible llegar a la meta. Para no decaer en el intento, es importante que seas consciente de todos los pasos que vas a tener que dar y del tiempo que te va a llevar alcanzar el destino final. Por ejemplo, si quieres adelgazar 20 kilos, es imposible hacerlo en dos meses. En este caso, ponte un objetivo real y ve apreciando los logros que vas consiguiendo, por pequeños que sean.

23. Sé independiente económicamente

Para sentirse plena y feliz, una mujer tiene que ser independiente económicamente. Depender de los padres o de la pareja la hará sentir atada. Por eso, es fundamental que tengas tu trabajo para poder hacer y deshacer a tu antojo con tu dinero.

24. No quieras ser: ¡SÉ!

Si hay una característica que diferencia a una mujer feliz de una infeliz es que la primera no quiere serlo, ¡lo es! Con esto me refiero a que no sueña con ser periodista, diseñadora de moda o profesora. Esta trabaja duro y logra conseguir lo que quiere.

25. ¡Sé feliz!

Una mujer feliz se siente realizada cuando lo que hace es reconocido o es tratada con amabilidad y respeto. Busquemos todas las oportunidades de crecimiento y mejora que podamos tener y aunque nadie sea perfecto, el estar contenta repercute en todas las áreas de tu vida. Arriésgate y haz aquello que nunca te atreviste a llevar a cabo. Al final, esa es la esencia de ser una mujer feliz.

Las mujeres que son felices ayudan a sus parejas, amigos y familiares a encontrar la tranquilidad y paz por diferentes medios. Estas son personas muy seguras de sí mismas y de sus capacidades. Cuando una de las dos partes de una relación comienza a intentar ser más positiva y animada, es algo que se debe agradecer de sobre manera ya que incentivará al otro a seguirlo en su búsqueda de la felicidad.

La felicidad se basa en querernos como mujeres y reconocernos como merecedoras de la más pura dicha y disfrute. La vida está llena de retos desafiantes que necesitan ser encarados. Sin embargo, si siempre vamos hacia adelante con la mejor de las actitudes, no habrá nada que no tenga solución.

¡Atrévete a ser una mujer feliz! Comienza a poner en práctica lo que más te gusta y verás lo bien que te sentirás después. Quiérete y ama a todos los que te rodean para que te acompañen en tu camino al éxito y la prosperidad.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El trabajo, la familia y demás preocupaciones pueden hacer que entres en un círculo vicioso de...

La gimnasia hipopresiva es una alternativa a los ejercicios tradicionales para tonificar el área...

La copa menstrual, copa vaginal o copa para la regla, es un dispositivo de higiene femenina...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.