¿Cómo salir de una depresión?

Bienestar, Salud  / 

La depresión es un estado de gran delicadeza. Quien la sufre no solo se enfrenta al trastorno mental sino a la transformación que tendrá la perspectiva del mundo exterior. Los sentimientos de tristeza e inutilidad forman parte de la rutina de una persona que sufre de este problema, por lo que es fundamental conocer los métodos que existen para salir de una depresión.

Sin embargo, esto no es tan sencillo como decirlo. Para salir de una depresión es necesario pedir ayuda especializada, de la familia, amigos y entorno en general, pero sobre todo entender que la angustia y tristeza que se está atravesando en este momento puede desaparecer mientras se invierta tiempo y esfuerzo en la sanación.

Formas de salir de una depresión

La depresión es una enfermedad que se caracteriza por lo general con el decaimiento total del ánimo, así como la pérdida del interés por cualquier actividad o tema. La baja autoestima es también otra de las grandes características de esta, las cuales terminan repercutiendo en el nivel de vida de la persona afectada.

Relacionado: 7 síntomas de la depresión

Por ello es de gran importancia conseguir prácticas útiles para salir de una depresión. Estas están enfocadas en la orientación cognitivo-conductual y tienen como meta aumentar la energía personal, fortalecer la inteligencia emocional y sobre todo brindar capacidad de ecuanimidad, que es en pocas palabras, la capacidad necesaria para aceptar los diversos estados emocionales.

Cabe destacar que las siguientes prácticas pueden también aplicarse a otros trastornos emocionales, puesto que sus objetivos son similares. Estas son algunas formas de salir de una depresión a tomar en cuenta:

Solicitar la ayuda necesaria para salir de la depresión

En primera instancia, es poco probable que alguien salga de la depresión por sus propios medios y sin ninguna clase de ayuda. De hecho, las personas depresivas se caracterizan porque no son capaces de reconocer que están atravesando una, y mucho menos la forma adecuada de salir de ella.

Normalmente lo que se piensa es que se está en una espiral de tristeza de la cual es imposible escapar. Ellas no ven una manera efectiva o concluyente de librarse de esta condición. Por eso es necesario ayuda externa, más específicamente, profesional.

Las terapias psicológicas adecuadas son un recurso indispensable para la recuperación de alguien depresivo, porque le proporciona los recursos necesarios para el cambio de actitud que requieren con urgencia. Sin embargo, tampoco hay que pensar que se sale de una depresión de la noche a la mañana. Es un proceso lento y delicado que necesita del empeño del afectado.

Para que constantemente la persona depresiva reciba pensamientos positivos y que le ayuden a comprender su condición, la asistencia del terapeuta debe estar presente durante todo el proceso.

En algunos casos se recurre a la ingesta de antidepresivos. Tomar o no antidepresivos depende enteramente del paciente y de sus condiciones en específico, si bien pueden generar dependencia y son de mucho cuidado, siempre y cuando se consuman según las indicaciones de un experto de la salud no deberían existir problemas.

El apoyo familiar y del entorno juega un papel de gran importancia en el tratamiento. Estar rodeado de personas que impulsen a seguir con las terapias y a tomar la medicación correspondiente, es vital.

Lee también: Diferencias entre ansiedad y depresión

Mantener una actitud positiva en todo momento

Mantener una actitud positiva

Aunque sufrir de depresión sea sinónimo de un estado anímico bajo, es necesario mantener una actitud positiva por más complicado que resulte. Esto porque la ayuda psicológica y farmacológica no basta si una persona no desea hacer un cambio positivo en su vida. La fuerza de voluntad por cambiar deber estar allí, aunque al inicio sea solo una pequeña chispa. Lo importante es que a medida que el tratamiento avance esa chispa se vaya convirtiendo en una llama.

Se deben adaptar algunas actitudes positivas si se desea salir de una depresión. La primera y principal es la de aumentar el nivel de autoestima. Tener pensamientos de amor propio es indispensable. También lo es tener pensamientos resaltando lo que es bueno o lo que debería estar haciendo para mejorar cada vez más.

También se necesita comenzar con un viaje autoexploración profundo. Es necesario conocer cada rincón de quién sé es, pero tratar de que esto sea de forma objetiva, y no dejarse influir por la depresión en sí. Si no se cree poseer características buenas, se puede tomar la guía de algún amigo ¿qué es lo mejor que tengo? De allí partirá un viaje de autoconocimiento.

Hay que aprender a valorarse como se es debido. Esto ayudará a desarrollar una inteligencia emocional más estable para así poder lidiar de modo correcto con sentimientos como la tristeza, soledad y angustia, saber cómo se manejan y que no pueden dominar la vida de nadie.

Adapta un estilo de vida saludable

estilo de vida saludable

Una vida saludable es indispensable por igual para poder salir de una depresión. Mantener una dieta balanceada puede ser el complemento que tanto ha faltado para avanzar en la superación de la depresión. Por ejemplo, la comida chatarra no debería consumirse puesto que no hace más que hacer sentirse lento y aletargado a quien la consume.

Tampoco se debería optar por alimentos procesados, porque así como la comida chatarra, luego de ingeridos aletargan al cuerpo. En cambio, se debería optar por más alimentos enteros como verduras, frutas y granos.

Se debe aumentar la ingesta de aquellos alimentos que levanten el ánimo de modo natural como lo son pescados como la sardina, el salmón o la trucha porque contienen ácidos grasos omega 3. También puede hallarse en nueces, aceite de oliva y las semillas de lino.

La actividad física debe formar parte de la rutina para la superación de la depresión por igual. Pero no se trata de una rutina exigente, sino más de un empujón a realizar esas actividades físicas que siempre le gustaron pero que con la depresión pasaron a un segundo plano.

Si se tenía gusto por caminar por las mañanas o pasear a las mascotas, se puede retomar. También si se practicaba algún deporte como la natación o el futbol, casi todo se vale para mantenerse en movimiento.

Mientras sea un pasatiempo será mucho mejor, pero si no se tenía ninguno en particular se puede probar con algunos nuevos hasta encontrar el indicado.

Por otra parte, la meditación es altamente recomendada en estas situaciones porque ayuda a alejar los pensamientos negativos, a elevar los niveles de concentración y a mejorar la respiración.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Cada vez más intentamos cuidarnos y tener un cuerpo lo más sano y cuidado posible. Para ello, uno...

Empezar bien el día, con energía y cargadas de fuerza y vitalidad es una de las mejores maneras...

Energéticos, vitamínicos y purificantes son solo tres cualidades con las que podemos definir a los...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.