Cómo quitar las estrías

Belleza, Piel  / 

Las estrías son un tormento para muchas mujeres. En los senos, caderas, barriga o muslos, estas marcas suelen blanquearse con el tiempo pero no se quedan menos visibles por eso.

En su estado inicial más arrojado o ya más translucidas las estrías son difíciles de ocultar principalmente en verano. No solo el cuerpo va más descubierto por el calor como el bronceado que tanto buscamos y anhelamos puede incluso ponerlas en evidencia.

Entiende ahora un poco más sobre las estrías y sobre cómo puedes ocultarlas o eliminarlas.

Tipos de estrías y como eliminar

1. Rojas

Estas marcas son “nuevas”.

Estas estrías son rayas irregulares de un rojo claro o rosa. El color es el resultado de una sangría a nivel de la dermis. Igual que con un moretón, estas estrías pueden cambiar de color con el tiempo de un rojo más oscuro a morado.

Tratamientos y eliminación

Nada más aparecer las primeras rayas, lo aconsejado es aplicar una crema antiestrías. Estas cremas promoverán la cura y cicatrización de estas al desarrollar los niveles de colágeno de la piel. El colágeno aumentará la flexibilidad de la piel y sus defensas previniendo la expansión de las estrías, acelerando la recuperación y reduciendo el daño causado.

2. Blancas

Las estrías blancas no son más que las cicatrices de las estrías rojas. Con la cicatrización la piel pierde parte de su pigmentación y se encoge resultando en unas rayas blancas, brillantes y flácidas. En personas de piel más morena u oscura, estas rayas serán de un marrón claro.

Tratamiento y eliminación

Una vez que la cicatrización esté completa no queda mucho que hacer. Puedes aplicar cremas antiestrías o con colágeno para aumentar los niveles de esta sustancia en la piel y reducir su flacidez pero ya no es posible reducirlas de un modo natural.

Sin embargo, no todo está perdido y están hoy disponibles varios tipos de tratamientos a laser para reducir e incluso eliminar las estrías, principalmente cuando combinados con peelings químicos.

¿Cómo surgen las estrías?

La piel está compuesta por tres capas: la epidermis (capa exterior), la dermis (capa del medio) e hipodermis (capa inferior). Cuando la piel se estira más allá de su capacidad de extensión y contracción, los niveles de colágeno bajan hasta que su producción para totalmente. Esta quiebra de producción resulta en el rompimiento de la dermis y en su consecuente cicatriz, la estría.

Causas

Las estrías son causadas por el estiramiento de la piel, resultado de un aumento de peso rápido y abrupto. La piel es un órgano flexible y adaptable pero en estos cambios muy rápidos no tiene tiempo a adaptarse y se rompe. Las estrías son el equivalente a una raja en la pared.

Este aumento de peso puede tener muchas causas además de engordar, sobretodo en las mujeres. Las zonas problemáticas son aquellas en que el cuerpo tiende a acumular más grasa.

Muchas mujeres conocen el tormento de las estrías durante la adolescencia. El aumento de los senos, del ancho de las caderas y de los muslos es el resultado natural de la transición de niña para mujer pero no siempre la piel consigue acompañar estos cambios.

Pasada la pubertad, es el embarazo la otra causa más usual para la aparición de estrías en las mujeres por la misma razón. El cuerpo cambia para adaptarse a esa nueva vida que crece dentro de nosotras y es usual que la piel no tenga la flexibilidad necesaria para acomodarse a estos cambios.

De hecho, algunos estudios sugieren que entre 80 y 90% de las mujeres sufre de algún tipo de estrías en algún punto de su vida. A todas las otras, ¡enhorabuena!, os ha tocado el gordo.

La verdad es que incluso si pasas las fases de la pubertad y maternidad incólume, el peligro de las estrías nunca se va. Un aumento rápido de peso o incluso de masa muscular son también causas frecuentes de este problema. Asimismo, algunos cambios hormonales como cuando empiezas a tomar la píldora pueden generar un efecto similar al de la pubertad y modelar tu cuerpo en un modo que la piel no consiga acompañar.

 

Como ves, las estrías son casi parte de nosotras y de nuestro cuerpo y difícilmente nos libraremos de ellas. Así que deja de pensar en ellas como algo feo y asúmelas como parte de ti misma. Piensa que en realidad no son más que recuerdos de momentos marcadores para nuestro cuerpo, igual que un tatuaje. Y principalmente, no dejes que la vergüenza te controle y ¡vive el verano y el calor!

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Si te hablamos de lipodistrofia ginecoide, ¿sabes de qué se trata? Este término científico se usa...

§Los tatuajes en la mano ya no son un impedimento para conseguir un trabajo. Antes, estos dibujos...

Los cosméticos sirven para combatir las arrugas, las ojeras, para limpiar la cara o para...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan