Cómo quitar esmalte permanente en casa

Belleza, Uñas  / 

Quitar esmalte permanente en casa es algo que necesita cuidado y atención ya que es muy fácil dañar la uña natural en este proceso. La durabilidad del esmalte es el resultado de la reacción química que une este a la uña impidiendo así que se despegue. Esto significa que una remoción mal hecha puede resultar en infecciones, la caída de las uñas o incluso daños permanentes en estas.

Por todo el cuidado necesario, podemos pensar que solo es posible quitar el esmalte permanente en centros de estética y bajo la supervisión de profesionales, pero tampoco es necesario tanta preocupación. Es posible remover estos esmaltes en casa y garantizar la salud de las uñas si sigues cada paso cuidadosamente y si no haces trampa e intentas acelerar el proceso. La paciencia es clave, así que reserva un momento del día más tranquilo para la operación de quitar esmalte permanente y sigue los pasos a continuación para tener unas manos bonitas y uñas sanas.

Cómo quitar esmalte permanente desde casa paso a paso

Paso 1. Prepara los materiales

Además de paciencia y tiempo libre, para quitar esmalte permanente sin dañar la uña necesitas algunos materiales que seguramente ya tendrás en casa. Para completar este proceso de una forma cuidada vas a necesitar:

Paso 2. Vuelve el esmalte poroso

El esmalte permanente crea una capa cerrada y unida a la uña que dificulta su remoción y le aporta durabilidad. Al contrario de los esmaltes tradicionales fácilmente removibles con acetona, el hecho de que su capa sea cerrada no permite que la acetona se mezcle con el esmalte y lo diluya. Así que el primer paso para quitar esmalte permanente es abrir la capa superior de este, aumentando su porosidad y capacidad de absorción.

Para ello, utiliza una lima dura y frota suavemente el esmalte hasta removerle todo el brillo. El objetivo es solamente romper la capa superior por lo que no debes frotar con demasiada fuerza.

Paso 3. Prepara las cutículas

Paso 3. Prepara las cutículas

Cuando se remueve la capa superior, el esmalte permanente se vuelve poroso y más receptivo a la absorción de la acetona. Una vez que necesitarás utilizar acetona pura para que sea más fuerte, debes preparar las cutículas y la piel alrededor de las uñas, por si acaso un poco de este diluente entra en contacto con ellas.

La forma más sencilla para hacerlo es aplicar un poco de vaselina en la piel alrededor de la uña para crear una capa protectora.

Paso 4. Aplica la acetona

Para quitar esmalte permanente vas a necesitar acetona pura ya que este es más fuerte que los esmaltes tradicionales. Incluso utilizando un producto más concentrado, será necesario remojar las uñas para garantizar su efecto.

Aprovechando la porosidad que lograste en el segundo paso, remoja dos trocitos de algodón en acetona y colócalos sobre las uñas. Asegúrate que el algodón está en contacto con toda la uña, pero intenta que no toque la piel. A continuación, enrolla las puntas de los dedos en papel de aluminio para mantener el algodón en contacto con el esmalte y evitar la evaporación de la acetona.

Paso 4. aplica la acetona

El contacto constante y cerrado de la acetona con el esmalte poroso hará que este se ablande y se despegue de la uña natural. 15 minutos suele ser tiempo suficiente para que todo el proceso esté concluido, pero dependiendo del tipo de esmalte puedes necesitar un poco más de tiempo.

Paso 5. Remueve el esmalte

Si has esperado tiempo suficiente, cuando quites el papel de aluminio y el algodón, la mayoría del esmalte ya se habrá despegado solo. Para quitar cualquier vestigio que quede, utiliza algodón remojado en acetona y pásalo sobre las uñas, frotando suavemente en dirección a las puntas.

Relacionado: Mejores marcas de esmaltes permanentes

Paso 6. Hidrata las uñas y manos

Paso 6. Hidrata las uñas y manos

Las uñas bajo el esmalte permanente estuvieron cerradas al aire durante algún tiempo y estuvieron expuestas a acetona pura. Es por eso normal que estén sensibles y necesiten nutrición.

Aplica un aceite nutritivo en las uñas para promover su salud y no dejes de aplicar también una crema hidratante en las manos y cutículas.

La piel estuvo expuesta a los gases de la acetona o a su contacto directo, por lo que debes hidratarla cuanto antes para que no se escame y las cutículas se levanten.

Alternativas para quitar esmalte permanente

Limar el esmalte

Este método no está recomendado por los daños que puedes causar a las uñas naturales. Pero si decides probarlo, es importante que tengas mucha paciencia y tiempo libre, para reducir los riesgos de esta operación.

Con una lima suave, empieza a romper la superficie del esmalte. Lima siempre en la misma dirección, desde el centro hacia las puntas de las uñas. Nunca muevas la lima como si fuera una sierra.

Toma tu tiempo particularmente con las laterales del esmalte, ya que este suele ser más grueso y difícil de remover aquí. Limpia los polvos que se van soltando frecuentemente para que la lima no encuentre obstáculos entre esta y el esmalte.

Cuando hayas removido prácticamente todo el esmalte permanente, pasa trocitos de algodón con acetona sobre la superficie de las uñas para limpiar las manchas y pequeños vestigios.

Para terminar, hidrata bien las uñas y cutículas para evitar que estas se queden secas y dañadas.

Esperar y cortar el esmalte

De todos los métodos para quitar esmalte permanente, este es sin duda el más seguro para tus uñas. Pero también el más lento y agobiante.

Básicamente, solo tienes que esperar a que la naturaleza siga su curso y que las uñas crezcan, sin retocarlas ni aplicar una nueva capa de esmalte. Mientras las uñas crecen, corta sus puntas para acortarlas y remover el esmalte permanente naturalmente.

Si no te importa llevar las uñas feas durante unas semanas mientras crecen, este es el método que debes elegir para proteger tus manos.

Ventajas de quitar esmalte permanente en casa

Más barato

Esta es una ventaja obvia. Al quitar el esmalte en casa estarás ahorrando tanto el tiempo como el dinero que gastarías al visitar un profesional. Además, no necesitas ingredientes especiales ni caros ya que solemos tener todo lo necesario ya en nuestras casas.

Comodidad

Quitar esmalte permanente puede tardar hasta 30 minutos. Si a este tiempo agregas el que tendrás que esperar en salón de belleza y el que pierdes en traslados, todo el proceso puede fácilmente tardar una hora hasta estar completo.

Al hacerlo desde la comodidad de tu casa, te estarás ahorrando todo este tiempo y tienes además la ventaja de estar entre tus cosas, relajada y poder ver una serie o charlar abiertamente como una amiga en el móvil mientras esperas a que la acetona haga su efecto.

Método casero y profesional

El método usado para quitar esmalte permanente en casa o en un salón de belleza es el mismo. Los profesionales no disponen de herramientas ni productos especiales para hacerlo y utilizan los mismos ingredientes que tú en casa.

La única diferencia es que desde tu hogar no tienes acceso a la experiencia y conocimientos de un profesional acostumbrado a quitar esmalte permanente y que sabe detectar inmediatamente si hay algún problema.

Desventajas

Uso excesivo de acetona

El proceso para quitar esmalte permanente, tanto hecho en casa como por un profesional, involucra remojar las uñas en acetona. Si no proteges la piel alrededor de las uñas y no sabes cuándo quitar los trocitos de algodón, te estarás arriesgando a una exposición excesiva a este diluente. Como resultado, puedes terminar con las uñas débiles y finas y aumentar el riesgo de infecciones.

No eres una experta

Puedes seguir todos los pasos para quitar esmalte permanente y tener mil cuidados en el proceso pero, por mucho que sepas la técnica, no tienes los conocimientos de un profesional.

Un experto sabrá identificar inmediatamente si hay algún problema con las uñas y recomendar las mejores cremas y tratamientos. En casos más problemáticos, podrá incluso recomendar una visita a un dermatólogo. Además, un profesional sabe reconocer cuando las uñas necesitan un período de descanso, sin esmaltes.

Lee también: Trucos para una manicura en casa sin dramas

Algunos consejos útiles

  • Cuidado con la acetona: Remoja solo las uñas y no los dedos para prevenir irritaciones y daños en la piel. Si aplicas esmalte permanente a menudo, considera sustituir el papel de aluminio por cápsulas de plástico o silicona para las uñas para reducir la difuminación de la acetona sobre los dedos.
  • Lugar ventilado: remueve el esmalte permanente en una habitación o lugar bien ventilado para evitar respirar los vapores de la acetona. Esto es particularmente importante dado que estarás expuesta a ellos durante más tiempo que en una remoción de esmalte tradicional.
  • No utilices otras herramientas para soltar el esmalte: no intentes remover ni soltar el esmalte permanente usando palillos, limas u otras herramientas o podrás dañar la uña natural.
  • Quita el esmalte a los 14 días: este es en media el tiempo que tarda el esmalte permanente en romperse pero si sigue perfecto después de este período, debes removerlo igual, según los expertos. Mientras más tiempo lleves el esmalte permanente, más difícil será quitarlo.
  • Cambios inusuales: si notas algún cambio en las uñas, tanto con el esmalte como cuando lo remueves, consulta un dermatólogo.
  • Usa pulidor sobre las uñas antes de volver a hacer la manicura: después de quitar el esmalte permanente y antes de aplicar una nueva manicura, pasa un pulidor (buffer) sobre la superficie de las uñas para suavizarlas y uniformizarlas.
  • ¡Nunca tires del esmalte permanente!: nos estamos repitiendo con este consejo, pero de verdad que es importante y sabemos que la tentación puede ser grande. Jamás intentes quitar esmalte permanente tirando de este o vas a remover las capas superiores de las uñas naturales en el proceso. Además del daño causado a las uñas y su consecuente debilidad, te estarás arriesgando a tener infecciones problemáticas.

 

Como ves, quitar esmalte permanente no es difícil. En este proceso no es necesario fuerza ni talento, solo paciencia y cuidado para proteger la salud de las uñas y de la piel a su alrededor. Eso sí, no olvides nunca que tirar del esmalte queda totalmente prohibido.

Si no logras quitarte el esmalte permanente normalmente después de haber remojado las uñas en acetona, prueba volver a poner un poco de acetona y papel de aluminio durante más tiempo para ablandarlas más. Tirar del esmalte puede parecer tentador, pero podrás remover la capa superior de la uña natural en el proceso, dejándola débil y sensible a infecciones.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Para tener el bronceado perfecto hace falta más que estirarse bajo el sol en una piscina o en la...

El aceite de coco es uno de los mejores aliados que podemos utilizar para el cuidado de la piel y...

Son tantos los tipos de rostro que existen como los tipos de cortes de pelo que se pueden realizar....

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan