Cómo limpiar el polvo correctamente

Hogar, Mantenimiento del hogar  / 

Pasas el trapo todos los días, barres el suelo y sacudes las alfombras. Y aún así, siempre hay polvo. ¿No sabes de dónde sale? Te decimos cómo debes limpiar el polvo para que tarde más en volver a aparecer.

Limpiar el polvo también tiene su ciencia: descubre nuestros trucos

Lo primero que debes hacer es aprender a limpiarlo correctamente. Normalmente, lo que hacemos no es quitarlo, sino moverlo de un sitio a otro. Para limpiar el polvo de forma correcta debes seguir unos pasos que te listaremos a continuación.

1. Ventila la casa

El polvo que entra en tu casa viene de la calle, así que si tienes que ventilar, abre las ventanas antes de pasar el trapo. De lo contrario, volverá a depositarse en los muebles que acabas de limpiar.

2. De arriba abajo

Cuando te dispongas a limpiar el polvo, hazlo habitación por habitación, y siempre empezando por los lugares más altos. De esa forma, irá cayendo e irás quitándolo.

Relacionado: Pasos para limpiar la casa a fondo

3. Aspirador mejor que escoba

Todo el polvo que se ha ido depositando en el suelo también tienes que quitarlo. Lo mejor es que pases una mopa o la aspiradora, porque la escoba no lo atrapa, solo lo cambia de sitio.

4. Friega con agua fría

Para rematar la limpieza, lo ideal sería que fregaras el suelo. Solo así lograrás acabar con todo el polvo acumulado. Es importante que el agua que utilices sea fría y que eches un limpiador específico para el tipo de suelo que tengas. Además, debes cambiarla tantas veces como sea necesario.

5. Fabrica tu limpiador casero

En el mercado se venden muchos productos para limpiar el polvo, pero la solución más eficaz es pasar un trapo húmedo. Puedes preparar tu propio limpiador casero metiendo en un pulverizador un cuarto de litro de agua, un chorro de vinagre blanco y media cucharada de aceite de oliva. Además de nutrir tus muebles, crearás una película antipolvo.

Cuando hayas pasado un trapo humedecido en tu limpiador casero, pasa otro seco para quitar la humedad. La misma fórmula se aplica para las puertas y manillas.

6. Un trapo para cada cosa

¿Utilizas el mismo trapo para tus muebles que para las lámparas? Mal. Deberías tener uno solo para el mobiliario y otro para los objetos que limpias menos a menudo y que, por tanto, acumulan más suciedad.

¿Cómo impedir que se creen pelusas?

Una vez resuelto el asunto de limpiar el polvo, toca lidiar con esas pelusas que siempre aparecen sin que sepas el motivo. Pues bien, normalmente salen de esos rincones o huecos que se te ha olvidado limpiar.

Aquí tienes algunos consejos para que nunca más vuelvan a avergonzarte ante tus visitas (¿por qué será que siempre aparecen cuando viene alguien a casa?):

  • Cambia la escoba por una con cerdas de goma. Así, en vez de moverlas de sitio, podrás barrerlas sin que se queden pegadas.
  • Friega el suelo con frecuencia. Lo ideal es que lo hicieras todos los días, pero si tienes un suelo de madera esto no es posible. No obstante, sí que puedes pasar una mopa.
  • ¿Tienes alfombras? Entonces debes pasar la aspiradora cada dos o tres días. En estos textiles es donde se acumula la mayor cantidad de polvo de toda la casa.
  • Las cortinas y los colchones también necesitan un repaso de vez en cuando.
  • No te olvides de limpiar los filtros del aire acondicionado y los conductos de la calefacción.

Trucos para evitar el polvo en casa

Ya tienes la casa libre de polvo y de pelusas. ¿Cómo consigues retrasar su aparición?

  • Limpiando sobre limpio. Después de limpiar a fondo tus muebles como te hemos dicho, basta con que pases un trapo impregnado con algún producto para muebles una vez a la semana.
  • Pasa la aspiradora con frecuencia, incidiendo en las esquinas y las puertas.
  • Barre la cocina o el comedor cada vez que comáis para eliminar las migas que hayan caído.
  • No ventiles más de la cuenta. Con 10 minutos es suficiente para renovar el aire. Además, evita las corrientes. Es mejor ir abriendo las ventanas de cada cuarto por separado. De esta forma, si entrase polvo, podrás verlo y quitarlo inmediatamente.
  • Asegúrate de mantener un nivel de humedad adecuado. Puede que necesites comprar un humidificador o un purificador de aire para filtrar el aire y eliminar los ácaros.
  • ¿No tienes felpudo? Ya estás tardando en ir a comprar uno, pues mucho del polvo que entra en nuestras casas lo traemos de la calle. Cuando lo tengas, acuérdate de aspirarlo por lo menos dos veces al mes.
  • Coloca un banco en la entrada para dejar los zapatos nada más entrar por la puerta. Así no llevarás la porquería por toda la casa.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

La usamos todos los días, pero no la cuidamos como deberíamos. ¿Te extraña que tu vitrocerámica...

Seguro que tienes en tu armario alguna prenda que antes era negra y que ahora parece más bien...

Aparte de ahorrar dinero en vestuario, también puedes conseguir que la ropa dure más. Solo tienes...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.