Cómo limpiar el horno fácilmente

Hogar, Mantenimiento del hogar  / 

Es importante limpiar el horno regularmente porque tras algún tiempo, los residuos pueden contaminar tus alimentos e incluso convertirse en un peligro de incendio.

El horno es uno de los electrodomésticos más indispensables de nuestra cocina y lo usamos prácticamente todos los días. Nos facilita la vida de forma extraordinaria y por eso no debemos descuidarlo.

11 buenos consejos para limpiar el horno

1. Debemos enfriar el horno con la puerta cerrada ya que si lo hacemos con la puerta abierta el calor se puede dispersar en el mismo sentido pudiendo estropear los muebles de la cocina.

2. Identificar el tipo de horno que tenemos en casa. Por un lado, hay hornos con auto limpieza que permiten calentar a una temperatura tan alta que la grasa se convierte en cenizas. Por otro, están los hornos catalíticos, que debemos vaciar antes de iniciar el proceso de limpieza.

3. Debemos siempre usar recipientes apropiados para el horno. Los de color negro son los más recomendados ya que contribuyen a que la comida se dore mejor.

4. Elige una hora para limpiar el horno, por ejemplo, cuando la cocina esté menos activa. Debemos abrir siempre las ventanas para poder ventilar la cocina y para que nuestros niños no inhalen el humo.

5. Cuando limpiamos el horno, debemos quitar las rejillas y las bandejas. Luego, las colocamos en un fregadero lleno de agua tibia mezclado con detergente para que toda la grasa se desprenda y así queden impecables y brillantes.

6. Limpiar la puerta del horno. Friega el interior de la puerta del horno con un trapo bien húmedo. También podemos usar una solución de vinagre y agua para limpiarla.

7. Es importante limpiar las paredes que se encuentran en el interior del horno con una esponja húmeda. Asegúrate antes que el horno esté frio. Evita el uso de productos químicos o corrosivos porque pueden dañar las paredes del horno.

8. Otra solución bien práctica para limpiar el horno es usar un raspador para retirar las grasas y eliminar el carbón. El tipo de raspador que se utiliza para picar el hielo funciona bien.

9. Limpia los derrames del horno mientras están calientes para evitar que se peguen y se carbonicen.

10. Cocina a fuego lento siempre que la receta lo permita ya que una potencia alta de calor hace que los alimentos y los líquidos salpiquen más.

11. Un procedimiento para acabar con los malos olores es mezclar vinagre con sal y pasarlo con un trapo tibio por todo el horno. Cuando se seque puedes retirar la mezcla con otro paño húmedo. La otra opción, y que agrada a la mayoría, es poner un trocito de piel de limón o naranja y calentar el horno un par de minutos.

 

Lo más importante en este proceso es no dejar que se acumule el trabajo y aprovechar estos prácticos consejos para no descuidar la limpieza de nuestro horno.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las albóndigas no son simplemente uno de los platos más atractivos para los niños, por su formato...

Al igual que haces con las fundas, las sábanas, el edredón y el colchón, también es necesario lavar...

Las chimeneas no solo sirven para dar calor. Son el punto focal de las estancias en las que están...

Sobre el autor

Madre de tres, esposa, loca por moda y tendencias. Palabra clave: el conocimiento te lleva a todos los caminos. Habla con nosotras en m.me/ellashablan