Cómo limpiar bisutería para evitar que se oxide

Cuidado de la ropa, Hogar  / 

La bisutería forma parte de nuestro outfit diario. Siempre la intentamos combinar con la ropa y demás complementos que llevamos puestos para realzar nuestra belleza. El problema reside en que, con el paso del tiempo y del uso, esta se va oxidando. Pero esto no significa que la debas tirar y comprar una nueva, siempre y cuando sepas cómo limpiar bisutería correctamente.

Cómo limpiar bisutería y dejarla como nueva

Cuando veas que tu bisutería empieza a oscurecerse, no te vengas abajo ya que con unos cuidados la puedes dejar como nueva. A continuación, te explicamos cómo hacerlo. Así mantendrás tus alhajas con el brillo que tenían el mismo día que las compraste.

1. Aspirinas

Ese medicamento al que muchas personas recurren cuando tiene dolor de cabeza puede servirte para limpiar bisutería. Pon agua en una taza y echa dos aspirinas, de las que son efervescentes. A continuación, incorpora tus joyas y déjalas sumergidas durante 10 minutos.

Cuando saques tus pertenencias de la mezcla, verás que ya no están oxidadas y vuelven a lucir como nuevas.

2. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un producto que se emplea para preparar muchos remedios caseros para la limpieza. En el caso de la bisutería, este mineral también es muy efectivo. Pon bicarbonato de sodio en un trapo mojado y restriégalo sobre tus accesorios con delicadeza. Después, pasa otro paño sin producto para aclararlos bien y otro seco.

Si notas que la primera vez no que quedaron perfectos, puedes repetir la acción. Debes tener en cuenta que este truco no es aconsejable para aquella bisutería que sea dorada ya que podría malograr el color de la misma.

3. Bicarbonato de sodio y vinagre

Para limpiar bisutería también puedes usar vinagre, otro producto que también se utiliza mucho para higienizar la casa. En este caso, puedes hacer un ungüento al mezclarlo con bicarbonato de sodio.

En un recipiente, vierte el vinagre e incorpora una cucharadita del bicarbonato. Una vez que de la mezcla comiencen a salir burbujas, introduce tus joyas y déjalas durante unos minutos.

Cuando las saques, sécalas bien con un trapo que esté limpio.

4. Pasta de dientes

Una de las técnicas más antiguas que existen para limpiar bisutería es esta. De hecho, algunas personas la llaman “el truco de la abuela”. Pon pasta de dientes en un cepillo y ve limpiando tus piezas con suavidad. Se aconseja que, a medida que vayas cepillando, vayas pasando un paño para ir eliminando los restos.

Para acabar, enjuágalas, restriega con un trapito seco y ya estarán tus joyas con brillo de nuevo.

Lee también: Marcas de bisutería españolas que no debes perder de vista

5. Coca-cola

Esa bebida efervescente que tanto gusta ayuda a acabar con el óxido de bisutería. Solo tienes que sumergir tus pertenencias en un vaso que contenga el líquido y dejarlas unos minutos. A continuación, lustra cada joya con un paño seco y limpio.

Ten presente que este método, al igual que ocurre con el bicarbonato de sodio, no se debe realizar con bisutería dorada.

6. Quitaesmalte

En primer lugar, el quitaesmalte debe ser sin acetona y no tiene que contener ni alcohol ni vinagre para no dañar tus prendas. Moja un poco de algodón con el quitaesmalte y frota tus joyas con suavidad. Si estas tienen piedrecitas, evita que el producto entre en contacto con esas zonas. De lo contrario, se podrían despegar.

Después, pasa agua tibia por tus prendas y, con un paño limpio y seco, acaba con la humedad de tu bisutería. Para asegurarte que se secan por completo, déjalas un ratito sobre un papel de toalla y luego sécalas con un secador en el programa frío.

Para acabar, lustra tus joyas con un paño seco y que sea suave.

Cabe destacar que esta opción es muy buena para las joyas doradas.

7. Desmaquillante de ojos

En el caso de que tus complementos estén sin brillo, pero aún no hayan entrado en la fase de oxidarse, puedes aplicar desmaquillante de ojos para limpiar bisutería. Solo los tendrás que frotar con un algodón.

Cómo evitar que la bisutería se oxide

Para evitar tener que limpiar bisutería, el primer paso es cuidarla lo suficiente para que esta no se oxide. Para ello, puedes echar un poco de laca de uñas transparente por encima. De esta manera, le dará brillo, impidiendo así que se oscurezca y se deteriore con tanta facilidad.

Nunca te eches cremas ni colonias por encima de tu bisutería porque estos productos la pueden malograr. Por ello, se aconseja que tus accesorios sean lo último que te pongas cuando te estás arreglando y lo primero que te quites al desvestirte.

Tampoco es bueno que hagas deporte con ellas puestas para que el sudor no las deteriore.

Evita también bañarte con ellas, ya sea en la piscina, playa, ducha o en un spa.

Lee también: Las mejores marcas de joyas españolas

Cómo guardar la bisutería para que no se ponga fea

La manera en que almacenes tu bisutería, asimismo, hará la diferencia. Lo primero que tienes que hacer es conservarlas en un sitio que sea seco y fresco.

Mezclar las piezas puede hacer que se pongan feas con más rapidez. Por lo tanto, separa tus joyas por compartimentos. Otra opción es guardarlas en bolsitas o en trapos portabisutería. Esto evitará que se rayen.

Al hablar de separar tus piezas, también se debe tener en cuenta el material de estas. Por un lado pon la plata, por el otro el oro y por otro la bisutería.

Si sigues los consejos expuestos, podrás mantener tu bisutería por mucho más tiempo. Esto hará que ahorres dinero y que puedas conservar esas piezas a las que tanto cariño le tienes por más tiempo contigo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

La usamos todos los días, pero no la cuidamos como deberíamos. ¿Te extraña que tu vitrocerámica...

Seguro que tienes en tu armario alguna prenda que antes era negra y que ahora parece más bien...

Aparte de ahorrar dinero en vestuario, también puedes conseguir que la ropa dure más. Solo tienes...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.