Cómo hacer leche de avena casera

Alimentación, Salud  / 

La avena es cada vez más el cereal elegido para darle energía y nutrientes al cuerpo por las mañanas, y su leche la solución para muchos veganos que quieren disfrutar de esta bebida sin que contenga rastro de animales. Sin embargo, si la primera es muy fácil de encontrar, la segunda es escasa en opciones de marcas y contiene muchas veces aditivos que se quieren evitar. Muchas se preguntan, por eso, cómo hacer leche de avena casera utilizando los ingredientes disponibles en el mercado.

Preparar la leche de avena en casa es más fácil de lo que piensas. Con tan solo utilizar este cereal disponible en cualquier parte, es posible preparar esta bebida láctea y controlar su composición evitando las grasas, azúcares y conservantes de muchas en paquete.

Descubre ahora cómo hacer leche de avena en casa usando tres métodos distintos y disfruta de una bebida más natural y rica en nutrientes por las mañanas.

3 recetas para saber cómo hacer leche de avena casera

1ª Opción: receta tradicional

receta de leche de avena tradicional

Ingredientes

  • 125g de copos de avena
  • 750 ml de agua
  • agave o miel (opcional)
  • canela, cardamomo o vainilla (opcional)

Preparación: En un bol, remoja la avena en agua durante por lo menos 30 minutos y asegúrate que el agua cubre todos los cereales. Después, remueve el agua y vierte los copos de avena en una licuadora. Agrega los 750ml de agua en la licuadora y mezcla durante por lo menos 1 minuto hasta lograr un preparado lechoso.

Utilizando una bolsa para hacer leches vegetales, cuela la leche hacia un bol, utilizando las manos para apretar bien la avena y recuperar todo el líquido. Agrega un poco de agave, miel, canela, cardamomo o vainilla para darle gusto y dulzura natural a la leche.

Lee también: Propiedades y beneficios de la leche de avena

2º Opción: receta fría rápida

Ingredientes

  • 1 taza de copos de avena tradicional
  • 3 tazas de agua filtrada
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla (opcional)
  • 4 dátiles Medjool o 1-2 cucharaditas de un edulcorante líquido natural (opcional)

Preparación: Junta el agua y la avena en una licuadora y mezcla hasta lograr un preparado líquido y cremoso. Cuela la avena usando una bolsa para hacer leches vegetales para recuperar toda la leche. Aprieta bien la bolsa para garantizar la liberación de todo el líquido. Para agregar alguno de los ingredientes opcionales, vuelve a vertir la leche en la licuadora y agrega los ingredientes extra, mezclando un poco más.

Esta leche rápida no puede ser calentada ya que ganará una textura gelatinosa con el calor. Puede mantenerse en la nevera durante 2 o 3 días. Agita bien la leche antes de consumirla.

3ª Opción: receta sabrosa

Ingredientes

  • 1 taza de avena cortada
  • 3 tazas de agua filtrada
  • 1,5-2 cucharadas de jarabe de arce puro, dátiles deshuesados u otro edulcorante natural líquido
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla pura
  • ¼ cucharadita de sal de grano fino
  • ¼ cucharadita de canela molida (opcional)

Preparación: Lava y cuela la avena cortada y, en seguida, remójala en un bol cubierto de agua durante por lo menos 20 minutos. Una vez haya pasado este tiempo, pasa la avena en agua limpia para remover cualquier resto que se pueda haber quedado. Cuela toda el agua de haberla lavado y agrega la avena en una licuadora juntamente con tres vasos de agua filtrada. Empieza mezclando los ingredientes usando una velocidad baja y aumenta progresivamente terminando en la velocidad máxima (no mezclar más de 10 segundos en velocidad máxima).

Utiliza un tamiz o una bolsa para hacer leche vegetal para colar la avena y separar la leche. Lava el tamiz y la licuadora y repite el proceso al revés, colando la leche hacia la licuadora de nuevo. Agrega los ingredientes extra a la licuadora y mezcla todo en la velocidad más baja. Puede ser mantenido en la nevera entre 4 a 5 días.

Nota: Por ser una leche vegetal, es normal que sus componentes se separen cuando están en reposo. Agita bien antes de consumirla.

 

La respuesta a la pregunta sobre cómo hacer leche de avena no podría ser más sencilla: remoja este cereal, tritúralo en agua y disfruta de la mezcla preparada. Juega con el tiempo de remojo y los ingredientes opcionales para personalizar la leche según tus gustos y hacer de esta bebida nutritiva también un placer.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El deporte o la actividad física te aportan muchos más beneficios de los que te puedes imaginar....

Para ser una mujer feliz tienes que poner de tu parte y luchar por ello. Las acciones que te tocará...

La cena es una de las comidas que más nos solemos saltar. También se puede dar el caso de que la...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan