Cómo hacer granola casera

Alimentación, Salud  / 

La granola casera es una oportunidad única para empezar el día con energía y fuerza. Al preparar tu desayuno o picoteo de cero puedes controlar los ingredientes utilizados, apostando en aquellos que son más sanos y provechosos para el organismo.

La granola es muy popular como desayuno por las propiedades y beneficios de las semillas y cereales que la constituyen. Sin embargo, su fama empieza a quedarse manchada por la descubierta de las cantidades de azúcar y otros aditivos que algunas fórmulas ya preparadas contienen. El hecho de que las marcas sigan utilizando el eslogan de “saludable” en su promoción mientras ocultan ingredientes prejudiciales al organismo ha también contribuido para esta desilusión.

Afortunadamente, es muy fácil preparar granola casera desde el confort de tu hogar. Así, puedes controlar la cantidad de azúcar que le hechas y seleccionar los ingredientes que más te gustan disfrutando de sus beneficios sin contraindicaciones y de un sabor aún más rico.

Hacer granola casera: potencia sus beneficios

La base de la granola es la avena y por eso el único ingrediente que no puedes cambiar. Por lo demás, la regla es siempre seis partes secas por una líquida. Los ingredientes secos, además de la avena, serán los frutos secos, nueces y semillas. La parte líquida será la que unirá la mezcla formando los bultos y adulzará tu granola casera.

Para la avena, es mejor utilizar los copos ya que las otras versiones no funcionarán tan bien para crear los bultos. Para los demás ingredientes puedes elegir los que más te gusten en una granola casera. Semillas de lino, copos de coco, semillas de sésamo o calabaza son buenas opciones, pero no son las únicas, y encontrarás muchas recetas con otras mezclas.

El aceite de oliva, de coco o canola son las opciones más utilizadas para formar los bultos y unir la granola casera. Como endulzante puedes utilizar miel o jarabe de arce, por ejemplo.

Independientemente de los ingredientes que elijas, debes siempre intentar utilizar aquellos cuyas propiedades más beneficios puedan aportar al cuerpo y que sean lo más naturales posible.

Una vez que hayas elegido tus ingredientes solo te queda mezclarlos y llevarlos al horno precalentado a 150ºC y ¡listo!

Lee también: Propiedades y beneficios de la avena

Ejemplo de receta de granola casera

receta de granola casera

Ingredientes:

  • 40 g de aceite de coco
  • 1 pizca de sal
  • 120 ml de miel
  • 170g de copos de avena
  • 170 g de granos (por ejemplo, espelta, centeno o copos de cebada)
  • 200 g de frutos secos, picados en trozos grandes (por ejemplo, almendras, pistachos y pacanas)
  • 50 g de semillas de calabaza u otras
  • 50 g de virutas de coco
  • 1 clara de huevo grande
  • 80-100 g de albaricoques secos picados, dátiles y guindas (u otros frutos secos de elección)

Preparación:

Precalienta el horno a 150ºC y cubre una bandeja de horno con papel para hornear.

En una sartén pequeña, calienta el aceite, la miel y la sal hasta que se derritan y estén bien mezclados. Remueve la mezcla del fuego y deja que se enfríe un poco.

Mezcla los ingredientes secos en un bol grande. Agrega la mezcla líquida y revuelve todo muy bien para que se quede uniformemente distribuida. Bate la clara del huevo en un bol separado hasta que se quede espumosa y en seguida agrega a la mezcla en el bol.

Echa la mezcla en la bandeja de horno y deja que se cocine durante aproximadamente 30 minutos o hasta que la granola esté dorada. Si prefieres bultos sueltos, revuelve la mezcla de vez en cuando para soltar la granola. Puedes también cocinar la granola sin revolverla para que luego puedas cortar pequeñas barras para llevarlas contigo. En este último caso, en vez de revolver la granola, gírala para que no se rompa pero se quede cocinada uniformemente.

Remueve la bandeja del horno y deja que la granola se enfríe. Guarda tu granola casera en un recipiente hermético. La granola casera es consumible durante dos semanas.

 

No dejes de variar tus recetas de granola casera agregando o sustituyendo algunos de los ingredientes por tus preferidos para disfrutar aún más de tu desayuno o picoteo. Al final, no importa la mezcla que hagas, la granola casera será siempre más saludable, más sabrosa y más barata que cualquier otra que puedas comprar.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente....

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan