Cómo empezar a hacer ejercicio y no desistir

Fitness, Salud  / 

Empezar a hacer ejercicio es una decisión valiente y tu cuerpo te lo agradece, pero no por eso es menos fácil. Es necesario fuerza de voluntad y persistencia para lograr resultados, y la pereza a veces es demasiado fuerte.

Sabemos que nuestro bienestar lo necesita y tenemos ganas de lucir un cuerpo bien firme y sano, pero la demora en ver resultados puede debilitar la fuerza de voluntad de quienquiera. Tomar la decisión de empezar a hacer ejercicio es fácil en teoría pero nada más sentir las primeras agujetas o llegar el frío del invierno nuestras ganas pueden desaparecer muy rápidamente.

Para ayudarte en esta batalla hemos compilado una lista con algunos consejos que podrán hacer toda la diferencia entre empezar a hacer ejercicio o solamente soñar con ello.

9 consejos para empezar a hacer ejercicio

1. Empieza despacio

Recuerda que estás solamente empezando. Por muchas ganas que tengas y fuerza que sientas, empezar a hacer ejercicio demasiado intenso desde el inicio puede ser la receta para el desastre.

Puedes sentirte desmotivada y desilusionada por no aguantar tanto como creías y desistir totalmente, o puedes tener tantas agujetas el día siguiente que ni siquiera te puedes mover ni escuchar la palabra “gimnasio” hasta que olvides la experiencia. Puedes lesionarte o quizá puedes desmotivarte por haber hecho 100 abdominales en un solo entrenamiento pero al día siguiente ni un solo músculo de tu barriga está visible.

Lo mejor es que empieces despacio. Empieza con entrenamientos de media hora 1 a 2 veces por semana y aumenta la frecuencia poquito a poco según te pida el cuerpo. No solo estarás evitando todos los posibles problemas de empezar en grande sino que también estarás preparando el cuerpo para aguantar esfuerzos progresivamente y notarás más fácilmente su evolución, lo que te ayudará a motivarte.

2. Diversidad para combatir el aburrimiento

Hacer siempre el mismo entrenamiento y los mismos ejercicios puede llevar a que te aburras y pierdas la motivación.

Mezcla entrenamientos de cardio y pesas, combinando también distintos ejercicios para mantenerte siempre alerta. Además, al mezclar distintos ejercicios estarás trabajando más y diferentes músculos de tu cuerpo, logrando así un bienestar mayor y una silueta más definida.

Si los gimnasios no son tu media naranja y prefieres correr, por ejemplo, cambia tus rutas a menudo y, si es posible, también el tipo de terreno para trabajar aún más músculos y mantener la motivación.

3. Pide ayuda

Empezar a hacer ejercicio principalmente en un gimnasio es algo que nos puede dar un poco de miedo a todas. Estamos rodeadas de otras mujeres atléticas y tonificadas y y nos sentimos casi avergonzadas de nuestra torpeza. Si quieres lograr resultados, la vergüenza se tiene que quedar en casa. Estas mujeres también un día fueran principiantes como tú.

No tengas miedo de pedir ayuda a los entrenadores o a otros atletas sobre cómo utilizar una máquina o sobre qué tipo de pesas es ideal para ti. El objetivo de hacer ejercicio físico es lograr un cuerpo sano y no arriesgar tu salud.

Lee también: Ejercicios para adelgazar para hacer en casa

4. Deja que tu cuerpo se recupere

Hay que hacer un esfuerzo y entrenar regularmente para lograr resultados, pero no puedes olvidar que tu cuerpo no es una máquina y necesita descansar.

Incluso los atletas profesionales saben que necesitan días de descanso para dejar que los músculos se reconstruyan y recuperen. Sobrecargar el cuerpo haciendo, por ejemplo, ejercicio todos los días puede comprometer tu rendimiento y resultar en lesiones.

5. No pases de los entrenamientos

Empezar a hacer ejercicio no es fácil pero lo que sí lo es es desistir. La primera causa para desistir es pasar de los entrenamientos.

Si no entrenas un día por cualquier razón, debes intentar entrenar el día siguiente no importa lo inconveniente que sea. Al pasar de un entrenamiento estarás creando un precedente y dando fuerza a tus excusas para no necesitar salir a entrenar.

6. Analiza tu contexto

Hacer ejercicio físico requiere esfuerzo pero no debe ser un problema. El ejercicio físico es una forma de liberar estrés, relajar y trabajar tus músculos liberando todas las malas energías de tu día. Si por lo contrario hacer ejercicio te deja estresada o incluso te sientes incómoda, debes analizar tu contexto. ¿Por qué te sientes así?

Puede que no te guste el ambiente de tu gimnasio, las duchas en grupo, que no te sientas segura cuando corres en una determinada calle. Todos estos factores influenciarán tu rendimiento y bienestar y pueden convertirse en la causa de tu abandono. Analiza tu alrededor y busca otros contextos o formas de combatir esa sensación de malestar.

7. Prepara tu ropa

Si sales a correr por las mañanas o vas al gimnasio por la tarde cuando regresas de tu trabajo, deja tu ropa preparada en el día anterior o antes de salir de casa para empezar un nuevo día.

Pequeñas cosas como no saber donde están tus zapatillas o tu sujetador de deporte pueden convertirse en un obstáculo más a superar si quieres empezar a hacer ejercicio.

8. Apunta tu evolución

Saber en tu mente que has evolucionado o ver físicamente esa evolución es muy diferente.

Apunta tus resultados a cada entrenamiento: cuanto tiempo corriste, cuantos abdominales hiciste, cuantas repeticiones de pesas lograste, etc. Ver en una hoja tu evolución efectiva aumentará tu motivación exponencialmente. Esto es principalmente importante si eres principiante ya que verás que, aunque los resultados tarden en ser visibles, ellos están ahí.

9. Diviértete y olvida el esfuerzo

Crea tu propia playlist de músicas favoritas que te hacen entrar ganas de cantar y te dan esa energía extra que necesitas, o quizá prefieras un libro audio o un podcast para perderte en otro mundo o historias. Si lo tuyo es más visual, tal vez puedes entrenar mientras miras paisajes preciosos que te dejan maravillada.

Estos son solo algunos ejemplos de como puedes abstraerte del esfuerzo del ejercicio y disfrutar del momento. No solo harán con que el tiempo pase más rápidamente como casi te harán olvidar que estás entrenando. Cuanto menos aburrido el entrenamiento, más eficaz este será y reducirás las probabilidades de abandono.

 

Si quieres lograr un estilo de vida más sano y activo no dejes de probar estos consejos. Lo principal es no desistir. Puede que los resultados visibles tarden un poco pero los sentirás de inmediato aunque no los veas.

Así que coge las zapatillas, pon una buena playlist para motivarte y ha llegado la hora de empezar a hacer ejercicio.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente....

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan