Cómo elegir un banco: 9 consejos

Dinero y Carrera  / 

¿Quieres cambiar de banco pero no tienes claro por cuál decidirte? Lo cierto es que abrir una cuenta es muy fácil, pero elegir un banco de forma correcta implica un estudio de mercado previo que lleva tiempo. Son muchas las cuestiones a tener en cuenta y en este artículo, repasaremos las principales.

Una vez hayas analizado las diferentes opciones, seguro que te resultará más fácil escoger el mejor banco para ti. ¿En qué debes fijarte?

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un banco?

1. Variedad de cuentas

El producto bancario más extendido son las cuentas. Actualmente el abanico es muy amplio, así que busca la entidad que trabaje con el tipo que más se ajusta a tus necesidades: corriente, de ahorro, nómina, vivienda, online… Tú decides.

2. Comisiones

Los bancos y las comisiones van de la mano, así que haz una lista con todos los productos que quieres contratar y pide información sobre cuánto te van a costar. A continuación, listaremos las comisiones más comunes:

  • Mantenimiento y administración de la cuenta.
  • Sacar dinero en cajeros ajenos a la entidad.
  • Gastos de correo. Sí, hay bancos que te cobran por enviarte la documentación a casa.
  • Por las tarjetas de crédito y débito.
  • Transferencias.
  • Por dejar la cuenta al descubierto.
  • Ingresos de cheques.

Hay bancos que ofrecen tarjetas y cuentas sin comisiones. Yo empezaría la búsqueda por ahí. ¿Dudas entre varias que no cobran comisiones? Pregunta si estás obligada a contratar algún producto a cambio. Lo normal es que te pidan que ingreses la nómina, domicilies varios recibos y/o tengas un saldo mínimo.

A la hora de negociar las comisiones, recuerda que lo mejor es que vayas una por una.

3. Rentabilidad

En caso de que vayas a abrir una cuenta corriente y otra de ahorro, opta por la que te ofrezca una mayor remuneración por tu dinero.

Lee también: Formas de ahorrar en un banco

4. Beneficios extra

Si te inclinas por un banco porque te ofrecen un regalo muy jugoso de bienvenida, lee antes la letra pequeña para que no acabes pagándolo con intereses. ¿No hay gato encerrado? Puede ser una buena oportunidad para obtener gratis la tele de tu nueva casa (por ejemplo).

Del mismo modo, analiza si las tarjetas que comercializa una entidad te ofrecen descuentos (al repostar en ciertas gasolineras, por ejemplo) o te devuelven un porcentaje del importe gastado.

5. Cajeros y oficinas cerca de ti

Antes de elegir un banco no puedes olvidarte tampoco de verificar que cerca de tu casa o trabajo haya una oficina de esa entidad. El horario de apertura al público y de atención telefónica también es importante. Eso te facilitará el realizar cualquier trámite rutinario.

Lo mismo con los cajeros, cuanto mayor sea la red, mejor. No querrás recorrer media ciudad para sacar dinero sin pagar comisiones.

6. Una buena aplicación móvil

Hoy en día, la mayoría de las personas utilizamos los servicios online de nuestro banco. Si eres de las que hace todas las gestiones por Internet, comprueba que la web y la aplicación de la entidad son intuitivas, funcionan correctamente y están bien optimizadas.

7. Código de Buenas Prácticas del Banco de España

Además, antes de elegir un banco estaría bien que te informaras si este está adscrito al Código de Buenas Prácticas del Banco de España. Así sabrás, por ejemplo, que no te van a cobrar comisiones de mantenimiento en cuentas y tarjetas cuando su contratación está ligada a una hipoteca o un depósito

8. Coste de la tarjeta de crédito

Aparte de las comisiones, una tarjeta de crédito acarrea otros costes, como el pago de unos intereses por aplazar las compras o por retrasarte en la cancelación de la deuda. Para escoger la más barata debes fijarte en la TAE. Cuanto más bajo sea el %, más barata te saldrá. A la hora de comparar dos tarjetas, ten en cuenta que el periodo de tiempo (anual, mensual, etc.) y el tipo de interés (fijo/variable) sea el mismo para ambas.

El mismo criterio se podría aplicar a los créditos y a los préstamos personales.

9. Requisitos exigidos

En teoría, abrir una cuenta en un banco es un proceso sencillo al que puede acceder todo el mundo. Pero dependiendo del tipo de cuenta, el banco puede exigir que cumplas unos requisitos, sobre todo si te va a ofrecer una rentabilidad alta. Hay entidades que para abrir una cuenta nómina remuneradas piden que el titular tenga unos ingresos mínimos (más de 1.000 euros en algunos casos) y que firme un compromiso de permanencia por un tiempo determinado.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Siempre estás a la caza del mejor chollo? Las páginas web de descuentos son unas grandes aliadas...

Ahorrar para comprar una casa parece misión casi imposible hoy en día. Sobre todo porque ningún...

¿No te fías de utilizar tu tarjeta de crédito en las compras online porque temes ser víctima de una...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.