Cómo descongelar la leche materna

Mamá  / 

La maternidad es algo extraordinario, no hay palabras para describirla y la leche materna es un milagro que debemos cuidar y resguardar como un bien precioso. Son varios los mitos que existen sobre cómo calentar, conservar o descongelar la leche materna. Por eso, en este articulo os enseñaré paso a paso cómo debemos proceder para que no se pierdan propiedades.

¿Cómo descongelar la leche materna?

En la lactancia siempre debemos descongelar la leche materna más antigua que tengamos en el congelador en primer lugar. Es un proceso muy sencillo, pero debemos tener en cuenta algunos consejos que para que lo hagamos de forma correcta, simple y lo más práctico posible.

Si hemos conseguido acumular leche materna en el congelador, ¡estupendo! Así podremos aprender a descongelarla para que no pierda los nutrientes que son fundamentales para el crecimiento de nuestros hijos.

La leche materna es delicada y no se puede descongelar de cualquier forma:

1. La forma más sencilla de descongelar la leche materna es dejarla a temperatura ambiente.

2. Otra forma es descongelarla en la nevera y podemos conservarla durante 24 horas siempre que no la calentemos.

3. Podemos también descongelar la leche materna poniéndola bajo el grifo y teniendo cuidado para que no tenga mucha temperatura.

4. Podemos descongelar la leche materna a baño maría.

5. Una vez descongelada debemos agitar suavemente para mezclar la leche que pudo quedar en el fondo y así homogenizar la temperatura.

¿Cómo calentarla?

leche materna

Como ya sabemos, la leche materna es el alimento más valioso que podemos darle a nuestro bebé. Aporta las vitaminas y los nutrientes necesarios para que nuestro hijo tenga un desarrollo normal. Os indico unos cuántos tips que serán los adecuados para calentar la leche materna.

1. Lo más común es usar el recipiente donde se encuentra almacenado sumergido en otro con agua caliente.

2. Al descongelar la leche materna no debemos hervirla ni calentarla en el microondas a altas temperaturas porque pierden todas las vitaminas y nutrientes.

3. Para calentar la leche materna es importante conocer las cantidades que toma normalmente nuestro bebé y así evitaremos la pérdida de leche que es fundamental.

4. Cuando tenemos un biberón ya utilizado no debemos volver a utilizarlo para calentar la leche materna.

5. Agitar la leche también es un buen método. Podemos calentar uniformemente agitando suavemente el biberón.

6. Otra forma de agitar el biberón para calentar es usando un agitador de café o cuchara.

7. Los calentadores de biberón son los más prácticos para calentar la leche materna y súper práctico para usarlo de noche. Hay calentadores de biberón que utilizan baño maría y otros que utilizan vapor. Este es un método para calentar mucho más gradual.

8. Con agua caliente podemos aumentar gradualmente la temperatura de frío a tibio hasta caliente, nunca directamente a caliente.

Lee también: Lo que toda madre primeriza debe saber

Cómo conservar la leche materna

Por último, algunos tips para conservar la leche materna y curiosidades que no debemos dejar pasar en caso de que nos reincorporemos al trabajo, no queramos dejar de amamantar o simplemente como información.

  • El sacaleches que trae el biberón incorporado es una muy buena opción, evitando la manipulación extra de la leche materna.
  • Los tarros de cristal también son muy prácticos y útiles. Eso sí, tiene que ser con tapa.
  • Si utilizamos las bolsas de congelación es importante que la pongamos dentro de otra en el caso que se rompa.
  • Debemos usar recipientes que lleven el símbolo “ apto para uso alimentario”
  • Es importante que los recipientes que utilicemos para conservar la leche materna sean se boca ancha, fáciles de limpiar y cerrar.
  • Es importante que cuando observemos que la leche materna tiene grasa en el almacenamiento tendremos que agitarla suavemente para que vuelva a estar homogénea.
  • Si observamos diferencias de color entre los recipientes es debido a los alimentos que hemos consumido.
  • Todos los utensilios deben mantenerse perfectamente limpios y desinfectados, así como también las diferentes piezas del sacaleches o los envases que utilizamos para conservar la leche materna. Tienen que ser lavados con agua caliente y hay que secarlos bien antes de guardarlos.
  • El calcio de la leche materna viene de los huesos de la madre. Con el parto perdemos cerca de 7% del calcio óseo. Este se recupera de manera espontánea pasado 6 meses.
  • La dieta materna no afecta a la cantidad de grasa de la leche pero afecta a los tipos de grasa presentes.
  • Amamantar te puede poner de buen humor porque libera la oxitocina, la hormona del amor de la madre y del hijo creando lazos fuertísimos.
  • El bebé toma más leche del primer pecho ofrecido.
  • Donar leche materna puede ayudar a salvar vidas, sobre todo en bebés prematuros. Los bancos de leche son una iniciativa solidaria.

Si queremos alargar la lactancia materna lo más posible, seguro que os vendrá bien tener un “banco de leche materno” en la nevera. Será genial también para que te incorpores nuevamente al trabajo sin estar estresada o limitada por eso. En este caso es importante saber cómo hacerlo y algunos consejitos que te facilitarán la vida.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Cuando los niños comienzan a tener más autonomía y a ser más independientes en algunos aspectos, es...

Los niños de 1 año están en una etapa funcional, necesitan conocer su cuerpo así como su entorno....

Cuando llegan las vacaciones todos queremos hacer algo diferente y, para los padres, hacer algo más...

Sobre el autor

Madre de tres, esposa, loca por moda y tendencias. Palabra clave: el conocimiento te lleva a todos los caminos. Habla con nosotras en m.me/ellashablan