Cómo curar un piercing en la oreja

Belleza  / 

Hace tiempo que hacerse un piercing ya no está mal visto, tanto em hombres como en mujeres. No obstante, es importante realizárselo en un lugar que guarde todas las medidas de seguridad e higiene,  ya que esto te prevendrá de infecciones. Pero, como tener un pendiente nuevo significa perforarse la oreja por ambos lados, es importante saber cómo curar un piercing en la oreja de la manera adecuada. Esto ayudará a que sane lo antes posible y a evitar complicaciones.

Consejos para curar un piercing en la oreja

Puede sonar repetitivo, pero ni se te ocurra hacerte un agujero tú sola, por mucho que la aguja esté esterilizada. Acude a un centro especializado y presta atención a las medidas de higiene. La persona que te vaya a perforar la oreja se debe lavar las manos antes de hacerlo y utilizar unos guantes de látex que estén sin usar.

Ten en cuenta que, en la actualidad, no es muy caro hacerse un agujero. Dicho esto, toma nota de los consejos para curar un piercing en la oreja.

1. Lávate las manos

Antes de manipular o curar un piercing en la oreja, es esencial que te laves las manos correctamente. Así no estarás transmitiendo bacterias que puedan estar en tus dedos a la oreja. Entre 10 y 15 segundos, enjabónate las manos con jabón antibacteriano y agua caliente.

2. Higieniza el área del pendiente

Una vez que tengas las manos limpias y secas, humedece un bastoncillo en una solución salina o suero fisiológico, y pásalo suavemente por delante y por detrás del agujero. De esta manera, conseguirás ir quitando cualquier rastro de suciedad que se pueda ir acumulando en esa región.

Si lo prefieres, puedes limpiarte las orejas con agua y jabón, con mucho cuidado, frotando hasta que haga espuma. Esto también lo tienes que hacer por delante y en el reverso del agujero. Luego, pasa un trapito seco y limpio con cuidado para remover el jabón.

Estas acciones las debes llevar a cabo dos o tres veces al día.

3. Coloca una pomada antibiótica

Durante dos o tres días, para que no se infecte la oreja, igualmente se aconseja aplicar una pomada antibiótica donde te has hecho el nuevo pendiente. Por lo general, en los establecimientos donde se hacen los piercings suelen venderlos. Ayúdate de un cotonete para aplicarla. Otra opción es emplear alcohol, aunque se recomienda en menor medida.

Ten en cuenta que no es bueno que prolongues esto en el tiempo más de tres días. De lo contrario, el proceso de curar el piercing en la oreja se puede ver afectado de manera negativa.

4. Mueve el pendiente

En cuanto acabes de higienizar la zona del piercing, sostén la parte de atrás de este y empieza a rotarlo con delicadeza. Es imprescindible que la oreja aún esté húmeda. Este consejo es para que los aretes no queden bien apretados a la piel y te puedan lastimar al no cicatrizar bien.

En el caso de que comiences a girar el piercing cuando la piel ya esté seca, puedes hacer que el agujero se abra hasta el punto de que sangre.

5. Aplica agua oxigenada

Sólo debes recurrir al agua oxigenada si te das cuenta que te empieza a sangrar el piercing. Esto puede ocurrir mientras estás realizado las limpiezas de rutina o incluso cuando estás durmiendo.

Para usar el agua oxigenada, hazte con una gasa y colócala sobre la región a tratar unos segundos ejerciendo un poco de presión.

Lee también: Cómo reconocer un piercing en el ombligo infectado

¿Qué cuidados requiere un piercing en la oreja?

¿Qué cuidados requiere un piercing en la oreja?

Una vez que tengas el pendiente hecho y que sigas todos los pasos para curar un piercing en la oreja, también debes prestar atención a unos detalles que son relevantes.

En primer lugar, no tapes el aro. Para beneficiar la cicatrización, lo mejor es que lo dejes al aire libre. Si tienes el pelo largo, intenta llevarlo atado para que no se te enrede. Si sueles dormir sobre el lado donde te has hecho el pendiente, deberás cambiar la posición porque no es bueno que te apoyes mucho sobre ese costado.

No te quites el pendiente, como mínimo, en un mes. Los especialistas recomiendan no removerlo, por lo menos, entre 4 y 6 semanas.

Asegúrate que el pendiente que te ponen es hipoalargénico y que esté hecho de titanio, acero quirúrgico, oro de 14 o 18 o de niobio para evitar reacciones alérgicas.

Si te haces un piercing, no se recomienda que vayas a nadar. Tampoco que te hagas ningún tratamiento en el pelo como teñírtelo. Mucho menos ponerte cremas, a excepción de las recomendadas por un profesional.

Por otra parte, también debes tener cuidado con los gorros, bufandas u otras prendas que se puedan quedar enganchadas al piercing. Al tirar, esto podría ocasionar un desgarro, lo que conllevaría un inmenso dolor, además de problemas de cicatrización y posibles infecciones.

En el caso de que veas que te sangra mucho el agujero o que la hemorragia se prolonga durante varios días, acude a un médico de inmediato. Lo mismo si tienes la mínima sospecha de que se te puede haber infectado el piercing.

Como ves, curar un piercing en la oreja no es tan complicado como parece. Simplemente, es cuestión de llevar la rutina de higiene a raja tabla y seguir los cuidados para que cicatrice correctamente.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Cada vez surgen más tratamientos de belleza para que tanto hombres como mujeres nos sintamos bien....

¿Te preocupas mucho por tu belleza y te gusta estar siempre informada de las últimas tendencias? Si...

El blush, también conocido como colorete o rubor, es uno de los básicos de maquillaje que no puede...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.