Cómo cuidar tus zapatos

Cuidado de la ropa, Hogar  / 

Los zapatos son uno de los complementos que más nos gustan a las mujeres. El sueño de muchas es tener un gran vestidor lleno de calzados de todos tipos y colores. Tengamos muchos o pocos, para que siempre luzcan como nuevos, es esencial saber cómo cuidar tus zapatos. Por eso, en este artículo te damos consejos para que los mantengas siempre a punto.

16 útiles consejos para cuidar tus zapatos

El uso, la suciedad, el sol, la lluvia, el polvo y otros factores afectan de manera negativa el estado de tu calzado. Por ello, siempre es bueno tener un as bajo la manga en forma de trucos para saber cuidar tus zapatos. Así los mantendrás en buenas condiciones durante mucho más tiempo.

Lo mejor de todo es que, para poner en práctica estos consejos, no vas a tener que desembolsar mucho dinero.

1. Deja respirar tus zapatos

Una vez que te quites los zapatos, es preferible que esperes 24 horas antes de volver a utilizarlos para que respiren bien. Así evitarás que vayan cogiendo mal olor, lo que pueda provocar hongos en tus pies.

También es bueno emplear plantillas con olor a pino. Estas ayudan a que los zapatos no queden con olor a pies.

2. Remueve las manchas de grasa

Si tu calzado es de gamuza y te lo has manchado con grasa, intenta eliminarla lo antes posible. Para ello, emplea almidón o talco ya que dichas sustancias embeben la suciedad. Pasadas 5 horas, utiliza un cepillo para poder remover los restos que queden del lamparón y/o del producto.

Si tus zapatos son marrones como el color del café, es preferible que uses el café molido que te queda de la cafetera. Realiza el mismo proceso mencionado anteriormente.

3. Lustra los zapatos con regularidad

Otra manera de cuidar tus zapatos es la de lustrarlos con asiduidad a fondo. Dependiendo del material que sean, será más aconsejable que uses productos como la grasa de caballo, vaselina, el betún u otros. Nunca guardes los zapatos de una temporada para la otra sin limpiarlos.

4. Guarda los zapatos en cajas

Sobre todo los zapatos delicados o a los que más aprecio le tengas, consérvalos en las cajas que venían cuando los compraste. Así cogerán menos polvo y no se mancharán al estar cerca de otro tipo de calzado.

Relacionado: Ideas para organizar los zapatos

5. Cuida el interior

Al comprarnos un calzado nuevo, sobre todo al principio, nos puedo hacer rozaduras o daño. Esto puede provocarnos sangre u otro tipo de lastimaduras. En estos casos, limpia siempre el interior del zapato y evita que queden pedazos de las tiritas pegados.

6. Cambia las suelas

Para cuidar tus zapatos, también es importante que cambies las suelas de estos. Hay personas que incluso deciden cambiarla nada más los adquieren y le ponen una de goma porque es más resistente y duradera. Otra opción es que lo hagas antes de guardarlos en el armario para la temporada siguiente.

7. Usa pasta de dientes para tener las suelas blancas

La pasta de dientes es una gran aliada para devolver el blanco inicial a las suelas de tus zapatillas de deporte. Pon un poco de dentífrico en un cepillo de dientes que ya no uses y restriégalo sobre la suela. Ten presente que la pasta de dientes que uses debe ser blanca y sin colorante. También cabe la posibilidad de que emplees polvo dental.

Relacionado: Cómo limpiar zapatillas blancas

8. Usa un secador con aire frío

Si lavas tus deportivas y no se te han secado a tiempo, no las pongas encima de la calefacción. Es mucho más recomendable que uses el secador en el programa de aire frío.

9. Arroz y eucalipto para sacar la humedad

En el caso de que la lluvia haya dejado tus zapatos llenos de humedad, puedes poner un poco de arroz en una bolsita de algodón o de lino e introducirla dentro de tu calzado para que absorba el agua. No te olvides de incluir unas gotas de aceite esencial de eucalipto para evitar el hedor a la lluvia.

10. Papel de periódico

Otra alternativa para cuidar tus zapatos mojados es la de colocar pelotas de papel de diario dentro de estos. De esta manera, se evita que el calzado pierda su forma inicial. Verifica que el periódico no tenga muchas imágenes ni tinta para que dicha sustancia no se desprenda y quede en el calzado. Tras unas horas, retira las bolas.

Si lo deseas, también puedes emplear bicarbonato de sodio en vez de papel de diario.

11. Goma de borrar para los zapatos de gamuza

La goma de borrar es muy útil para cuidar tus zapatos de gamuza o el nobuk. Debido a la fricción, la suciedad, el polvo u otros agentes que se puedan adherir al calzado se pueden desprender. Después de frotar la goma de borrar, pasa un cepillo.

Lee también: Consejos para limpiar zapatos de ante correctamente

12. Emplea el vapor para mejorar la apariencia de la gamuza

Para cuidar tus zapatos de gamuza, una vez que estos se pongan duros, usa el vapor de una plancha para ablandarlos. Ten en cuenta que la plancha nunca debe tocar el calzado. Por lo tanto, colócala a una distancia prudencial de tus zapatos.

13. Zumo de limón para tenis de lona

Las playeras de lona, tanto de colores claros como llamativos, son difíciles de lavar porque pueden perder su forma además de desteñirse. En estos casos, el zumo de limón puede ser una buena solución ya que no perjudica la tonalidad de las mismas. Disuelve un tercio de jugo de limón en un recipiente con agua y empapa un paño limpio. Después, frota las partes que estén sucias y espera entre 20 y 30 minutos. Para finalizar, pasa un poco de agua para aclarar.

14. Vaselina para el calzado laqueado

Con el uso, es normal que los zapatos laqueados vayan perdiendo su brillo inicial, además de que sufran algunos arañazos. Pero, si empleas vaselina, podrás recuperar el resplandor de los mismos y disimular las marcas.

15. Usa aceite de linaza

Este aceite te ayudará a cuidar tus zapatos ya que los volverá impermeables beneficiando que no se estropeen tanto con la lluvia. Para ello, engrasa las costuras de tu calzado con el aceite de linaza.

16. Lava los zapatos a mano

Por comodidad, muchas personas lavan las deportivas en lavadora. Este es un gran error. Para que se estropeen menos, es mucho mejor hacerlo a mano. Para ello, saca los cordones y las plantillas y restriégalas por separado con delicadeza. Tanto para la parte de afuera y como para la adentro del calzado, usa un cepillo viejo. Con el fin de eliminar gérmenes y un posible mal olor, puedes mojar el cepillo en un poquito de alcohol para desinfectar y frotarlo en la parte interior de tus tenis.

Si sigues estos consejos, verás que tus zapatos se mantienen en buenas condiciones durante más tiempo. Así, no tendrás que estar gastando dinero cada temporada en un calzado nuevo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

La usamos todos los días, pero no la cuidamos como deberíamos. ¿Te extraña que tu vitrocerámica...

Seguro que tienes en tu armario alguna prenda que antes era negra y que ahora parece más bien...

Aparte de ahorrar dinero en vestuario, también puedes conseguir que la ropa dure más. Solo tienes...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.