Cómo cuidar la ropa de lino: 5 trucos

Cuidado de la ropa, Hogar  / 

Cuando pensamos en un tejido fresco para llevar los días más calurosos del verano el primero que nos viene a la cabeza es el lino. Es ligero, es suave, es una fibra de origen vegetal, absorbe bien el sudor y protege de los rayos del sol. También es bastante delicado, por lo que es importante saber cómo cuidar la ropa de lino.

Si te encanta este tejido, pero no acabas de cogerle el punto para que las prendas confeccionadas con él siempre luzcan impecables, no te pierdas los consejos que hemos recopilado para ti.

Consejos para cuidar la ropa de lino

1. En la lavadora, utiliza una bolsa para ropa

Si no eliges la temperatura adecuada, el lino puede encoger. Así que haz caso a las indicaciones del fabricante ya que, dependiendo de la mezcla que haya utilizado, el programa y la temperatura pueden variar.

Lo más recomendable es que laves la ropa de este tejido a mano, con agua templada tirando a fría. Enjabona, mueve con cuidado para que salga la suciedad y aclara hasta que no quede ni rastro de detergente. Deja que suelte el agua antes de tender, pero no la retuerzas. Si es necesario, envuélvela en una toalla para que esta absorba la humedad.

¿Prefieres lavar la ropa en la lavadora? Sepárala por colores y mete la prenda en una bolsa de rejilla o de tela que la proteja de posibles enganchones.

¿Qué programa debes elegir? El mismo que utilizarías para las prendas delicadas, es decir, agua fría y de corta duración. Acuérdate de quitar el centrifugado.

El detergente también tiene que ser específico para ropa delicada. No eches mucho, puesto que si quedan restos de jabón, el lino queda con manchas. En caso de ser necesario, haz un segundo aclarado. Dos apuntes: utiliza detergente líquido y nunca, nunca, añadas lejía a las prendas de lino.

2. Seca al aire libre, por el revés

A la hora de poner la ropa a secar, debes hacerlo al aire libre, pero procura que no le dé el sol directamente. También debes darle la vuelta a las prendas y colgarlas de una percha o colocarlas en plano para evitar que se formen pliegues y que queden arrugas muy marcadas.

3. Plancha con la prenda húmeda

El lino se arruga mucho, eso es una realidad que no podemos negar y ante lo que no podemos hacer nada. Pero sí que puedes aplicar un par de trucos para facilitar el planchado:

  • Plancha la ropa de lino cuando todavía esté húmeda.
  • Para planchar los encajes o detalles delicados, hazlo por el revés y colocando una tela entre la ropa y la plancha.
  • La temperatura de la plancha debe ser lo más baja posible.

Lee también: Prendas básicas de verano que no deben faltar en tu armario

4. Cuidar la ropa de lino en el armario: usa papel de seda

La forma en que guardas las prendas de lino en tu armario también contribuye a que se mantengan en mejor o peor estado. Lo ideal es que puedas protegerlas con papel de seda cuando estén dobladas, ya que no debería estar en contacto directo con la madera. También puedes colgarlas, pero con perchas ergonómicas y forradas para que no salgan arrugas. Procura que se aplaste con el resto de la ropa.

5. Cómo cuidar la ropa de lino cuando la llevas puesta

¿Te encanta el lino, pero no te compras prendas de este tejido porque acabas el día completamente arrugada? Esto es lo que tienes que hacer para que no se arrugue tanto:

  • Cuando llevas una chaqueta de lino, debes quitarla cuando llegas a casa o a la oficina y colocarla en una percha. Lo mismo al subirte al coche.
  • Para que los pantalones no se arruguen tanto, cuando te sientes súbelos ligeramente por la zona de la rodilla para que no se formen marcas.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿A quién no se le ha caído alguna vez la copa de vino sobre el mantel, la alfombra o la ropa?...

Las Converse son las más populares, pero en realidad el calzado de lona siempre ha estado ahí....

Si ya sigues nuestro contenido sobre el cuidado de la ropa, es posible que ya hayas visto un...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.