Cómo blanquear la ropa: 8 trucos

Cuidado de la ropa, Hogar  / 

Siempre que voy a comprar ropa, los ojos se me van a las prendas de color blanco. Ahí, puestas en la percha, son tan bonitas que no pienso en la vejez que tendrán. Y claro, después de unas cuantas puestas el color ya no es tan luminoso. Dependiendo del tejido, la ropa blanca tiende a amarillear o a quedar grisácea. Lo bueno es que, al igual que hay trucos para lavar prendas blancas y conservar el color durante más tiempo, también los hay para blanquear la ropa.

En este caso vamos a olvidarnos de la lejía y de los productos que venden en las tiendas y vamos a preparar nuestros propios remedios caseros.

8 trucos para blanquear la ropa  y que quede como recién comprada

1. Zumo de limón para las manchas amarillas y de sudor

¿Te han empezado a salir manchas amarillentas? Tranquila. Haz zumo con tres limones y ponlo a hervir. Después, introduce la prenda durante media hora o 40 minutos. Sácala, frótala, enjuágala y lávala en la lavadora.

Otra opción es meter medio limón dentro de un calcetín en el tambor de la lavadora, juntar todas las prendas que quieras blanquear y lavarlas.

2. Vinagre y agua

El vinagre blanco es la alternativa al limón, pero lo bueno es que este producto no necesitas hervirlo. Basta con que eches un buen chorro (125 ml) en un cubo con un litro de agua y dejes la prenda a remojo durante 40 minutos aproximadamente. Después, lávala.

Para las manchas de sudor, lo mejor es que eches directamente el vinagre y las frotes añadiendo jabón.

3. Leche para las sábanas y manteles

Cuando veas que tus sábanas y manteles comienzan a amarillear, prueba a meterlos a remojo con leche y agua durante un par de horas antes de lavar.

Lee también: Consejos para lavar almohadas y dejarlas como nuevas

4. Sal, limón y detergente

Este truco es parecido al primero que hemos dicho. Es perfecto, sobre todo, para eliminar las manchas de sudor. Necesitarás: 62 gramos de detergente para ropa (el equivalente a un cuarto de taza), 2 litros de agua, el zumo de 3 limones y una cucharada sopera de sal.

¿Qué haces con todo eso? Seguir estos pasos:

1. Pon el agua a hervir junto con el detergente, el zumo de limón y la sal.
2. Con el agua hirviendo, introduce la prenda que quieras blanquear.
3. Deja en remojo durante 40 minutos.
4. Aclara con agua abundante y seca al sol.

5. Bicarbonato y limón

Otro remedio para blanquear la ropa que lleva limón es hacer una pasta espesa con medio limón y una cucharada de bicarbonato de sodio. En primer lugar, esparce el bicarbonato por las manchas que hayan salido en la prenda. Después, frota con el limón de tal forma que salga el jugo. Dejas actuar un cuarto de hora y aclaras con agua templada.

6. Agua oxigenada para la lana

Cuando la ropa es de lana o de un tejido delicado, puedes utilizar un detergente para ropa que sea suave y agua oxigenada. Esto es lo que tienes que hacer. En dos litros de agua, echas un cuarto de taza de detergente para prendas delicadas y lo diluyes. A continuación, agregas un cuarto de taza de agua oxigenada y sumerges la prenda. Dejas actuar una media hora y aclaras.

7. Amoniaco y agua oxigenada

Con esta mezcla debes tener mucho cuidado. Es importantísimo que te pongas guantes y que no respires los vapores. Tampoco utilices este remedio en prendas delicadas porque podrías estropearlas. Dicho esto, sigue los siguientes pasos:

1. En un barreño, echa un litro de agua.
2. Añade 4 gotas de amoniaco y un cuarto de taza de agua oxigenada.
3. Mete la prenda a remojo durante 10 minutos.
4. Enjuaga con mucha agua.

8. Blanquear la ropa en la lavadora

Hasta ahora hemos visto remedios caseros que implican blanquear la ropa a mano. Pero el modo en que utilizas tu lavadora también tiene mucho que ver con el estado en que quedan las prendas de color blanco. Esto es lo que debes hacer para que salga como entró:

  • Separa la ropa blanca del resto, incluida la de color crema, beige o gris claro.
  • No mezcles la ropa blanca con toallas ni calcetines.
  • Sigue siempre las instrucciones de lavado que vienen en la etiqueta.
  • Evita el uso de lejía.

Además, si te cae una mancha debes eliminarla lo antes posible para que no quede el cerco. Y acuérdate de tender la ropa blanca siempre al sol.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

La usamos todos los días, pero no la cuidamos como deberíamos. ¿Te extraña que tu vitrocerámica...

Seguro que tienes en tu armario alguna prenda que antes era negra y que ahora parece más bien...

Aparte de ahorrar dinero en vestuario, también puedes conseguir que la ropa dure más. Solo tienes...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.