Cómo aliviar el dolor en el talón: consejos y trucos

Salud  / 

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente. Este dolor puede empezar como una simple molestia, pero si no se hace un tratamiento adecuado puede llegar a dificultar que caminemos normalmente. A pesar de las molestias que pueda causar, aliviar el dolor en el talón e incluso prevenirlo es bastante sencillo.

¿Por qué duele el talón?

El dolor en el talón puede tener varias causas y subdividirse en varios “dolores” según el lugar concreto en el que este ocurre.

La fascitis plantar es la causa más común del dolor en el talón y ocurre cuando el tejido que sostiene el arco del pie y está conectado al talón sufre una irritación o inflamación. Este problema surge normalmente como consecuencia de exceso de peso, del uso de calzado sin el soporte adecuado, del exceso de actividad física con movimientos de impacto repetitivos (como correr), del uso frecuente de zapatos de tacón altos o con una curvatura exagerada o reducida de la planta del pie.

¿Por qué duele el talón?

Sin embargo, que sea la más común no significa que sea la única. Por eso, es imprescindible que consultes con un podólogo para tratar la molestia de la forma más adecuada. En algunos casos, el dolor en el talón puede incluso ser un síntoma de otro problema de salud que no esté relacionado directamente con los pies.

Además, dependiendo de su causa, pueden ser necesarios tratamientos específicos.

Consejos para aliviar el dolor en el talón

Como te comentábamos, dependiendo de la causa del dolor, podrás necesitar un tratamiento específico. Sin embargo, los podólogos ofrecen algunas recomendaciones generales que pueden ayuda a reducir las molestias e incluso a prevenirlas.

Reducir el peso que cargas: mientras más peso tienes, más presión pones en los pies y en los talones. Reducirlo puede implicar una pérdida de peso o simplemente trasladar menos carga. Por ejemplo, si en tu trabajo tienes que mover objetos pesados, lo ideal será que hagas más traslados y cargues menos peso en la medida de lo posible.

Estirar los músculos: estirar los músculos de los pies y de la pantorrilla reduce la tensión en estos y ayuda a aliviar el dolor del talón. Además, también funciona como un calentamiento antes de hacer deporte. Hacerte un masaje en los pies después de la actividad física o al final del día también está recomendado para reducir la tensión muscular.

Usar calzado de calidad con una buena amortiguación: caminar implica golpear el talón contra el suelo. El uso de zapatos con una buena amortiguación y que ofrecen un buen soporte para los pies ayuda a reducir el choque de ese impacto y provee una mejor estabilidad y distribución de la presión. Este consejo es particularmente importante si haces deporte.

Usar plantillas de gel: estas plantillas son una excelente opción si buscas un tratamiento para el dolor de talón que ayude a reducir la presión sobre esta zona y a mejorar la comodidad. Por ejemplo, las plantillas de gel de Scholl de uso profesional, para uso deportivo o de uso diario, tanto para mujeres como para hombres, absorben los impactos y ayudan a reducir la presión excesiva en los pies, favoreciendo la comodidad del calzado en el día a día y el bienestar de tus pies. Pueden así ayudar a aliviar el dolor en el talón si caminas mucho, pero también si pasas muchas horas de pie.

plantillas de gel de Scholl

Trucos para usar los tacones sin dolor

El uso de tacones de forma frecuente puede incrementar el riesgo de fascitis plantar, ya que obliga a un estiramiento excesivo y continuado del ligamento que soporta el arco del pie. Aunque con estos zapatos el peso del cuerpo esté concentrado en el antepié, en estos casos también es muy frecuente sufrir de dolor en el talón. Para evitarlo, te recomendamos:

Elige tacones bajos

Mientras más altos los tacones, más estirado queda el arco del pie y, por lo tanto, se crea más tensión sobre los ligamentos.

Los tacones con una altura entre 3 a 5 centímetros son los más cómodos y que menor riesgo de dolor presentan. Intenta guardar los más altos para ocasiones especiales.

Usa zapatos con plataforma

Si te gustan los tacones altos y no quieres dejar de usarlos, puedes aún así aliviar el dolor en el talón al elegir modelos con plataforma.

El hecho de la que suela sea más gruesa y más alta reduce el desequilibrio entre la posición del talón y de los dedos y la presión sobre los ligamentos, sin poner en causa la altura y efecto que deseas alcanzar con los zapatos.

Prueba modelos con suelas y tacones anchos

El ancho de los tacones y de la suela influye en la estabilidad del calzado. No solo aumentan el equilibrio y facilitan el caminar con los zapatos, como también ofrecen una mayor área de contacto con suelo, dispersando la presión y tensión creadas en el impacto del pie contra el suelo.

Lleva plantillas

Como hemos comentado, las plantillas aumentan la amortiguación de los zapatos y absorben parte de la fuerza de impacto del pie contra el suelo. Ofrecen también un soporte extra para el arco del pie y reducen la tensión de sus ligamentos.

Además, ahora existen varios tipos de plantillas para que puedas elegir la más adecuada para tus pies y para el calzado, y que quedan siempre invisibles. Para tacones altos, por ejemplo, tienes modelos localizados para aplicar en el antepié, que no solo reducen la presión en esta área como también vuelven los zapatos más cómodos al prevenir el deslizamiento y que te salgan ampollas.

Para aliviar el dolor en el talón, hay también mini plantillas que puedes poner por debajo de este y del antepié, independientemente de la altura del tacón o del formato del zapato, y que aportan más amortiguación y comodidad.

Une los dedos

Con una cinta adhesiva, une el tercer y el cuarto dedo de tus pies, contando desde el meñique.

Esto ayudará a reducir el dolor en el nervio que separa estos dedos y a retirar parte de la presión en el antepié al aumentar la zona de soporte estable.

 

Con estos consejos sencillos para aliviar el dolor en el talón notarás una diferencia significativa en la salud de tus pies en general. Sin embargo, volvemos a insistir en que debes consultar con un podólogo para que este pueda identificar el problema concreto y el tratamiento más adecuado para tu caso. Esto es particularmente importante si el dolor se mantiene incluso cuando estás en reposo o si llevas varios días con esta molestia.

Nunca olvides que tus pies son tu primer medio de transporte en el mundo, así que no dejes que te paren y cuídalos bien.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que perjudican a ambos sexos. Estas...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan