Cómo ahorrar para comprar una casa

Dinero y Carrera  / 

Ahorrar para comprar una casa parece misión casi imposible hoy en día. Sobre todo porque ningún banco concede ya el cien por cien de la hipoteca, algo muy habitual antes de la crisis. Lo normal es que la entidad bancaria solo financie el 80% del total del valor, por lo que necesitas tener ahorrado el 20% restante.

Si tenemos en cuenta que el precio medio de la vivienda en nuestro país se situó durante el tercer trimestre de este año en 1.367 euros el metro cuadrado según datos de Tinsa, un piso de 60 metros cuadrados cuesta 82.000 euros.

El precio puede aumentar en función de la Comunidad Autónoma o la ciudad en la que residas, pero tomando como referencia la media, significa que debes tener ahorrados al menos 16.400 euros. Calcula otro 10% para gastos de notaría, administrativos y demás.

Si no los tienes, no te quedará más remedio que ahorrar para comprar una casa. ¿Cómo puedes conseguirlo?

Consejos para ahorrar para comprar una casa

Adapta el precio a tus ingresos

Lo primero es conseguir el 30% para la entrada. En este caso hablamos de que necesitarás unos 25.000 para empezar a hablar. Suponiendo que cobres el sueldo medio español, que ronda esa cifra, tendrías que destinar el salario de un año. Pero claro, eso sin gastar ni un céntimo.

Así que siendo realistas y haciendo sacrificios, con suerte podrás ahorrar el 30% de esa cantidad. Eso son 7.500 euros al año, por lo que, como mínimo, tardarás 3 años y 3 meses en reunir el dinero suficiente como para acudir al banco a pedir la hipoteca.

Si tu capacidad de ahorro es menor, una de dos: o tardas más tiempo en comprar o buscas una vivienda más barata.

Abre una cuenta de ahorro

En el mismo momento en que te decidas a comenzar a ahorrar para comprar una casa deberías abrir una cuenta de ahorro de la que no tengas tarjeta y que no admita domiciliación de ningún tipo. Así, una vez que el dinero entre, ya no volverá a salir.

Nada más cobrar, ingresa la cantidad destinada al ahorro. Así no gastarás el dinero en cosas superfluas. Lo bueno es que ese dinero también te servirá como fondo de emergencia. Ante un imprevisto, no necesitarás pedir un préstamo ni tirar de tarjeta de crédito. Eso sí, una vez que te hayas recuperado, devuelve el dinero a la cuenta.

Rebaja tus gastos fijos

Repasa tus gastos fijos y mira a ver si hay algo de lo que puedas prescindir. ¿Tienes dos líneas de móvil? Probablemente con una te apañes. ¿Pagas religiosamente la cuota del gimnasio y solo vas el 2 de enero y el 1 de septiembre? Otro gasto que puedes quitar de la lista.

Más cosas: ¿has calculado cuánto te gastas en desayunar todos los días en el bar de la esquina? Ya te lo digo yo: alrededor de unos 1.000 euros al año.

Relacionado: Consejos para ahorrar dinero en casa rápido

Di adiós a los pagos a plazos con intereses

¿Se te ha estropeado el ordenador y lo necesitas para trabajar? Si tienes que comprar uno a plazos, busca una tienda en la que no te cobren intereses de financiación. O mejor, aún, ¿por qué no miras primero uno de segunda mano?

Compra menos, pero de calidad

Esto que te voy a decir puede parecer todo lo contrario a ahorrar, pero no. Cuando necesites comprar algo, que sea de calidad. Así te durará más tiempo. A la larga, ahorras dinero. ¿De que te sirve un jersey de 15 euros que a los dos meses ya está para tirar? Si te hubieses gastado un poco más, podrías haberlo usado al menos un par de temporadas.

Paga con tarjeta, o anota los gastos

Si quieres tener controlado todo lo que compras lo mejor es que pagues siempre con la tarjeta de débito. Así podrás sumar todos los pagos y saber cuánto te gastas y en qué lo gastas. De esta forma, verás que hay cosas prescindibles. Pagando en efectivo será mucho más difícil echar cuentas, salvo que anotes siempre las cantidades.

Vacaciones más cortas y un piso más barato

El alquiler hoy en día es más caro que una hipoteca. Aunque la idea no te guste, deberías plantearte la posibilidad de ir a un piso más barato, incluso de compartir casa. Piensa que es algo temporal por una buena causa.

Del mismo modo, las vacaciones deberían ser menos costosas de lo que estás acostumbrado. ¿No tienes ningún familiar que viva cerca de la playa?

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Siempre estás a la caza del mejor chollo? Las páginas web de descuentos son unas grandes aliadas...

¿No te fías de utilizar tu tarjeta de crédito en las compras online porque temes ser víctima de una...

Hay que ahorrar, hay que ahorrar, hay que ahorrar… Ese mantra resuena en nuestras cabezas desde que...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.