Cómo ahorrar en un banco: errores a evitar para no perder dinero

Dinero y Carrera  / 

Metes tu dinero a ahorrar en un banco con la esperanza de reunir una cantidad mayor y, cuando te das cuenta, las comisiones superan la rentabilidad. Si te ha ocurrido, seguro que te has preguntado si realmente merece la pena ingresar tus ahorros en el banco.

Lo cierto es que ahorrar en un banco es posible. Solo tienes que tener claro qué productos debes contratar y cuáles no merece la pena. Del mismo modo, es importantísimo que hagas una labor previa de búsqueda de la entidad que te dé más por tu dinero.

4 formas de ahorrar en un banco

Formas de ahorrar en un banco hay muchas. A continuación listaremos las más sencillas de aplicar.

1. Fíjate en la rentabilidad

Actualmente, los tipos de interés están por los suelos. No obstante, si sabes buscar, todavía puedes encontrar cuentas que ofrecen una remuneración aceptable. Normalmente exigen domiciliar tu nómina o pensión, pero ese pequeño cambio puede merecer la pena.

2. Adiós a las comisiones

Uno de los errores más frecuentes a la hora de contratar un producto financiero es no tener en cuenta las comisiones que te cobra el banco. Estas son las más frecuentes:

  • Mantenimiento de cuenta.
  • Gastos administrativos.
  • Traspasos.
  • Descubiertos.
  • Transferencias.
  • Gastos generados en la gestión de las tarjetas de crédito y débito.
  • Las comisiones por retirada de efectivo en los cajeros que no pertenecen a la entidad.
  • Gastos de correo: muchas entidades cobran por enviarte la documentación a casa.

Así que revisa la letra pequeña de tus contratos bancarios y trata que te las quiten. ¿No están por la labor? Lo bueno es que siempre puedes cambiar de banco.

3. Revisa la TAE de tu tarjeta de crédito

Ya hemos dicho que las tarjetas de crédito suelen acarrear alguna comisión. Revisa el contrato para encontrar las que te están aplicando. Sobre todo en lo que se refiere a comisiones por pago aplazado y a los intereses de demora.

  • Comisiones por pago aplazado. Las tarjetas de crédito suelen venir por defecto bajo la modalidad de pago aplazado. Por tanto, todas las compras que realices se fraccionarán, automáticamente, en varios pagos. Solución: pide que te pongan la modalidad de pago total.
  • Intereses de demora. Un error muy frecuente es tirar de la tarjeta de crédito y gastar más de lo que se va a devolver antes de la fecha límite. Puedes evitar esa situación pidiendo tarjetas de crédito con un límite bajo que puedas asumir.

Aparte de eso, aprovecha para estudiar la TAE (Tasa Anual Efectiva o Equivalente) que te están aplicando. Debes tener en cuenta que, cuanto más alta es, más intereses estás pagando y más dinero te cobrarán por aplazar el pago de las compras o sacar efectivo del cajero.

¿La TAE que estás pagando es mayor que la de otras entidades? Trata de rebajarla. La principal opción que tienes para ajustarla es negociar con el banco. Y, de paso, aprovechar para que te quiten las comisiones y que te ofrezcan la opción de aplazar pagos sin pagar intereses durante un periodo de tiempo (3 meses, por ejemplo).

Para comparar la TAE debes calcular la TAE por el mismo periodo de tiempo. Por ejemplo, si un banco te ofrece una TAE del 12% anual y otro del 2% mensual, debes saber que este último es más caro, pues en realidad te estará cobrando un 24% anual. Tampoco compares nunca los tipos de interés fijo con los variables.

Lee también: Trucos para usar tarjetas de crédito sin endeudarte

4. Invierte tus ahorros

Aunque consigas una pequeña rentabilidad por tus ahorros, lo cierto es que tener el dinero parado es dejar de ganar más. Busca un producto seguro e invierte una parte. Pero, ojo, si el banco te llama para ofrecerte algún fondo de inversión propio, recházalo. Los únicos que salen ganando con este tipo de productos son ellos. Ni te darán la mejor rentabilidad del mercado ni las comisiones serán bajas.

Las claves para invertir con éxito los ahorros están en no invertir en algo que no entiendas, no invertir el dinero que pueda hacer falta a corto plazo, diversificar y tener en cuenta todas las características, desde el plazo hasta la rentabilidad o las comisiones por cancelación anticipada.

¿Guardar dinero en casa o en el banco?

Si después de leer esto sigues dudando entre ahorrar dinero en un banco o guardarlo en casa, compara los pros y los contras.

  • El dinero bajo el colchón lo tienes siempre a mano, pero a cambio no ofrece ninguna rentabilidad.
  • Aunque pienses que los bancos son unos ladrones, lo cierto es que tienes más riesgo de que alguien entre a robar a tu casa que en el banco.
  • Los depósitos de los clientes están garantizados por la propia solvencia de la entidad. En caso de quiebra, el Fondo de Garantía de Depósitos (siempre que el banco esté adscrito al mismo) garantiza la devolución de hasta 100.000 euros por entidad y titular, incluidos los menores de edad. Por tanto, si tienes una cantidad mayor a esa, lo mejor es que metas el dinero en diferentes entidades.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Los seguros de coches para mujeres abrieron el camino. Ahora, las compañías aseguradoras han visto...

Cambiar de trabajo, incluso de profesión, puede parecer una locura tal y como están las cosas. Pero...

Hoy en día no es seguro llevar dinero en metálico, y menos aún cuando salimos de viaje. Está bien...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.