Las 10 ciudades más bonitas de Europa

Ocio  / 
Seguir leyendo

Cuando llega la época de vacaciones, toca preparar las maletas y finalmente disfrutar de un viaje que te haga conocer nuevas culturas y paisajes. Tampoco hace falta que vayas muy lejos. Algunas de las ciudades más bonitas de Europa esperan por ti aquí al lado.

Algunas de las ciudades más preciosas del mundo están aquí, en nuestro continente, y no hablamos solamente de sus capitales emblemáticas. El continente europeo tiene mucho más para ofrecer y en cada país podrás encontrar auténticas perlas de belleza menos conocidas, con menos turistas y menos colas de espera para visitar monumentos y puntos de interés.

Si todavía no sabes a dónde ir este verano, no dejes de mirar algunas de estas ciudades más bonitas de Europa.

Las 4 ciudades más bonitas de Europa

Paris, Francia

Paris, Francia

¿Cómo no considerar Paris una de las ciudades más bonitas de Europa y también una de las más románticas? Incluso si excluimos la Torre Eiffel o el Louvre, puntos turísticos obligatorios para quienes visitan la ciudad, Paris nos sigue regalando monumentos y vistas que nos dejan sin aire. Cada quartier o arrondissement tiene su personalidad propia y algo que ofrecer al visitante.

Como si no fuera suficiente, los alrededores de Paris también nos brindan con atracciones únicas para todos los gustos, como el Palacio de Versailles o Disneyland Paris.

Roma, Italia

Roma, Italia

Roma no es una ciudad, Roma es un museo al aire libre. Sus calles, edificios, iglesias, cafés o monumentos son merecedores de visita y aquí podrás encontrar algunas de las obras artísticas más emblemáticas del mundo, ya sea en el campo de la pintura, arquitectura o escultura.

Desde los grandes monumentos romanos que todas estudiamos en el cole hasta las obras renacentistas de Da Vinci, Michelangelo o Rafael, Roma es sin duda uno de los destinos más llenos de historia e intelecto que podrás encontrar.

Ámsterdam, Países Bajos

Ámsterdam, Países Bajos

Con sus canales preciosos, sus bicis recorriendo las calles y casas estrechas de ladrillos, Ámsterdam presenta uno de los paisajes más reconocibles en todo el mundo. Aunque esté situada cerca de Alemania y los países escandinavos, este país de Europa central mantiene su identidad propia de la que su capital es un ejemplo.

Aquí podrás disfrutar de un paseo tranquilo por sus calles y cafés típicos o deleitarte en sus museos repletos de obras de los grandes artistas de la historia.

Praga, República Checa

Praga, República Checa

Praga no es solo una de las ciudades más bonitas de Europa, es también una de las capitales con más historia y belleza en este continente. Capital del ducado y luego reino de la Bohemia, esta ciudad fue durante siglos uno de los principales centros políticos, intelectuales, económicos y culturales del continente, llegando incluso a ser la residencia de muchos emperadores romanos.

Este torbellino multicultural e histórico es todavía visible en la arquitectura de la ciudad, en sus monumentos y en su gente cosmopolita y educada. Praga fue y sigue siendo sin duda una de las perlas más bien guardadas de Europa.

Lee también: Las ciudades más bonitas de España para visitar

6 ciudades europeas preciosas y poco conocidas

Nadie puede negar la belleza de Paris, Roma, Praga o Ámsterdam, pero si ya conoces estos destinos no tienes por qué bajar las expectativas cuando viajas en Europa. Nuestro continente tiene algunas de las ciudades más bellas del mundo, muchas de ellas todavía poco conocidas. Si te faltan ideas sobre dónde ir en verano para disfrutar de tus vacaciones, no puedes dejar de mirar estos destinos también.

Sozopol, Bulgaria

Sozopol, Bulgaria

Si lo que buscas es un destino de playa, no puedes dejar de mirar Sozopol en Bulgaria. Este país del Este de Europa empieza a ganar fama entre los viajantes por sus paisajes de montaña y de mar de quitar la respiración y la mezcla entre naturaleza y metrópolis modernas y con tradición.

Sozopol es la ciudad más antigua de Bulgaria. Fundada por los griegos en 610 A.C. cuando aun pertenecía a una colonia helénica, en sus edificios y calles podrás encontrar vestigios de varias culturas y civilizaciones que por ahí pasaron a lo largo de los años y disfrutar de la historia de esta ciudad y del propio país.

Posicionada junto a la costa del mar negro, esta ciudad te brindará aún con playas y escarpas de sueño que harán que sea difícil creer que están en Europa y no en una isla paradisíaca.

Stari Grad, Croacia

Stari Grad, Croacia

Croacia es la ubicación de algunas de las ciudades más bonitas de Europa como Zagreb o Dubrovnik, pero si quieres ir más allá no puedes dejar de visitar Stari Grad en la isla de Hvar. Reconocida por UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, esta ciudad croata es un verdadero pozo de historia, con marcas y vestigios de civilizaciones desde la Antigüedad.

Su economía todavía muy dependiente de la agricultura combinada con florestas frondosas, hacen de esta ciudad y de toda la isla un punto de interés para cualquier amante de la naturaleza.

Sus aguas límpidas y azules turquesa son solamente otra de las atracciones de esta ciudad, conocida entre todos sus habitantes como la isla más soleada del Adriático según una famosa leyenda en estas tierras.

Basilea, Suiza

Basilea, Suiza

Suiza es un destino conocido de los amantes del Ski y montañismo, pero quizá no tanto por su cultura. Basilea es la ciudad de destaque en este campo, con una densidad de museos tan alta por persona que está considerada como la capital de la cultura suiza.

Situada entre las fronteras con Alemania y Francia, esta es una ciudad multicultural, moderna y cosmopolita que ha encontrado el equilibrio entre la innovación, la naturaleza y la tradición.

Bonifacio, Francia

Bonifacio, Francia

Bonifacio es una ciudad francesa situada en la isla de Córcega, sobre las escarpas con vista hacia al estrecho que separa el territorio francés de la isla de Cerdeña. Está considerada como una de las ciudades más bonitas de Europa por su arquitectura poco usual en equilibrio con la naturaleza.

Esta ciudad sobre las escarpas tiene en su puerto uno de sus puntos de interés, con restaurantes y bares con pescado fresco a pocos pasos de los muelles, garantizando una experiencia gastronómica difícil de igualar. Sin embargo, su belleza se extiende más allá de sus estrechas calles, siendo rica en especies animales protegidas y raras, algo que no sorprende ya que está ubicada en el la Reserve Naturelle de Bouche de Bonifcacio.

San Marino, San Marino

San Marino

San Marino es una república independiente usualmente ignorada entre la geografía italiana que la rodea, pero esta es también la ubicación de una de las ciudades más bonitas de Europa. La capital homónima de este microestado montañosos presenta una de las vistas más preciosas de nuestro continente, rivalizando con Toscana en su paisaje de los Alpes italianos.

Conocida como la República Serena, aquí podrás caminar tranquilamente por esta ciudad medieval con sus murallas y calles pintorescas, disfrutando de sus bares modernos y de su gente cosmopolita.

Tallin, Estonia

Tallin, Estonia

Estonia, muchas veces olvidada a la hora de planear las vacaciones de lo chiquita que es, sobre todo cuando se compara con su vecina Rusia. Sin embargo, es también el país báltico que más logró preservar su identidad incluso después de haber sido una República Soviética.

Tallin es la capital de este país y sin duda una de las ciudades más bonitas de Europa. Con su arquitectura medieval, es un pozo de historia a cada esquina, que va desde de su plaza central a los miradores sobre su muralla ancestral, representando fielmente todo lo que se espera de una ciudad europea que tuvo su punto más alto durante la era medieval. Con una población moderna y educada, queda claro que este país báltico ha absorbido más las influencias de sus vecinos escandinavos que de Rusia.

 

¿Has visitado ya algunas de estas ciudades? A que son preciosas, ¿verdad? Quizá no puedan remplazar ciudades grandes y llenas de historia como Paris o Roma, pero su personalidad propia aliada a la naturaleza que las envuelve y a su historia las convierten seguramente también en visitas obligatorias para todas las amantes del descubrimiento de nuevos lugares y culturas.

Compartir
Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general.

Artículos Relacionados

Las casas rurales en Portugal son la solución perfecta para escapadas románticas o en familia...

Si hablamos de disfraces, fiesta, dulces y miedo posiblemente todo el mundo sepa que estamos...

Los disfraces de Halloween para mujer parecen volverse más sexy a cada año olvidando dos factores...