Cambiar el color de pelo: cómo hacerlo y consejos

Belleza, Pelo  / 

Cambiar el color de pelo puede ser una forma de lograr un nuevo look que destaque los mejores rasgos del rostro y se adecue más a la personalidad de la persona. Sin embargo, el hecho de que la melena marque tanto nuestro estilo y de que estemos tan acostumbradas a verla siempre con el mismo color desde niñas puede dejarnos un poco atemorizadas para hacer el cambio. Te damos algunos consejos para te decidas a cambiar el color de pelo sin miedos ni errores.

Cómo cambiar el color de pelo

Hay varias formas de darle nuevos brillos y reflejos a la melena y para cubrir las primeras canas que aparecen. Sin embargo, para cambiar el color de pelo totalmente solo hay tres métodos que funcionan.

Nota que, dependiendo de tu color original, puede que necesites descolorarte el pelo antes de aplicar el tinte.

Coloración permanente

La coloración permanente, o tinte, es el método más común para cambiar el color de pelo, ya que no desaparece con los lavados.

Estos productos contienen sustancias alcalinas, normalmente amoníaco, que abren la fibra capilar y permiten la deposición de los pigmentos directamente en la cutícula capilar. Aunque el color pueda perder parte de su brillo con los lavados, nunca desaparece totalmente. Son necesarios retoques para cubrir las raíces a medida que el pelo crece.

Coloración permanente sin amoníaco

El amoníaco puede secar y dañar tanto el pelo como el cuero cabelludo y en muchos casos de enfermedades o de melenas débiles no está recomendado.

La coloración permanente sin amoníaco funciona exactamente como el tinte tradicional, pero utiliza sustancias alcalinas menos dañinas y más suaves para el pelo para lograr la abertura de las fibras capitales.

Coloración temporal

La coloración temporal es ideal si quieres cambiar el color de pelo solo durante unas semanas o si quieres probar cómo te sienta un determinado tono.

Con estos productos, los pigmentos son depositados sobre el pelo pero no penetran en él por la inexistencia de un ingrediente alcalino que abra las fibras capilares. Suele durar entre 6 a 12 lavados dependiendo de tu color original, largura y frecuencia de lavados.

Lee también: Cosas que debes saber antes de pintarte el cabello

Consejos para cambiar el color de pelo

Elige el mejor tono para tu piel

consejos para cambiar el color de pelo

El tono de piel y el color del pelo están intrínsecamente conectados. Para descubrir cuáles son los mejores colores para ti tienes que saber si tienes una piel caliente, con tonos dorados y amarillos, o una piel fría, con tonos azulados.

Un truco sencillo para descubrir cuál es la tuya es mirar las venas en la muñeca. Si son claramente azules, tienes una piel fría. Sin embargo, si tienen una apariencia verdosa es muy probable que tengas piel caliente ya que son los matices amarillos que cambian la percepción del color de las venas.

En general, los mejores colores de pelo serán los que crean contraste. Es decir, debes elegir colores con matices azules si tienes piel caliente y tonos con matices calientes si la tienes del tipo frío.

Informa a la peluquera de tu historial

Si sueles utilizar tintes similares a tu color original para disfrazar las canas o aportar reflejos al pelo, es posible que queden restos de pigmentos todavía en la melena que se pueden mezclar con el nuevo tinte y alterar su acabado.

Informa siempre la peluquera de tu historial con tintes para que lo pueda tener en cuenta cuando mezcle tu nuevo color.

Cambios drásticos necesitan más sesiones

Cuando el color que anhelas es 4 o 5 tonos diferente del que llevas, lo ideal será que hagas el cambio progresivamente y en más que una sesión para que el resultado se vea perfecto y para que tu pelo sufra menos.

Hacerlo en más que una sesión asegura la deposición más eficiente de los pigmentos y que el color final sea el que buscas y no uno más claro y menos brillante. Además, es preferible dejar que la melena se recupere un poco de los daños entre tintes que utilizar uno más fuerte en el intento de alcanzar el color en una sola aplicación.

Ajusta las expectativas

No esperes que el color final sea exactamente igual al que has visto en una foto en Instagram o en una revista. La iluminación de las fotos, su edición y filtros utilizados puede hacer que el color que se vea no sea exactamente el que lleva la chica en la vida real.

Asimismo, si compras un producto para hacerte la coloración en casa debes tener en cuenta que solo podrás conseguir el color indicado en la caja en el caso de que tu pelo sea virgen y si el tono a lograr es más oscuro que el tuyo original.

Ni pelo lavado, ni pelo sucio en la hora de teñirlo

Seguramente que ya conoces o has escuchado el debate sobre si es mejor teñir el pelo cuando este está sucio o cuando está lavado. Pues, ni uno, ni otro, lo ideal es un punto medio.

Es un mito que los pigmentos se sujetan mejor cuando el pelo está sucio. De hecho, esto condiciona su absorción porque tienen que luchar contra los aceites e impurezas para adentrarse en la cutícula capilar. Ya con el pelo limpio su deposición es más fácil, pero pueden permanecer en el pelo restos del champú o acondicionador, lo que puede influenciar su efecto.

El mito del pelo sucio ha surgido porque este ofrece protección. Los aceites que cubren el cuero cabelludo y la melena reducen los daños causados por el tinte, principalmente en el caso de que contengan amoníaco.

Lo ideal es que te laves el pelo por la mañana o por la tarde del día anterior a teñirlo para darle tiempo a liberar una capa de aceites protectores, pero no tanto como para afectar la deposición de los pigmentos.

Invierte en productos para pelo teñido

Excepto en el caso de la coloración temporal, teñir el pelo involucra la abertura de las fibras capilares y el uso de alcohol, agua oxigenada y amoníaco u otras sustancias alcalinas que pueden secar y dañar el pelo.

Los productos para pelo teñido están pensados precisamente para contrariar o evitar estos daños y mantener la melena sana. Además, contienen ingredientes que estimulan o ayudan a preservar el color.

 

Cambiar el color de pelo es una decisión que solo puede ser tuya, pero además del lado estético, debes tener en cuenta tu personalidad y rutina. Mientras más diferente sea el tono que anhelas del tuyo original, más retoques tendrás que hacer a menudo, lo que supone no solo tiempo sino también una inversión financiera.

Ya para cambios menos drásticos puedes probar los tintes temporales hasta encontrar el tono que más te guste o más te favorezca sin comprometerte con ninguno hasta que lo decidas.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Preparada para Nochebuena? Aunque aún no sea el día, ya puedes entrar en el espíritu de estas...

Una alimentación poco nutritiva, químicos abrasivos, el contacto constante con el agua y manicuras...

Pintarnos las uñas es algo que, con mayor o menor frecuencia, siempre tendemos a hacer. Para ello...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan