10 ventajas de celebrar una boda en invierno

Pareja  / 

Casarse en invierno es un SÍ en mayúsculas. Lo más normal, incluso lo más típico, es que las parejas elijan los meses más calurosos del año para celebrar sus bodas, pero nosotras tenemos un montón de razones para cambiar esa idea y celebrar una boda en invierno.

10 buenas razones para celebrar tu boda en invierno

1. Prepárate para ahorrarte un dinerito

La temporada de bodas en invierno es considerada temporada baja, lo que hace que un alto porcentaje de proveedores hagan descuentos en sus tarifas y los bolsillos de los novios lo notarán notablemente. De esta manera el presupuesto inicial podrá estirarse, y podréis gastaros ese dinero en más cosas. ¿Qué tal ese photocall que tanto os gustaba, o ese grupo de jazz para el cóctel que os cautivó?

2. ¡El día que tú quieras!

Sí, de diciembre a enero no tendréis problemas para elegir vuestro día, ya que ni la iglesia ni la finca estarán reservadas. Al considerarse temporada baja y tener menos afluencia, la disponibilidad para casaros cuando queráis será mucho más alta.

3. Cambia el modelo

Estamos acostumbrados a las bodas en temporadas de calor, donde los diseños de las bodas se repiten fin de semana tras fin de semana. Si eliges una boda en invierno, dotarás al evento de gran personalidad, marcarás diferencias y estamos seguras que será una de esas bodas que nunca se olvidan.

4. Decoración romántica, original y muy especial

Hemos de confesar que esta razón es una de las que más nos gusta. La decoración invernal no solo es única y original, sino que le otorga a las bodas un aire romántico muy especial, y aunque no os lo creáis por la época del año, será una decoración muy, pero que muy, cálida. Algodones, colores rojos y verdes, blancos, darán mucho juego en cualquier tipo de enlace. Además cualquier escenario se presta a una boda invernal, no importa que sea en una casita en el norte rodeados de nieve o en una finca señorial del sur, solo de pensarlo nos hacen chiribitas los ojos.

Una de las tendencias que cada vez tiene más adeptos es crear una boda temática, y estando cerca la Navidad o el año nuevo no nos parece más ideal que una decoración Navideña, ¿un árbol de Navidad en medio de la pista de baile? Un sueño. O una boda personalizada en fiesta de Nochevieja ¿Disfrutar de los primeros días del año junto a todos tus invitados? Algo muy especial e indescriptible.

5. Estilismos que quitan el hipo

Los vestidos de novia en una boda de invierno ofrecen una gran multitud de opciones que los de verano no pueden. Ya no solo es la manga larga, que estiliza la figura y aporta ese toque de elegancia que se busca en una novia invernal, sino todos los tejidos y complementos que se pueden añadir al vestido como mangas de encaje, capas kilométricas, y sí, ¡capas con capucha también!, pieles, sobrefaldas… infinidad de estilos para un total look elegante y sofisticado.

Lee también: Ideas para vestidos de novia diferentes y originales

6. Invitados más disponibles

Son fechas en las que tus invitados tendrán mayor disponibilidad, y seguro que no fallará ninguno. Los meses calurosos tienen el inconveniente de las vacaciones y se juntan unos eventos con otros. ¿Quién no se ha encontrado con dos invitaciones de boda para un mismo día?

7. Todo bajo control

En una boda el resto del año se espera que salga el sol y sea una boda al aire libre, pero las inclemencias del tiempo pueden jugar una mala pasada. En invierno se juega con el mal tiempo, y todo está previsto con mucha antelación, ningún fenómeno meteorológico afectará al proceso del evento y todo saldrá a pedir de boca.

8. Menús más variados y elaborados

Los productos de temporada de invierno son un 10 total para un menú de boda. Se puede jugar más con sopas, cremas o carnes, entre otros. Los platos podrán ser más elaborados, ricos y variados. ¿Qué nos decís de servir de recena un chocolate con churros? ¡Nos apuntamos de cabeza!

9. Luz perfecta para vuestras fotos

La luz del sol en invierno es ideal para las fotos, seguro que vuestros fotógrafos podrán captar todo al detalle. Además, podrán realizar instantáneas muy románticas de noche con las luces encendidas y las bengalas, que quedarán preciosas. Y ya si tenéis el privilegio de casaros en el norte y tener un bonito paisaje nevado, os saldrá un álbum de fotos soñado.

10. Lunas de miel al sol

Si pensáis ir a algún país del polo sur estáis de enhorabuena. Mientras aquí pasamos fríos, vosotros estaréis disfrutando de un caluroso verano y podréis aprovechar el sol. Además, la temporada baja no solo se aplica en el mundo de las bodas, los viajes bajan de precio en meses como enero o febrero.

¿Os hemos convencido a que una boda en invierno puede ser de ensueño?

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las palabras pueden tener tanta fuerza como un gesto e incluso más. Es por ello que hacerle...

Decidir las invitaciones para una boda es algo muy importante. De hecho hay parejas que debaten...

Saber hacer la pregunta indicada en el momento adecuado te ayudará a conseguir información de la...

Sobre el autor

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas y especializada en Protocolo, organización de eventos y relaciones institucionales. Apasionada de las bodas y de los momentos mágicos, así creó Entre Lavanda y Tul, empresa de organización de bodas donde trabaja como wedding planner y puede realizar esos eventos con los que tanto sueña. Síguenos en Instagram y Facebook